Todas las publicaciones (14843)

Ordenar por

SERES INVOLUTIVOS EN LA NUEVA HUMANIDAD

9122607689?profile=RESIZE_710x

Comparto con mucho cariño la videoconferencia del día de ayer.

El Tema SERES INVOLUTIVOS EN LA NUEVA HUMANIDAD.

Los seres involutivos son también llamados satánicos, vampiros, larvas, parásitos energéticos, infrarojos, tienen características comunes:

1.- EMITEN MUY BAJAS FRECUENCIAS VIBRACIONALES A TRAVÉS DEL MIEDO Y DEL SUFRIMIENTO.

2.- DE ESO SE NUTREN, SE MULTIPLICAN E IIRRADIAN A MUCHAS PERSONAS QUE VIBRAN EN LA MISMA SINTONÍA.

3.- LAS OLEADAS DE EGREGORS O ENERGÍA NEGATIVA COMUNITARIA son cada vez más fuertes en estos años en que la humanidad esta sufriendo LA PLANDEMIA , EL NUEVO ORDEN MUNDIAL Y LA INGENIERÍA SOCIAL ENTRE LAS MÁS IMPORTANTES.

4.- HOY MÁS QUE NUNCA MUCHAS PERSONAS QUIEREN ENCONTRALE EL SENTIDO DE SU VIDA.

5.- HOY MÁS QUE NUNCA SE BUSCAN RESPUESTAS.

Esta videoconferencia explica el por que y el como encuentras el sentido de la vida.

Hago una exposición de las experiencias que hemos tenido con seres involutivos tanto encarnados como no encarnados y una alternativa de solución.

También expongo los principales hechos y consecuencias de la implantación del Nuevo Orden Mundial y alternativas para atenuar su impacto tanto en tu vida espiritual como en tu día a día y además como la vida dá una gran oportunidad de acelerar nuestros procesos de ascensión.

A más oscuridad, más luz.

Aprendamos como ocurre y los cambios que deberemos hacer para que se manifieste la luz en nuestra vida.

Si quieren el cuaderno en PDF ingresa a nuestra comunidad de Telegram.

9122608869?profile=RESIZE_710xhttps://t.me/joinchat/v3yRny1KVABmMzMx

 

Bendiciones

 

Manuel

Leer más…

EL VERDADERO SENTIDO DE LA PACIENCIA

9119430278?profile=RESIZE_710x

EL VERDADERO SENTIDO DE LA PACIENCIA

 

 

En mi opinión, el diccionario se queda corto explicando lo que es la paciencia cuando dice de ella que es la “capacidad de padecer o soportar algo sin alterarse”, o “la capacidad para hacer cosas pesadas o minuciosas”, o que es “saber esperar cuando algo se desea mucho”. Es todo eso, no hay duda. Así la entendemos todos. Pero hay algo más.

 

Hay otra visión más profunda, tal vez más espiritual y más relacionada con la visión trascendental de las cosas de la vida y que es útil para las personas que están en un Proceso de Autoconocimiento y/o de Desarrollo Personal.

 

“La paciencia es adaptarse al ritmo de las cosas”.

 

Todas las cosas requieren SU tiempo y todas las cosas tienen SU momento, y pretender adelantar ese momento, forzándolo al sacarlo de su ritmo natural, es perjudicial. No siempre hemos de pretender que las cosas se adecúen a nuestro ritmo y hemos de ser respetuosos y aplicarnos la calma.

 

Se ha convertido en tendencia que todo tiene que ir rápido, que los resultados han de ser inmediatos. Y se ha perdido el placer de ver discurrir las cosas vistas desde la serenidad. Hemos perdido ese aguante comedido que se necesita para dejar que las cosas lleven su propio ritmo, que dispongan del tiempo que requieran sin entrometernos en sus asuntos. Hay que esperar que la fruta madure en el árbol, para que esté en su punto óptimo, y no recogerla cuando aún está verde.

 

Paciencia es también la habilidad de tolerar aquellas situaciones que no son favorables, las que nos perjudican, las que son inevitables.

 

Se requiere tener un muy buen control de las emociones y los sentimientos, que se pueden desbocar fácilmente ante la contradicción de no poder conseguir las cosas en el momento que se desean. Hace falta llevarse bien consigo mismo para serenarse cuando llega la impaciencia, tener buenas palabras y tacto para calmarse.

 

“La paciencia es el camino a la sabiduría”, dicen los orientales. En el budismo zen los hombres sabios tienen la cualidad de ser pacientes y de estar a salvo de las urgencias. Es así.

 

Conviene desarrollar todo lo posible la paciencia porque nos va a ayudar a tener una vida más cómoda y más feliz. Nos aporta mil beneficios: tolerancia, perseverancia, entereza, ecuanimidad, condescendencia, humildad, apacibilidad o paz, templanza, moderación, equilibrio, actitud, carácter, sabiduría, armonía, autocontrol, prudencia, mejora la salud mental, ayuda a alcanzar los objetivos, se pueden tomar mejores decisiones, etc.

 

Y lo que nos aporta su ausencia es poco agradable: nerviosismo, ira, angustia, ansiedad, tensión, estrés, desesperación, intransigencia, el agobio de la prisa, etc. O sea, nada interesante ni beneficioso.

 

De todo lo anterior se deduce que es muy conveniente su presencia en nuestra vida y es algo que realmente merece que le prestemos atención y que nos propongamos desarrollarla más, orientando nuestra vida hacia ella y dándole protagonismo.

 

Algunas cosas te pueden ayudar a obtenerla y mantenerla: meditación, yoga, silencio, relajaciones, mindfulness, consciencia del aquí y ahora, o bien nuevos modos de vida basados en la lentitud: slow life, slow food…

 

Ahora, tal vez te interese, parar un rato, hacer uso de la paciencia que tengas, y dedicarle tiempo a este asunto tan importante. Se le puede garantizar un cambio importante a quien emprenda este camino. No esperes cambios de un día para otro, necesitarás… paciencia.

 

Te dejo con tus reflexiones…

 

Francisco de Sales

 

Si le ha gustado este artículo ayúdeme a difundirlo compartiéndolo. Gracias.

 

Leer más…

NO PRETENDAS SER SUPERWOMAN

9116358663?profile=RESIZE_710xNO PRETENDAS SER SUPERWOMAN

video de 11 minutos

https://www.youtube.com/watch?v=1YKNYcyIxuI



En mi opinión, en algunas ocasiones no nos respetamos y nos exigimos por encima de nuestras posibilidades reales. Y es un grave error que después pagamos nosotros mismos.

Hay tres ideas básicas cuando se piensa en una SUPERWOMAN. Por una parte está la idea de la mujer exitosa en su vida laboral y social. Por otra parte está la idea de la mujer en su casa, esclava de quienes forman su núcleo familiar directo e indirecto y por cualquiera que pueda aprovecharse de ella en cualquier aspecto. Y está la que compagina ambas tareas y cuando llega rendida de su trabajo profesional, aún con mil preocupaciones en la cabeza, tiene que ponerse a realizar las tareas domésticas o de ayuda.


Si le ha gustado este video ayúdeme a difundirlo compartiéndolo. Gracias.

Leer más…

¡CUÁNTAS COSAS PASAN EN UNA VIDA!

9113239660?profile=RESIZE_710x

¡CUÁNTAS COSAS PASAN EN UNA VIDA!

 

 

En mi opinión, si me hubieran contado lo que iba a ser mi vida cuando tenía 10 o 15 años me hubiese resultado muy difícil de creer, incluso de imaginar. Me hubiese parecido imposible.

 

A uno le traen al mundo sin darle muchas explicaciones posteriores y le dejan que lo enfrente como pueda y que afronte la vida como le venga y sin suficientes conocimientos para hacerlo… y que aguante todos los avatares que le van a ocurrir, y todas las situaciones y conflictos que va a tener que resolver, y todos los sentimientos en los que va a naufragar, y todas las relaciones que tendrá, viviendo siempre como con una pierna fuera de su vida, sin saber en muchas ocasiones lo que le viene y sin conocer de dónde o por qué, y todo esto va a llevar a tomar decisiones –o a omitirlas- que van a ir configurando una vida. Vida que podría ser absolutamente distinta en función de tomar una decisión u otra. Todo sería distinto si uno hubiese crecido con otra familia, en otra ciudad, escogiera otros estudios o trabajo, se casara con uno o con otro, etc. Son estas decisiones las que van llevando la vida en una u otra dirección. En muchas ocasiones, de la decisión más aparentemente inocente surge un nuevo camino totalmente distinto del que se transitaba hasta entonces. Y cambia todo.

 

Un día cualquiera uno hace un resumen de lo que ha sido su vida hasta ese momento y de la visión de esos recuerdos puede proponerse una pregunta: “¿cómo he llegado hasta aquí?” o puede hacer que uno piense “¡en cuántos sitios he estado!”, “¡con cuánta gente he tratado!”, “¡cuántos sentimientos tan dispares he tenido!”… cada uno, en función de lo que es y ha sido su vida hasta ese momento, obtendrá una conclusión distinta en el balance pero con algo en común: la sorpresa por el resultado, que se dará en todos los casos.

 

Uno se asombra de cuántas cosas se acumulan en una vida, de tanto por lo que ha pasado; se suma a esto la aparición de cosas lejanas, algunas de las que se usan a menudo, y otras que estaban guardadas muy bien, casi olvidadas. Y asombra ver todo junto. Uno se ve en el recuerdo más antiguo que tenga, que puede ser real o estar en una foto, y se pregunta y se responde sin palabras al ver a aquel infante y ver a este otro -que es el mismo pero con más edad-, que aparece cada vez que se mira en el espejo. Uno se queda un segundo en la reflexión, porque no da tiempo a más, está esperando que aparezca el resto de la vida que también desea su trocito de protagonismo en ese repaso; sólo cabe –a veces- una idea: “¿qué he hecho con mi vida?” y si no lo impide un llanto, desgarrador o tenue, uno seguirá adelante porque da miedo quedarse un rato a reconocer los errores, el tiempo perdido, las cosas que no se hicieron porque el miedo se entrometió, las oportunidades perdidas, los silencios que tenían que haber sido diálogos, y entonces aparece un suceso de cuando sólo tenía 10 o 12 o 14 años, y ahí puede que todo se alargue porque aparezcan situaciones de esas duras que han marcado el resto de la vida, y uno siente una mezcla de sensaciones indefinidas, porque es un cóctel que contiene de todo: lágrimas de felicidad con penas de arrepentimiento con sonrisas que nacen espontáneamente al recordar a alguien con otras lágrimas que queman como si fuesen ácido.

 

Después se presentan los 20, los 30, los 40… y en todos ellos tu presencia es imprescindible, en todos estuviste, siempre haciendo algo, siempre rellenando tu vida hasta hoy. Muchas cosas en tu vida. Si te lo hubieran contado tal vez no lo hubieses creído.

 

Estos paseos por el pasado, a veces involuntarios, conviene hacerlos desde la serenidad y no mientras uno se hunde en el dolor, porque en el primer caso hay permiso para que se asome todo y en el segundo caso solamente aparecerá lo más funesto. A lo pasado hay que mirarlo desde una serena comprensión, sin auto-agresividad, desde una atalaya de serenidad desde la que uno ve lo que ha sido su vida hasta ahora y toma conciencia de que no lo puede cambiar como hecho histórico, porque es inamovible e innegable, pero, si es amable, si es comprensivo, se entenderá a sí mismo en la inexperiencia de antes y se dirá con sus propias palabras “¡Ánimo! ahora estás preparado para hacerlo mejor”. Y esto es lo conveniente.

 

A todos nos queda aún un tiempo por delante en el que hacer las cosas mejor, remediar las cosas del pasado que sean posibles, responsabilizarse concienzudamente para sacar la mejor versión personal, tomar decisiones -y llevarlas a cabo-, y revisar esas partes del carácter o de la personalidad que a uno no le satisfacen.

 

Uno no está condenado a repetir su pasado, así que puede mejorar o cambiar y acercarse mucho más a quien realmente le gustaría ser y de ese modo lograr que el próximo balance sea más positivo, que el Auto-concepto vaya mejorando, que la Autoestima suba unos cuantos puntos, que el Amor Propio viva su mejor momento, y que la felicidad se quede al lado más a menudo y durante más tiempo.

 

Como siempre… tú decides. Este es el mejor momento para hacerlo.

 

Te dejo con tus reflexiones…

 

Francisco de Sales

 

Si le ha gustado este artículo ayúdeme a difundirlo compartiéndolo. Gracias.

 

Leer más…

9109873690?profile=RESIZE_710x

EL SENTIMIENTO DE CULPA EN LOS NIÑOS NO AMADOS

 

En mi opinión, los niños que vivieron una infancia en que la carencia de amor y atención fue notable, en la que no se vieron atendidos emocionalmente, sintieron que eran nada y que no importaban a nadie, la tristeza fue su más fiel compañera, o los que lloraron sin ser consolados…arrastrarán una pena atormentada y un trauma importante que afectará a su Autoestima directamente y a su vida en general.

 

Los niños en cuya infancia sintieron la frialdad sentimental de una madre que no les atendía, o un “padre ausente” –y hay que recordar que aunque estuviese físicamente, si no se le sintió como un padre porque no ejerció como tal, fue un “padre ausente”-, o no tuvieron refuerzos que afianzasen un buen Auto-concepto… andarán desorientados por su vida, sin una base firme sobre la que asentar su persona y su personalidad, inseguros, desubicados, propensos al desconcierto personal… y con un fondo de tristeza notable.

 

Es muy curioso, pero en la mayoría de esos niños –que hoy son adultos- se mantiene arraigado un sentimiento de inferioridad y de falta de Autoestima porque se conserva con fuerza esa sensación de no ser importantes para sus padres y su entorno; en el interior anidan –aunque no sean conscientes de ello- pensamientos relacionados con la idea de que no tienen un lugar en el mundo por derecho y se lo tienen que ganar continuamente demostrando que son buenos, que son válidos… que es importante que hayan nacido y estén aquí.

 

También se mantiene pujante un sentimiento de culpabilidad -del que no siempre son conscientes- cuyo origen está en la sensación de que su presencia no hizo felices a sus padres y que fueron una molestia o un problema, y también, en otros casos, se debe a que están afectados por un sentimiento de culpabilidad que les han inculcado. Los padres de un hijo no deseado son propensos a culpabilizarle de sus desgracias actuales, por el hecho de haber nacido, cuando resulta que es responsabilidad de ellos que esté en el mundo y no del hijo, pero es un modo de tener un culpable ajeno y no cargar con la culpa. Si alguien ha sentido algunas de las cosas citadas anteriormente que averigüe si fue concebido con ganas… o fue un “accidente”.

 

Bastantes de estos niños de infancias sin amor ni atención tendrán firmemente arraigado el Auto-concepto de que son malos. En su mentalidad infantil, que en aquel momento no tenía la capacidad de raciocinio de un adulto, dedujeron que si ni sus propios padres les querían sería porque eran “malos”. Suelen ser personas sin Amor Propio, porque no se les ha inculcado y fomentado en su infancia. Y con miedos.

 

Estas personas tenderán a mantener relaciones de dependencia -sobre todo las niñas- con muchas posibilidades de que también sean tóxicas, porque ya en su infancia supieron lo que es estar solas y sin amor y no querrán volver a pasar por esa dolorosa experiencia, así que se agarrarán con desesperación a quien les dé unas migajas de amor, o simplemente les presten un poco de atención, y aún cuando dejen de darles algo y ser cariñosos seguirán enganchadas a esa relación.

 

Todo esto se hace consciente en ciertas ocasiones –la mayoría del tiempo afecta desde lo inconsciente- y uno reconoce entonces que su situación actual procede de aquella infancia sin amor, pero no sabe cómo hacer para eliminar esa sensación, ese penar que arrastra. Comprender el origen y el por qué es un gran paso que es necesario para hacer las modificaciones necesarias. El mejor modo de resolver esto es con la colaboración de un psicólogo. No hay que conformarse con sentirse desgraciado y triste, sino que hay que buscar las soluciones que le permitan a uno salir de ese victimismo sobre el que se mueve. Uno no es culpable de haber crecido con una familia que no le supo amar y darle una buena educación.

 

Es necesario escapar de esa rueda de auto-reproches inmerecidos, de ese seguir viviendo sin amor, de la culpa, del victimismo, del dolor… cada persona tiene derecho a ser feliz –a pesar de sus circunstancias pasadas y presentes- y tiene la responsabilidad de hacerse cargo de su vida y eliminar de ella lo que no le gusta y poner lo que sí le agrada.

 

No estoy a favor de la rendición, ni de la resignación o el conformismo. No vale quedarse en la aceptación sumisa de sentirse con mala suerte y desgraciado y callarse. Todos tenemos derecho a la mejor vida posible y así hay que hacerla. Así tienes que hacerla.

 

Una terapia con un profesional de la mente –preferiblemente- o entrar un Proceso de Desarrollo Personal a partir de introspecciones y Autoconocimiento son formas de dejar de seguir padeciendo una infancia triste que no se quedó en el pasado y se mantiene inconscientemente viva y perjudicando.

 

Si este es tu caso, este es tu momento. Empieza ya.

 

Te dejo con tus reflexiones…

 

Francisco de Sales

 

Si le ha gustado este artículo ayúdeme a difundirlo compartiéndolo. Gracias.

 

Leer más…

PON LÍMITES CLAROS E INFRANQUEABLES

 

PON LÍMITES CLAROS E INFRANQUEABLES

 

En mi opinión, en la mayoría de los casos que sentimos que los otros no respetan nuestros límites es porque… no los hemos marcado con firmeza y claridad.

 

Hay veces que cuesta trabajo exigir ese respeto a lo que uno desea. En unas ocasiones, porque uno mismo es tolerante con el incumplimiento de ese respeto, y hace muchas excepciones, y en otras ocasiones se debe a que los otros creen que sus intereses están por encima y por delante de los nuestros. Y nos los imponen.

 

Uno de los mejores modos de implantar unos límites claros y fuertes, y de conseguir que los otros lo respeten, es utilizar la Asertividad. Haciéndolo así los demás empezarán a respetar tus límites cuando dejes muy claro dónde están y cuando vean tu firmeza en exigir el cumplimiento de que nadie los atraviese.

 

La asertividad se puede resumir como la capacidad y la posibilidad de expresar las opiniones, los sentimientos, los deseos, y todo aquello que uno desee manifestar, y también es poder ejercitar el derecho a reclamar y reivindicar que los propios derechos sean respetados; todo ello hecho de un modo que no afecte a los derechos de los otros y sin necesidad de gritos ni de malas caras, simplemente con la firmeza de la palabra y la actitud.

 

Para poder hacerlo bien es imprescindible la seguridad firme en que uno tiene la potestad de defender sus derechos y los demás tienen la obligación de respetarlos. Esto también es viceversa.

 

“Los derechos del otro acaban donde comienzan los míos”. Esto mismo se puede plasmar con otras palabras, pero la idea queda clara: los otros tienen derechos y yo tengo derechos.

 

Que los otros diseñen como quieran sus límites y lo que están dispuestos a permitir y lo que no. Que los otros tengan su propia escala de valores y que le den preponderancia a lo que crean conveniente. Uno les respetará y con la misma rigurosidad que lo hace demandará que ellos también lo hagan.

 

Hay cosas en las que uno ha de ser irreductible, intransigente, firme y riguroso. La dignidad propia no ha de ser mancillada por nadie. Permitir que los otros avasallen es una falta de respeto para con uno mismo.

 

Conviene que haya claridad en los límites que marcamos, y que las otras personas los tengan claros, para que no puedan utilizar el desconocimiento como argumento para su incumplimiento. Y conviene ser bastante rigurosos con la exigencia de su respeto, aunque se pueden hacer excepciones muy justificadas.

 

Poner límites no sólo es saludable, en muchos casos es vital para poder llevar una vida digna y es una demostración clara de Amor Propio y de valorar nuestra integridad por encima de la posibilidad de decepcionar a quien pretenda avasallarnos o dominarnos.

 

Si entras en este enlace y escribes la palabra “asertividad”, escrita entre comillas, encontrarás unos cuantos artículos interesantes sobre el tema: https://buscandome.es/index.php?action=search

 

Te dejo con tus reflexiones…

 

Francisco de Sales

 

Si le ha gustado este artículo ayúdeme a difundirlo compartiéndolo. Gracias.

9105370864?profile=RESIZE_710x

Leer más…

COVID 19, VACUNAS MAGNÉTICAS Y DIÓXIDO DE CLORO

9104953690?profile=RESIZE_710x

El más reciente video del Dr. Pedro Chávez presidente de la Coalición Mundial Salud y Vida y uno de los médicos con más prácticas de pacientes COVID, investigador de las propiedades benéficas del CLO2 y ahora de las vacunas magnéticas.

Un tema trascendental para todos, ya bien sea que te hayas puesto o no la vacuna y tu postura referente a ello.

En éste video el Dr. Chávez aborda los beneficios ya conocidos del Dióxido de Cloro, los principales protocolos y como el Dr. Chávez los usa y los recomienda.

Combinación con Ivermectina, vitamina C y D entre otras más importantes.

Responde preguntas como la dosis máxima a adminstrar en pacientes COVID.

La edad a la que se recomienda empezar a tomar.

Cuidado especial que deben tener en la toma del CLO2 los diabéticos y personas con enfermedades anticoagulantes.

Relacionado con las vacunas magnéticas un hecho inédito en su vida como profesional.

Que hacer si tienes que vacunarte por tu trabajo o si ya te has vacunado.

Te adelanto que su recomendación es que tomes Dióxido de Cloro. 

El Dióxido de cloro tiene efectos muy importantes:

1.- ELIMINA METALES PESADOS, FERMENTOS.

2.- ELIMINA VIRUS Y BACTERIAS POR OXIDACIÓN SELECTIVA.

3.- MANTIENE TU CUERPO ALCALINO.

4.- APORTA OXÍGENO EXTRA A TU ORGANISMO 

Que evites consumir azucar, harinas y lácteos por la acidificación de tu cuerpo.

Estamos nuevamente en un hecho inédito en la historia de la Humanidad.

Por una parte en México y otros países se incrementan los contagios y las hospitalizaciones.

En Chile con el 98% de las pesonas vacunadas están en cuarentena.

Una lista oficilal y una lista negra que crece de personas efermas y muertas como consecuencia de haberse vacunado.

Yo agregaría lo que nunca se dice en los medios de comunicación aunque la fuente sea de los propios laboratorios fabricantes de las vacuna y la OMS.

1.- LA VACUNA NO ESTÁ APROBADA POR NO HABER CUMPLIDO SUS FASES.

2.- POR LO TANTO ES EXPERIMENTAL.

3.- LOS LABORATORIOS NO SE HACEN RESPONSABLES DE NINGUN EFECTO DAÑINO O MUERTE POR CONSECUENCIA DE LA VACUNA.

4.- LA EFECTIVIDAD QUE SEÑALAN ES DE RIESGO RELATIVO Y NO DE RIESGO ABSOLUTO QUE NO LLEGA AL 5%.

5.- NO HAY ESTUDIO SUFICIENTE EN POBLACIONES DE ADULTOS MAYORES, EMBARAZADAS Y PERSONAS CON ENFERMEDADES CRÓNICA DEGENERATIVAS.

Espero le sirva este video imperdible.

Le recomiendo que invierta 2 horas de su tiempo para ver este material muy valioso y le ayude a tomar sus mejores decisiones.

Finalmente decirle que en Conexión Universal tenemos más de 10 años en producir, reomendar y tomar Dióxido de Cloro.

Lo tenemos en todas sus presentaciones con alta calidad y precios bajos.

Disponibles en MÉXICO y USA

Reforzamos nuestra línea de Dióxido de Cloro con:

AMIELICINA

DMSO

Y para proteción de las radiaciones 5G 

DIJE METEORITO DE SHUNGIT.

 

Te dejo los links de la COMUSAV y de nuestros productos.

 

Bendiciones

Manuel

LINKS PRODUCTOS CONEXIÓN UNIVERSAL

1.-PÁGINA DE COMUSAV

https://www.comusav.com/

 

2.- PÁGINA DE ANDREAS KALCKER

https://svnb.org/blog.html

 

3.- BLOG DE DIÓXIDO DE CLORO UNA ALTERNATIVA PARA SANAR.

PRINCIPAL BLOG DONDE SE ENCUENTRA TODA LA INFORMACIÓN DEL KIT QUE DISPONEMOS.

17 DE ENERO DEL 2021

https://lareconexionmexico.ning.com/profiles/blogs/dioxido-de-cloro-una-alterantiva-para-sanar

 

4.- PRIMER BLOG CON INFORMACIÓN COMPLETA DE NUESTRO CDS CON LA FORMULA ACTUAL ESTABILIZADA Y CONCENTRADA.

2 DE ABRIL DEL 2020

https://lareconexionmexico.ning.com/profiles/blogs/sana-de-muchas-enfermedades-con-mms-cds-dioxido-de-cloro

 

5.- BLOG DE PRESENTACIÓN DEL CDS ULTRAPURO

12 DE ABRIL DEL 2021

https://lareconexionmexico.ning.com/profiles/blogs/cds-ultrapuro

 

6.- BLOG CON INFORMACIÓN COMPLETA DE DMSO

https://lareconexionmexico.ning.com/profiles/blogs/dmso-pulpa-de-celulosa-alivia-mas-de-300-enfermedades

 

7.- BLOG DE AMIELICINA

11 DE NOV. DEL 2020

https://lareconexionmexico.ning.com/profiles/blogs/nueva-amielicina-para-covid-y-sistema-respiratorio

 

Leer más…

CÓMO EVITAR CAER EN LAS TENTACIONES

9091491456?profile=RESIZE_710x

CÓMO EVITAR CAER EN LAS TENTACIONES

 

 

En mi opinión, las tentaciones, que son esos deseos que nos hacen alterarnos y nos llevan a buscar como sea el modo de satisfacerlos, que nos manipulan convirtiéndose en el foco central de nuestra atención, que desconciertan nuestra conciencia y nos hacen revisar nuestros principios éticos y morales… se han de satisfacer o evitar en función de varios factores y del valor personal que le dé cada uno a cada una de ellos.

 

“Lo mejor para evitar las tentaciones es caer en ellas”, se dice. Parece que la frase tiene algo de razón… siempre y cuando el hecho de caer en esa tentación no traiga posteriormente unas consecuencias que sean graves, o cuyo sufrimiento posterior –por haber caído- sea muy superior al placer que ha aportado.

 

Si la tentación es comerse un dulce, no es lo mismo para alguien que no tiene problemas de sobrepeso que para quien está esforzándose mucho por adelgazar. En este último caso, se puede llegar a razonar de un modo reflexivo aplicando toda la lógica –y el Amor Propio- para convencerse de que los pocos segundos que dura el placer de comerse el dulce requieren después dos horas de duro ejercicio para eliminar las calorías aportadas. A poco que uno piense llegará a la conclusión de que es mejor evitar el dulce.

 

También sirve pensar de un modo similar a este para otras cosas, cuando los pocos segundos que dura el placer se verán enturbiados y descompensados con los efectos posteriores. Si uno se ha propuesto no comer dulces y lo hace, después del placer llegará el auto-reproche, el ataque directo a la autoestima -que se verá afectada porque uno se enfadará consigo mismo por no haber respetado la evitación-, duras descalificaciones, el sentimiento de inutilidad y de frustración, los reproches por la poca voluntad y por no respetar las propias decisiones, etc.

 

Es lo que tienen las tentaciones… que son efímeras, que hay un momento de “clímax” pero en cuanto éste desaparece en muchas ocasiones deja tristeza y una pesarosa insatisfacción.

 

La elección básica ante ellos es sencilla: SÍ o NO. Si uno tiene claro que va a caer en ellas sin cargo de conciencia, que le apetecen, que lo puede hacer sin que le cause problemas, pues… adelante.

 

Si la respuesta es NO, entonces ha de estar preparado para pelear contra ellas y tener preparados argumentos y actuaciones para aplicar sin sentirse arrastrado ni envuelto en un conflicto emocional.

 

Si la respuesta se puede interpretar como “no debo, pero sí quiero” entonces hay un problema serio y de difícil solución. Es muy probable que uno comience con el convencimiento firme de su decisión de ese momento y que unos minutos/horas después sienta y decida todo lo contrario. Asistirá expectante a una serie de diálogos interiores en un conciliábulo donde habrá posturas a favor -que él mismo apoyará-, pero también habrá argumentos que justifiquen la decisión contraria y entonces uno sentirá que también está a favor del “sí quiero, aunque no debo”.

 

El placer es efímero, pero dependiendo de qué asunto se trate el arrepentimiento puede durar toda una vida.

 

En el caso de las tentaciones, exceptunado que uno sea muy firme en su convencimiento y en eso sea irreductible, es muy posible que, decida lo que se decida, vencerla o no, uno se arrepienta después. No sabemos si dentro de unos días o muchos años uno acabará llegando a la conclusión de que tenía que haber hecho lo que no hizo, o que no tenía que haber hecho lo que sí hizo.

 

El pensamiento reflexivo y la lógica, ayudan a no caer. Tener las ideas claras y la conciencia en paz está muy bien. Sentirse a gusto y satisfecho con uno mismo es impagable.

 

En los casos más simples de tentación, y si es posible, es mejor no tener a mano las cosas que son objeto de la tentación. En los asuntos de tentaciones graves, es mejor tener la sensatez a mano y la cordura muy despierta.

 

Como sugerencias, pueden serte útiles:

 

- Sí puedes controlar tus actos. Te será más difícil controlar tus deseos, pero mientras controles tus actos puedes permitir que sigan los deseos.

- Diferencia claramente entre necesitar, querer y desear.

- Las tentaciones están relacionadas con las fantasías. Cuidado con éstas.

- Ten un plan para evitar las tentaciones y estate preparado para saber reaccionar y actuar correctamente cuando aparezcan.

- Sé responsable de ti mismo.

- Recuerda: querer es poder.

- Evita poder acceder fácilmente a las tentaciones.

- Ocúpate en otra cosa cuando aparezcan. Réstales poder.

- Date un premio por vencer una tentación.

 

Ahora que sabes un poco más de ellas… empieza a preparar cómo va a ser tu relación con ellas.

 

Te dejo con tus reflexiones…

 

Francisco de Sales

 

 

Si le ha gustado este artículo ayúdeme a difundirlo compartiéndolo.

Leer más…

Video Conferencia muerte, vida y su aprendizaje

9091094900?profile=RESIZE_710x

Por si te perdiste de la Conferencia del domingo pasado, te la comparto en Youtube.

Creo es una de las más trascendentes, comprender el significado de la muerte y de la vida y las guias que necesitamos para eliminar el miedo a morir y a vivir.

El significado que tiene el tránsito y la gran influencia que tienen nuestras emociones en la vida y en la muerte.

Puedes tener el PDF si te interesa uniéndote a nuestra comunidad de Telegram y si te suscribes a mi canal de Youtube el siguente domingo te lleva la notificación a tu teléfono o tablet.

Bendiciones

Manuel

9091095301?profile=RESIZE_710x

 

https://t.me/joinchat/v3yRny1KVABmMzMx

 

Mi canal de Youtube

9091096463?profile=RESIZE_710x

https://www.youtube.com/channel/UCQTlF-eNY8T4OQ5sfgQRihA

 

La Conferencia

Leer más…

LO QUE APRENDÍ VIENDO LA LISTA DE SCHINDLER

video de 7 minutos

https://www.youtube.com/watch?v=ttw-aOX_cBk




LO QUE APRENDÍ VIENDO LA LISTA EN SCHINDLER

Te recomiendo ver los últimos 5 minutos de la película:
https://www.youtube.com/watch?v=ttw-a...


En mi opinión, la atención consciente al Mejoramiento Personal permite descubrir grandes lecciones incluso donde menos se esperan: en una conversación banal, en La mirada de un animal, en una canción… y hasta en un silencio.

Reconozco –con enorme satisfacción- que uno de los momentos claves en mi vida, de esos que marcan un antes y un después, se produjo mientras veía la película La lista de Schindler, de Steven Spielberg.

#psicologia #autoestima #autoconocimiento #autoayuda #Autoestima #Dios #espiritualidad  #felicidad #Vivir #crecimientopersonal #buscandome #franciscodesales #amor #perfección #mejorar9087602478?profile=RESIZE_710x

Leer más…

9084323282?profile=RESIZE_710x

Les invito con mucho cariño a la Conferencia, les adjunto el link para que lo sigan por zoom o por Youtube por favor registrese en mi canal.

Manuel Frutos le está invitando a una reunión de Zoom programada.

Tema: VIDA, MUERTE Y SU ENSEÑANZA EN TIEMPOS DE CAOS
Hora: 13 jun. 2021 12:00 p. m. Ciudad de México

Unirse a la reunión Zoom
https://us02web.zoom.us/j/7298716169?pwd=TDFTVm9TaFo4N3BuVjVIenJZM1dWUT09

ID de reunión: 729 871 6169
Código de acceso: VIDA

9084323679?profile=RESIZE_710x

https://www.youtube.com/channel/UCQTlF-eNY8T4OQ5sfgQRihA 

Bendiciones

Manuel

Leer más…

9081725897?profile=RESIZE_710x

EJERCICIO DE AUTOCONOCIMIENTO FRENTE A UN ESPEJO


En mi opinión, tenemos al alcance de nuestras posibilidades un eficaz y económico método de trabajo personal que podemos hacer sin salir de casa y sin necesidad de elaborados preparativos.

Se necesita un espejo. Inicialmente puede servir el del baño para verse sólo la cara; posteriormente, habrá que hacerlo frente a un espejo en el que uno se pueda ver todo el cuerpo entero.

Para mí es uno de los trabajos más duros que existen para el Desarrollo Personal. Aparentemente es muy fácil: sólo hay que mirarse de frente durante 5 minutos –como mínimo- y mantener el contacto visual en todo momento. Es muy habitual que se produzca un rechazo a querer seguir manteniendo esa situación. Va a resultar difícil mantener la mirada sin que aparezcan una retahíla de reproches, un repaso cruel a algunas de las cosas que no nos gustan de nosotros, recuerdos ingratos que no se van a poder quedar quietos en el olvido y aparecerán como para molestarnos, dolor y tristeza, y un deseo enorme de apartar la mirada o de que se pasen pronto los 5 minutos para poder salir huyendo del ejercicio.

Los sentimientos pueden ser muy variados, según sea cada persona, según sea su pasado, y según sea la relación que mantiene consigo mismo. Pueden ser sentimientos similares a inquietud, incomodidad, vergüenza, crítica, e incluso desprecio. El ejercicio consiste en desvelar todo lo que se presente en ese momento –y en los siguientes días, ya que habrá que repetirlo- y escucharlo-sentirlo sólo desde la observación -simplemente observar- sin añadir comentarios o juicios.

El espejo lo único que va a hacer es poner tu realidad frente a ti a través de tu propia mirada –“los ojos son el espejo del alma”, recuerda-, mirada que no ves habitualmente y que no siempre te atreves a afrontar y enfrentar; si estás atento a comprender esa mirada podrás ver en ella los sentimientos que necesitarías cambiar o corregir si quieres tener una vida más feliz y con más plenitud.

Así que una vez que realices el ejercicio, será bueno que escribas inmediatamente cómo te sientes, qué pensamientos han aparecido con más intensidad, cuáles han sido los auto-reproches más duros y más insistentes, qué es lo que más te ha dolido, etc.

Ante el espejo aparece la más sincera realidad: no podemos eludirnos. Nos quedamos en la tan temida soledad de estar con nosotros mismos y no poder distraernos con otras cosas; nos quedamos a merced de la realidad.

 

Ahí es donde vamos a poder demostrar si somos compasivos con nosotros, si somos crueles, si somos incapaces de perdonarnos y seguimos arrastrando el pesado lastre de algunos errores, si somos crueles e injustos verdugos y cómo nos tratamos.

Antes de comenzar el ejercicio conviene estar preparado para atravesar todos los estados y sentimientos desagradables que puedan aparecer, y estar preparado para no quedarse estancado en ninguno de esos estados y sentimientos para resurgir una vez que hayan pasado los 5 minutos –como mínimo-.

 

La finalidad del ejercicio no es el sufrimiento innecesario, sino una toma de conciencia innegable con lo que tenemos dentro pendiente de sanar… para sanarlo. No hay que sentirse abatido por lo que surja, sea lo que sea. Hay que entender que eso que va a aparecer ya estaba, incluso aunque no fuésemos conscientes de ello. El ejercicio nos va a servir para sacarlo a la luz, para poder cosificarlo y poder afrontarlo y solucionarlo, de modo que las siguientes veces que nos miremos en el espejo éste nos devuelva una imagen de nosotros cada vez más serena y sonriente.

Cuando aparezcan sentimientos hay que permitirse manifestarlos. Es muy posible que hayan estado reprimidos y necesiten expresarse. Además, ser consciente de cómo nos afectan nos puede servir para trasmutar la rabia que producen esos sentimientos de disconformidad en energía para cambiarlos.


Es recomendable comprender y aceptar todo lo ingrato que vaya apareciendo para luego poder perdonarse y no aprovechar el momento para seguir con los reproches y la rabia y el malestar que uno pueda sentir hacia sí mismo.

 

Estará muy bien hablarle a ese que vemos en el espejo, con un tono de voz medio –no sólo pensar- y siempre con afirmaciones positivas: “estoy aprendiendo a amarme”, “estoy dispuesto a cuidarme”, “yo creo en mí”, “voy a solucionar todo esto”, “confío en mí”, “me amo”; pueden ser de este estilo o ser creadas por uno mismo, pero tienen que ser absolutamente creíbles y creídas por uno mismo, primero, y en el inconsciente, después, o no tendrán utilidad. El auto-engaño es inútil y absurdo. Si no puedes decir aún “yo me amo” puedes comenzar con “estoy aprendiendo a amarme”.

Insiste. Es muy posible –como ya te he avisado- que durante los primeros segundos/minutos se te quiten las ganas de seguir mirándote y que no quieras volver a repetir la experiencia. Es igual: hazlo. Repite una y otra vez. Insiste en este trabajo hasta que el espejo te devuelva la imagen de una persona a la que seas capaz de aceptar y amar con una sonrisa que te emocione ver.

Recomiendo la visión de estos 5 minutos de la película Angel-A.
https://www.youtube.com/watch?v=pBDrLCtSR6g

Te dejo con tus reflexiones…

 

Francisco de Sales

 

Si le ha gustado este artículo ayúdeme a difundirlo compartiéndolo. Gracias.

 

Leer más…

APRENDER A DECIR ADIÓS

9076020252?profile=RESIZE_710x

APRENDER A DECIR ADIÓS


En ni opinión, vivir pendiente de asuntos que debieran estar concluidos, pero que no nos atrevemos a cerrar, tiene un consumo innecesario de energía y –sobre todo- de vida presente, porque nos estanca y nos impide desarrollar adecuadamente el camino correcto de la vida.

En este mundo, y en esta vida, todo tiene un principio y todo tiene un fin. Todo.

Y así hay que aceptarlo.

Las relaciones, y los sucesos, siempre tienen un ciclo y no se debe tratar de llevarlos más allá del que es su fin lógico.

Aunque en algunas ocasiones nos gustaría que no fuese así, las cosas que se acaban –por el motivo que sea- hay que dejarlas marchar, no interferir en su proceso de acabarse, no aferrarnos a ellas, y saber darles libertad para que no nos aten ni se queden atadas a nosotros.

No siempre nos damos cuenta de ello, pero estamos aferrados a nuestro pasado –porque nos confirma que hemos existido hasta ahora-, y creemos que dejar atrás el pasado es como renunciar a una parte nuestra –y por eso cuesta tanto a veces-, salvo que uno sea muy consciente de que quiere seguir manteniéndolo un poco más para poder aprender algo de ese pasado.


Si alguna relación es solamente negativa, eso nos está diciendo que aún hay algo que tenemos que resolver. Y es bueno resolverlo. Cuando ya es innecesaria, porque ya hemos aprendido todo lo que teníamos que aprender de ella, conviene cancelarla a la mayor brevedad posible.

Una buena prueba para saber si estamos plenamente en el presente, o si seguimos enganchados a algo a lo que tenemos que decir adiós, es observar si estamos más tiempo en el pasado y en la queja y el arrepentimiento que en el aquí y ahora.

No siempre es necesario olvidar todas las cosas negativas o dolorosas del pasado, pero sí es necesario conseguir que ya no nos afecten negativamente en el presente.

Las que llamamos “buenas” está bien que sigan, pero no que tratemos de resucitarlas continuamente e instalarlas en el presente donde ya no están. Sí es bueno mantenerlas latentes y cálidas, pero separadas de nosotros, para poder recrearlas o recordarlas cuando lo creamos conveniente, y dejarlas partir de nuevo sin pretender retenerlas.

Así ha de ser y así hemos de actuar, con cuidado de no querer hacer del presente una repetición de ese buen pasado que ya no está. No pretender cambiar aquel pasado por este presente.

Y con más cuidado aún de no entrar en una comparativa en la que nos defraude el presente porque nos parece que el pasado fue mejor. Eso nos condena directamente a la frustración.

El peligro de no querer separarse del pasado es doble: si nos gusta más, no encontraremos buenas motivaciones para seguir en el presente, en el que seguiremos pero desganados y apesadumbrados, casi sin esperanza. Si no encontramos motivaciones interesantes para seguir, concluiremos afirmando que el pasado es mejor y que como ya no podemos repetirlo lo que venga en adelante nunca será igual de bueno.

Las cosas buenas que nos han pasado nos amplían la sonrisa, fortalecen la confianza en que la vida es bella, y nos hacen darnos cuenta y valorar nuestra capacidad de disfrutar, de ser felices, de amar…

Son un tesoro que tenemos que guardar, y son proveedoras continuas de una sensación muy agradable que nos hace auto-valorarnos por lo que hemos sentido y disfrutado.

Las cosas que entendemos y sentimos como “malas”… es conveniente que no dejen una marca contraproducente. Nos quisieron enseñar algo y, si lo hemos aprendido, ya no las necesitamos.

Estancarnos en el dolor por las que cosas que hemos sentido, o las que hemos perdido, nos arrastra hacia el pasado y no nos dejan disfrutar el presente con la intensidad que requiere.

Hemos de ser generosos –con nosotros mismos-, y darnos permiso para deshacernos de tan pesada e inútil carga.

Pero para decir adiós, previamente hemos tenido que llevar la relación o el sentimiento hasta el final. Casi siempre queda algún asunto inconcluso, y no se debe pretender cerrar página definitivamente si no está liquidado del todo.

Mediante terapia dirigida por un profesional, por un proceso de introspección, o del modo que uno considere posible o apropiado, hay que ponerse frente al asunto, sacarlo todo a la luz, expresar los sentimientos que se acallaron, manifestar lo que no se dijo, y, quizás, hasta hacer lo que no se hizo.

Algunos psicólogos recomiendan escribir una carta en la que se exprese todo lo que esté pendiente, o llevan a la persona a un estado de relajación en la que pueden sentirse en aquella situación, o frente a la persona, y concluirla. Es un duro proceso interno, pero muy liberador.

Si hay amor acallado, rabia, reproches, odios… conviene sacarlos y no dejarlos dentro de nosotros clavándonos sus puñales. Es bueno que nos atrevamos a pronunciar hoy lo que aquella vez no dijimos, o decirle la palabra amor y sus sinónimos a quien ya no está y se la mereció, o echarle en cara cuánto nos hizo sufrir, cuánto dolor nos produjo, o hablarle –de viva voz- de la nostalgia que nos provoca.

Cada situación que ya ha sido concluida en el tiempo tiene que ser simbólicamente enterrada, y siempre requiere su duelo, ya que es una pérdida y algo que ha muerto al presente. Este duelo es ponerse en contacto con el vacío que ha dejado, valorar la  importancia de aquél o aquello que ya no está, y sentirlo si es que hay sufrimiento y frustración, pero sólo sentirlo durante unos minutos y nunca quedarse estancado en eso.

Una vez dados estos tres pasos ya no hay que alargarlo más. No ha de eternizarse el dolor. Podemos vivir, y mucho mejor, sin arrastrar un luto infinito, una pena inconsolable, un remordimiento callado pero hiriente, o un continuo reproche por lo que no se hizo cuando se debió hacer.

Y esta es una noble, valiente y necesaria tarea que hay que emprender. Puede ser dura mientras se realiza, pero hay que hacerla, aunque, generalmente, cuando demuestra la gratificación es una vez terminada.

La vida sigue, y con más intensidad, cuando se ha dicho, de corazón, adiós.

 

Si te interesa una buena guía sobre CÓMO AFRONTAR EL DUELO  entra en este enlace:

https://buscandome.es/index.php/topic,16363.msg18963.html#msg18963

 

Te dejo con tus reflexiones…

 

Francisco de Sales

 

Si le ha gustado este artículo ayúdeme a difundirlo compartiéndolo. Gracias.

Leer más…

NO DEJES PARA MAÑANA…

9071085090?profile=RESIZE_710x

NO DEJES PARA MAÑANA…

 

 

En mi opinión, eso de dejar las cosas para otro momento casi nunca es una buena idea. Los asuntos que se presentan en nuestra vida, aunque no sean de nuestro agrado, hay que resolverlos.

 

Mafalda le dijo a Miguelito en una ocasión: “no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy”. Miguelito lo pensó durante un rato. Le parecía razonable lo que le había dicho. Después de pensarlo respondió: “tienes toda la razón. Mañana empiezo”.

 

Hasta ahora decíamos que no hay que aplazar innecesariamente lo que hay que hacer. Ahora se dice que no hay que PROCRASTINAR, que es una palabra de difícil pronunciación que significa exactamente lo mismo: “diferir o aplazar”.

 

A lo largo de mi vida he vivido muchas situaciones en las que tenía que resolver un problema y no me apetecía afrontarlo, o bien tenía que tomar una decisión y la aplazaba continuamente, o tenía que hablar con una persona de un asunto desagradable y retrasaba uno y otro día esa conversación pendiente e indeseada.

 

Si te has fijado, habrás comprobado que he repetido varias veces “tenía”, y es que generalmente son cosas que “tenemos” que hacer por obligación… y no son apetecibles. Lo que nos gusta, o nos resulta fácil, no lo aplazamos.

 

No nos gustan las situaciones ingratas, no nos gustan los problemas, no nos gusta lo desagradable. Pero no queda más remedio que afrontar todo eso y resolverlo.

 

Personalmente, ahora, cuando “tengo” que resolver algo procuro tener muy claro lo que voy a hacer, busco el mejor modo y lo hago. He aprendido que es mejor pasar un rato malo, ingrato, pero con la confianza de que ese rato se va a terminar y a partir de entonces podré quitarme de la cabeza –o del sufrimiento- ese asunto.

 

Si tengo que decir “no”, me convenzo de que va a ser una conversación de sólo unos minutos, pero que callar ese “no” me puede acarrear horas o días de incomodidad. PREFIERO PASAR UN PEQUEÑO MAL MOMENTO QUE UN GRAN MAL MOMENTO.

 

Lo que tengo que hacer, tengo que hacerlo. Así que… ¿para qué alargar más la agonía? mejor afrontarlo y terminar con ello. Detrás de los aplazamientos se esconde algo, así que hay que preguntarse… ¿de qué estoy intentando huir?,

 

Leí una frase que me gustó: “Cuando tienes que escalar una montaña no creas que esperando se hará más pequeña”. Es rotunda. Y si la razón o la excusa que uno esgrime es “no estoy preparado”, pues… a prepararse y no quedarse indolente esperando que la preparación aparezca en uno milagrosamente. Me remito a la pregunta del párrafo anterior.

 

A fin de cuentas, no hay que olvidar que lo importante es lo que haces y no lo que dices que vas a hacer. Después no será mejor, será igual.

 

¿A qué le tengo miedo? esta es otra buena pregunta para quien tiene la costumbre de aplazar los asuntos. Y conviene responderla. Aún hay otra buena pregunta, que surge de la anterior: ¿quién tiene miedo? Tal vez no eres tú quien teme y es un niño que aún llevas dentro, o es tu falta de confianza en ti, o tu pequeña Autoestima, o que te preocupa que si te “equivocas” de nuevo tendrás que pasar por ese tortuoso proceso de los auto-reproches. Es muy bueno saber quién es el que boicotea y saber desde dónde, por qué y para qué.

 

Si quieres realizar tus sueños, si quieres alcanzar tus metas, es imprescindible tu colaboración. El secreto es, simplemente, comenzar. No te dejes para después. O corres el grave riesgo de que te llegue un día, tras muchos aplazamientos, en el que será demasiado tarde y ya no podrás hacer lo que querías hacer.

 

Este es un asunto demasiado importante que se merece una gran atención. No lo aplaces. No lo dejes para mañana.

 

Te dejo con tus reflexiones…

 

Francisco de Sales

 

Si le ha gustado este artículo ayúdeme a difundirlo compartiéndolo. Gracias.

Leer más…

LA RESIGNACIÓN PELIGROSA

9053332669?profile=RESIZE_710x

LA RESIGNACIÓN PELIGROSA

 

 

En mi opinión, hay una resignación que es beneficiosa, porque es comprensiva y conlleva serenidad, y hay otra que se hace a regañadientes -con una sensación de impotencia y derrota- y esta provoca malestar y rabia. En ambos casos el resultado es el mismo: la vivencia de lo que sea, pero en el primer caso es positivo y en el otro sólo es sufriente.

 

La resignación es la “entrega voluntaria que alguien hace de sí poniéndose en las manos y voluntad de otra persona o cosa” y también es “conformidad, tolerancia y paciencia ante las adversidades”.

 

Hay cosas o situaciones que son inevitables o irremediables, o que no dependen de nosotros, y por tanto no tenemos más remedio que admitirlas ya que la oposición es inútil y la rabieta infantil de no querer aceptarlas tampoco sirve de nada. Lo que es, es. Las cosas son como son y no como nos gustaría que fuesen. En estos casos es mucho más positiva la resignación, la tolerancia y el conformismo, porque eso se traduce en flexibilidad y en menor sufrimiento; en esa humildad de aceptar lo que es y lo que hay no existe la rabia, la rebeldía infructuosa, ni la resistencia obstinada que se volverá contra uno mismo.

 

En esa entrega voluntaria no hay sumisión ni humillación, no hay rendición indigna ni acatamiento incondicional, sólo hay una comprensión –a veces sólo intuitiva y sin palabras- de que tiene que ser de ese modo, de que es algo a lo que no hay que oponerse porque –otra vez la intuición- también hay que saber comprender que las cosas no siempre suceden al gusto de uno ni de los intereses propios.

 

Conviene entender esa resignación como una tolerancia a lo que no se sabe porqué pero a pesar de eso “tiene que suceder”, y conviene sentirla con paz, con un leve encogimiento de hombros, con una sonrisa confiada.

 

La peligrosa resignación es aquella en la que a uno le sucede algo que puede y debe remediar pero… le entra una pereza en la que, a pesar de que sabe que tiene que hacer algo, dice “esto es lo que hay” y no hace nada más.

 

La peligrosa resignación es rendirse siempre y en todo, porque eso no es correcto. Uno tiene que tener su dignidad y su Amor Propio entrenados para saber cuándo tienen que manifestarse y oponerse, cuándo tienen que decir NO, cuándo algo traspasa el límite de lo tolerable y entra en el terreno de lo que es inadmisible y se tiene rechazar.

 

En la resignación amable hay bondad personal, hay colaboración con el destino y con el propio Proceso de Desarrollo Personal –en el que a veces tenemos que vivir experiencias indeseadas e incomprensibles que se pueden convertir en grandes enseñanzas-; hay una notable humildad, una especie de “hágase tu voluntad y no la mía”, una confianza y un dejarse fluir con el discurrir de la vida.

 

En la resignación peligrosa hay una rebeldía y una rabia que no permiten vivir la experiencia con apertura para comprobar la realidad que se esconde detrás de la apariencia. Parece que todo en la vida tiene un sentido… pero en ocasiones está demasiado oculto.

 

La resignación peligrosa es la que te invita a no hacer nada –y lo admites-, mientras que la aceptación –que es otro modo de actuar ante lo que pasa- anima a buscar después el por qué y el para qué de lo sucedido; invita a cambiar posteriormente -tras lo sucedido y al darse cuenta-, a plantearse objetivos, a modificar aquello que deseemos.

 

La realidad del pasado y de este momento son inamovibles, pero la realidad del futuro aún la podemos construir.

 

Y es una tarea que le corresponde hacer a cada uno.

 

Distingue bien en qué casos hay que resignarse y cómo.

Jamás lo tomes como una derrota o una pérdida.

Estate abierto a ver cuál es la auténtica realidad de lo sucedido.

 

Detrás de una resignación puede haber una gran victoria.

 

Te dejo con tus reflexiones…

 

Francisco de Sales

 

Si le ha gustado este artículo ayúdeme a difundirlo compartiéndolo. Gracias.

Leer más…

ULTIMA VIDEOCONFERENCIA "RESET MENTAL"

9051735453?profile=RESIZE_710x

Un nuevo video les comparto con mucho cariño.

RESUMEN:

55% de las personas tienen miedo a la muerte por COVID por ello están dispuestos a sacrificar sus libertades y ponerse una vacuna experimental muy riesgosa, pero todo sea por volver a la “normalidad”.

Por ello iniciamos nuestra sesión con una explicación breve de el proceso de la muerte y la importancia que tiene para las decisiones del día a día.

¿Harías y dejarías de lo mismo si tu vida de ésta encarnación supieras que terminara en unos días?

Preguntas que nos hacen reflexionar.

¿Que es el éxito?

¿Somos realmente felices en éstos tiempos distópicos?

¿Vivimos en coherencia con lo que somos?

La respuesta de la mayoría es: Quiero, pero no puedo!!!!

Por que a pesar que sabemos que somos espíritus que estamos viviendo una vida de aprendizaje para aumentar nuestra frecuencia en ésta reencarnación no podemos ver cambios en nuestras vidas y tenemos miedos, dudas, pensamiento egóico y vivimos en el drama de la vida?

La respuesta es:

PORQUE TENEMOS ALZHAIMER!!!

Y hemos olvidado quienes somos, sin embargo no tenemos la práctica de vida espiritual porque nuestros hábitos en su mayoría son para sobrevivir y estar en la circunstancia humana.

Descubriremos 3 herramientas de vida sumamente importantes y trascendentes pero fáciles de comprender.

1.- GUÍAS PARA ESTAR EN PAZ, EN EQUILIBRIO EMOCIONAL.

2.- GUÍAS PARA UNA PRÁCTICA DE VIDA EL YAMA NIYAMA

3.- ELEVAR LA FRECUENCIA DE NUESTRA MENTE A TRAVÉS DEL PENSAMIENTO SUPERIOR Y ACCEDER A LA EXPANSIÓN DE LA LUZ CON NUESTRO ANTAKARAMA.

Finalmente hicimos un ejercicio de como crear éste puente de luz entre el pensamiento abstracto y el pensamiento superior.

Si quieres pertenecer a nuestra comunidad y estar en vivo en nuestras conferencias dominicales gratuitas y además de tener el video también tengas el PDF de la conferencia,  ingresa a nuestra comunidad en Telegram, “UN NUEVO CIELO UNA NUEVA HUMANIDAD” y descarga el PDF de esta conferencia y también podrás hacerlo de las pasadas.

Te dejo los links para que ingreses a ésta comunidad y a mi canal de Youtube y puedas estar en vivo en la mayoría de nuestras charlas, algunas por sus contenidos son censuradas por esta Red.

 9051756084?profile=RESIZE_710x

https://t.me/joinchat/v3yRny1KVABmMzMx 

9051756676?profile=RESIZE_710x 

https://www.youtube.com/channel/UCQTlF-eNY8T4OQ5sfgQRihA

VIDEOCONFERENCIA COMPLETA

Bendiciones

Manuel

Leer más…

SE NOS VA LA VIDA SIN PENSAR EN LA VIDA

9045487688?profile=RESIZE_710xSE NOS VA LA VIDA SIN PENSAR EN LA VIDA

video de 11 minutos

https://www.youtube.com/watch?v=uXmh4srk0cI


En mi opinión, las personas, generalmente, no empezamos a ser conscientes de la vida y de lo que es vivir hasta que ya hemos consumido más de la mitad de esa vida.

Hasta entonces, en la mayoría de los casos nos limitamos a atender los placeres inmediatos y los “problemas” que nos proporciona esto que es vivir; vivimos de un modo semiautomático repitiendo lo que aprendimos en los primeros años y añadiendo algunas cosas nuevas que nos parecen interesantes, porque no dejamos que llegue el momento trascendental en el que nos planteemos la opción de aflojar el paso, o parar, y revisar lo que estamos haciendo hasta ahora y por qué.

Llega cierto momento en la vida que es como si por primera vez se nos planteara la posibilidad de vivir de otro modo distinto, más consciente, y de hacer las cosas de la manera que nos apetezca.

Leer más…

EL VERDADERO PERDÓN

9037442067?profile=RESIZE_710x

EL VERDADERO PERDÓN

 

 

En mi opinión, la frase “EL VERDADERO PERDÓN ES CUANDO PUEDES DECIR: GRACIAS POR ESTA EXPERIENCIA”, cuando se puede pronunciar con las palabras firmes con las que habla el corazón, es el momento en que uno ha comprendido la realidad y el motivo de la experiencia que le llevó hasta ese “tener que perdonar”.

 

Hasta que se pueda pronunciar con soltura y convencimiento, sin resentimiento, lo sucedido sólo se verá como un incidente desagradable en que uno no comprendió lo que pasó y el ego se sintió herido y reaccionó con un dolor rabioso por las molestias causadas y sin ser capaz de ver más allá de lo aparente.

 

Ya nos ha quedado claro a lo largo de la vida que tenemos que pasar –y parece que es inevitable- por algunas situaciones que provocan los otros –o el destino o el karma- que no son de nuestro agrado, pero que las tienen que provocar porque nosotros, por voluntad propia –somos cómodos y eludimos todo lo desagradable- no las pasaríamos.

 

Sabemos, por observaciones anteriores, que ciertas experiencias dolorosas –cuando ya se ha comprobado el resultado posterior y el sentido del suceso- aparecen ante nuestros ojos como imprescindibles y útiles para nuestro aprendizaje o evolución aunque eso no lo supiésemos apreciar cuando sucedió.

 

Sabemos, cuando superamos el rechazo que nos provocan, que podemos decir algo similar a “todo lo que sucedió era para mi bien aunque no supe comprenderlo en el momento”. Cuando suceden, estamos tan desconcertados y ofuscados que nuestra mente es incapaz de ver una razón justificable o un resultado positivo, ni siquiera a largo plazo.

 

Quien provoca esa situación que nos resulta doliente, desagradable, tal vez sea un ángel que está colaborando en nuestro Proceso de Desarrollo Integral, o para que ocurran las Vivencias por las que tiene que atravesar nuestra alma en su proceso de evolución a través del conocimiento y aprendizaje.

 

En cualquier caso, y tenga o no tenga una explicación, cuando uno es capaz de sentirlo con agradecimiento, integrándolo con gratitud, sonriendo por la comprensión a pesar de lo sucedido, es el momento en que realmente saca el aprovechamiento por la experiencia vivida, y es el momento en que puede “perdonar” al causante desde un corazón satisfecho.

 

Perdonar es liberarse de una sensación incómoda de despecho hacia alguien. Sin duda es más liberador para quien perdona que para el perdonado, porque es una forma de quitarse de encima un pesar que mantiene vivo el ego –en la mayoría de las ocasiones- aún en contra de la voluntad del Ser, que siempre es magnánimo y le gusta vivir con el alma y el corazón y la mente en paz y no alterados por una causa pendiente de resolver como es el perdón a quienes aparenta que nos han ofendido.

 

Conviene dedicar mucha atención a que el ego, o el orgullo, o la vanidad, o la soberbia, persistan en mantenerse –y mantenernos- en una actitud de ofensa que en realidad y objetivamente no ha sido tal.

 

La comprensión de que “el ofensor” también es Humano y quizás no ha sabido actuar del modo que a nosotros nos interesa o nos parece correcto, o que es una persona que no está equilibrada y por eso no sabe obrar bien, nos ayudará a ver con más objetividad lo que ha sucedido.

 

Tal vez quien necesita ser perdonado sea uno mismo por haber caído en la absurdez de haberse creído superior al otro y haberse recreado en la arrogancia de sentirse ofendido.

 

Revisa tus asuntos pendientes de ser “perdonados” y comprueba si puedes aplicar lo que dice la frase: “EL VERDADERO PERDÓN ES CUANDO PUEDES DECIR: GRACIAS POR ESTA EXPERIENCIA”.

 

Te dejo con tus reflexiones…

 

Francisco de Sales

 

Si le ha gustado este artículo ayúdeme a difundirlo compartiéndolo. Gracias.

Leer más…

9033048666?profile=RESIZE_710x

UN PASEO POR UN CEMENTERIO ES MUY INTERESANTE



En mi opinión, una experiencia que nos puede poner las cosas muy en su sitio es… un paseo lento, silencioso, y muy atento a las reflexiones, por un cementerio. Preferiblemente a primera hora, cuando todavía no hay gente. Y es preferible hacer una visita expresamente para ello y no aprovechar un día en que haya que acudir a un entierro.

Si se hace en un día gris o lluvioso, los descubrimientos van a ser más pesarosos, más tristes y casi deprimentes; si se hace en un día de sol, o muy claro, el hecho de estar entre muertos y sentirse vivo es más impactante y positivo.

¿Para qué sirve? Es mejor no escribir aquí qué es lo que puede pasar o qué es lo que hay que sentir, porque eso condicionaría y haría estar más pendiente de la fenomenología que de la experiencia vivencial, que ha de ser –como todas las experiencias- personal e intransferible.

Lo que sí va a suceder en cualquier caso es que uno acabará repitiendo el mismo pensamiento que tienen todos aquellos que visitan un cementerio: que todos los que yacen allí un día estuvieron vivos.

No es un descubrimiento impactante, es de parvulitos, pero si uno se deja ir más allá de lo que el primer pensamiento sugiere –que es uno rápido y anodino, para no complicarse mucho-, puede permitirse tomar conciencia de una observación privilegiada, que ahora sí toma visos de ser importante, porque el pensamiento puede derivar hacia la evidencia de que estuvieron, pero ellos ya no están, y uno sí está. De momento.

Esta certidumbre, sentida con toda la intensidad en el lugar exacto donde se debe sentir, aprovechando el momento exacto en que está abierta la puerta que lleva al Conocimiento, puede conseguir que uno se dé cuenta, de un modo ya innegable y con una rotundidad que no requiera más explicaciones, que su vida, la vida propia, la única vida de la que se dispone, se va a acabar. (Los más perspicaces, aprovecharán para darse cuenta al mismo tiempo de que hasta que llegue ese momento irán envejeciendo, cada segundo un poco más, y que el porvenir –tanto en el aspecto físico como mental- cada vez es menos halagüeño)

Los que ahora yacen, algún día estuvieron vivos. Todos tuvieron padres y algunos de ellos tuvieron hijos. Alguien les acompañó el día que se trasladaron ahí, y alguien les lloró por compromiso o con auténtico dolor. Alguien aún les añora y algunos repiten que no pueden vivir sin él o sin ella. Pero siguen vivos.

Me provoca una sonrisa -que disimulo bastante bien- cuando leo algo que se pone en los nichos: “PROPIEDAD DE…” y está añadido el nombre de una persona que ya no está. Le sobrevivió su “propiedad”. Él ya no está pero su “propiedad”, sí. ¿Propiedad? Ya no tienes nada, le digo. Como nunca tuviste nada. Sólo había un papel que indicaba un derecho exclusivo a un uso TEMPORAL. ¿Tener? No tenemos nada. Tenemos nada, mejor dicho.

“¡Cuánto penar para morirse uno!”, escribió Miguel Hernández. Cuánto penar a lo largo de la vida para llegar hasta el momento en que los afortunados se dan cuenta de la nimiedad de las cosas, de lo efímero de lo agradable y de lo desagradable, de la ridiculez de algunos de nuestros sufrimientos más dramáticos, de la trivialidad de las cosas que en alguna ocasión nos han deslumbrado y después hemos comprobado que eran oropel y bisutería, de las tonterías que hemos convertido en un mundo de drama, de la puerilidad de algunas de nuestras decisiones más “maduras”, de cómo aquel enfado por algo intranscendente nos arruinó una tarde o una vida, de cómo no supimos ver la grandeza en lo calificado como pequeño, y cómo no sentimos lo infinito en más ocasiones.

“La muerte es lo único seguro de la vida”, se dice con razón. También es el auténtico final de cada camino, y la meta hacia la que marchamos sin darnos cuenta, dando un paso imparable cada segundo.

Ahí yacen reyes y plebeyos, mujeres ilustres y agricultores, los que eran venerados cuando estaban vivos y los que no pudieron comprar la eternidad con toda su fortuna. Ahí estaremos todos. O en cenizas espolvoreadas al viento, que es lo mismo, o sea, que no estaremos ni en un sitio ni en otro.

Y no es momento de referirse aquí a reencarnaciones, a otros estados etéreos, o al alma. Se trata de que hoy que lees esto eres uno de esos que se denominan vivos –sólo porque tu corazón late- aunque en realidad estar vivo sea estar constante y conscientemente atento a la vida.

Ahora, en este mismo momento, es tu oportunidad de vivir. La inaplazable e irrepetible oportunidad de vivir este instante, esta situación, esta vida.

Ahora o nunca.

No mañana, o cuando me jubile, ni el fin de semana, o en vacaciones… Ahora o nunca. Este instante, ahora o nunca. Este día, ahora o nunca. Tu vida, ahora o nunca.

Pero eso, como muchas otras cosas, sólo depende de ti, de tu voluntad, del amor que sientas por ti, de que tengas afinada la consciencia, y de que te atrevas.

Como siempre, tú decides.


Te dejo con tus reflexiones…

 

Francisco de Sales

 

Si le ha gustado este artículo ayúdeme a difundirlo compartiéndolo. Gracias.

 

Leer más…