Todas las publicaciones (14883)

Ordenar por

ZOOM SANACIÓN ESENIA DEL CORAZÓN HOY DOMINGO!

9341679876?profile=RESIZE_710x

En éstos tiempos convulsos casi toda la población ha tenido emociones negativas, el estrés y la depresión son las verdaderas epidemias que afectan nuestro sistema circulatorio y son la causa de  las principales causas de muerte en Latinoamérica.

Ya no es enfermedad de viejos, cada vez poblaciones más jóvenes la padecen.

Este domingo 1 de Agosto estará dedicado a encontrar la sanación de nuestro sistema circulatorio y de como transformar el agua en medicina holística.

Como me lo enseña mi maestro Seraphis Bay será a través de aumentar el nivel de conciencia y el campo electromagnético.

La enseñanza de la que se nutrió el último y más grande maestro de la era axial llamado Jashua, fue de la comunidad Esenia.

Por ello en su ÁRBOL DE LA VIDA y específicamente en la raíz 2 -EL AGUA- encontraremos la clave para equilibrar la mente y las emociones y compartiré con ustedes las guías que aprendí en mi camino como sanador.

Por favor para ésta sesión tengan a la mano un cuaderno para anotaciones y una botella o vaso con agua y un recipiente pequeño o cuenco para cambiar la frecuencia vibratoria del agua.

Les espero con mucho cariño.

Gracias, gracias, gracias.

Manuel

Majis Ka

9341681690?profile=RESIZE_710x

LA CITA ES A LAS 12 DEL DÍA HORA MÉXICO CENTRO.

Manuel Frutos le está invitando a una reunión de Zoom programada.

Tema: SANACIÓN ESENIA DEL CORAZÓN
Hora: 1 ago. 2021 12:00 p. m. Ciudad de México

Unirse a la reunión Zoom
https://us02web.zoom.us/j/7298716169?pwd=TGZrYWdyUFFuZTJ6R1hPWEVGSXJ6dz09

ID de reunión: 729 871 6169
Código de acceso: CORAZON

9341682474?profile=RESIZE_710x

Puedes seguir en vivo la Conferencia por Youtube, te sugiero te suscribas a mi canal.

https://www.youtube.com/channel/UCQTlF-eNY8T4OQ5sfgQRihA

 

9341684454?profile=RESIZE_710x

Te compartiré el video y el cuaderno de trabajo si te suscribes a mi canal de Telegram

https://t.me/joinchat/v3yRny1KVABmMzMx

 

 

Leer más…

9341659701?profile=RESIZE_710xLA FELICIDAD MÁS ACCESIBLE ES LA FELICIDAD SERENA

vídeo de 10 minutos:

https://www.youtube.com/watch?v=TsH_3DFw4o8


En mi opinión, lo que uno alcanza a medida que va logrando avanzar en el Camino de su Desarrollo Personal es, sobre todo, un estado que cada vez se asemeja más a la paz y un modo distinto de ver y sentir las cosas. Yo lo interpreto como una felicidad serena.

Es una situación en que uno se siente menos dependiente de los estados anímicos y de los propios altibajos, y menos dependiente aún de los estallidos de furia, de los arrebatos, de los torbellinos de pensamientos alocados y de los agresivos auto-reproches posteriores.

Es un estado de serenidad, de un cierto equilibrio bastante asentado, en el que la tranquilidad se manifiesta aportando una especie de imperturbabilidad interna –no siempre externa- que hace ver la vida, y sus acontecimientos, de un modo que se aprecia y valora más en lo bueno y afecta menos en lo que no es bueno.


Si le ha gustado este video ayúdeme a difundirlo compartiéndolo. Gracias.

Artículos de Francisco de Sales en: http://buscandome.es/index.php?action...)

instagram: https://www.instagram.com/franciscode...

twitter: https://twitter.com/buscandomeweb1

Visite mi web: www.buscandome.es

Web con poesías y relatos: www.franciscodesales.es

Correo electrónico: buscandome@hotmail.es


Si desea recibir a diario las últimas publicaciones, suscríbase aquí:
http://buscandome.es/index.php?page=59

Todos los videos publicados los tiene aquí:

https://www.youtube.com/channel/UCUNE...

Leer más…

9330447258?profile=RESIZE_710x

ME GUSTARÁ QUE ME RECUERDEN COMO UNA BUENA PERSONA

 

 

En mi opinión, a todas las personas nos importa el concepto que los demás tengan de nosotros y preferimos, lógicamente, que sea bueno.

 

Para ello algunos se esfuerzan en destacar en algún asunto por el que vanagloriarse en vida y ser recordados después, y buscarán la fama o la notoriedad. Y si no lo pueden hacer a nivel mundial se tendrán que conformar con destacar en su círculo de amigos o en su trabajo. El ego les hará creer que pasar a la perpetuidad a través del recuerdo –o bien ocupar un lugar en la envidia de los otros- merece cualquier esfuerzo… y cualquier ridículo.

 

Afortunadamente, no tengo ningún interés en ser recordado dentro de mil años. Me basta con que me recuerden ahora mis seres queridos y mis amigos. Y el día que ya no esté me gustará que cuando piensen en mí aparezcan en su memoria todos los buenos momentos que hemos pasado juntos y que me saluden, donde quiera que yo esté entonces, con una sonrisa.

 

Me gustará que cada vez que alguien piense en mí le venga al mismo tiempo el pensamiento de “es –o era, cuando ya haya fallecido- una buena persona”. Si sucede así tendré la sensación de haber tenido una vida útil, me sentiré bien –ya me siento bien- y mi alma descansará en paz.

 

También me sirve que digan que soy –o que lo fui, cuando haya fallecido- honesto, honrado, recto, justo, modesto, incorruptible, íntegro, respetable, atento, educado, digno… hay muchas palabras que explican lo que puede ser el éxito en la vida. Un éxito sin aplausos ni portadas de revistas. Un éxito que no tiene brillos deslumbrantes ni mejor premio que la conformidad personal con la conducta desarrollada a lo largo de la vida, con el buen trato dado a los otros, con la rectitud como bandera. En realidad uno no tiene que dar cuentas al mundo, sino a sí mismo. Uno no ha de “actuar” de cara a los otros –ya sabemos que eso le gusta al ego- sino que ha de ser fiel a sus principios y aspirar sólo a su propia complacencia espiritual.

 

La aspiración a ser una buena persona, en mi caso, no es una pretensión egóica, aunque puede parecer que es así. Sé distinguir cuándo algo es un deseo noble de mi Ser y cuándo hay un ególatra entrometiéndose.

 

Cada uno tiene libertad para decidir qué tipo de persona quiere ser. Y es bueno ser consecuente con ello. Es interesante hacer paradas cada cierto tiempo y realizar una evaluación de cómo se está comportando uno con respecto a cómo le gustaría ser… y elaborar las correcciones necesarias. Hay que evitar llegar al final de la vida con asuntos de los que arrepentirse, cuando ya es inevitablemente tarde. Es beneficioso vigilarse-observarse y hacer las comprobaciones necesarias para ver que uno está siendo tal como quiere ser.

 

¿Y tú?, ¿qué quieres que digan de ti ahora?, ¿se puede decir que eres una buena persona?, ¿cómo quieres que te recuerden?, ¿y qué haces para ello?

 

Te dejo con tus reflexiones…

 

Francisco de Sales

 

Si le ha gustado este artículo ayúdeme a difundirlo compartiéndolo. Gracias.

Leer más…

¿QUÉ PALABRA RESUMIRÍA TU VIDA?

9326805697?profile=RESIZE_710x

¿QUÉ PALABRA RESUMIRÍA TU VIDA?

 

 

En mi opinión, es un buen ejercicio el de resumir en una única palabra lo que es o está siendo, o ha sido hasta ahora, la vida propia.

 

Es un ejercicio que obligará a revisar casi toda la vida. Esto puede ser un excelente trabajo de introspección si se desea y cada uno decidirá hasta qué punto quiere implicarse con esto

 

Si se va a hacer, hay que hacerlo a conciencia y asumiendo cualquier cosa que pueda aparecer y que la palabra que resulte al final no sea la más deseada.

 

Si uno se va a auto-engañar quedándose con la primera palabra agradable que encuentre… que no lo haga. Podrá encontrar otras cosas que le resulten más satisfactorias que la de enfrentarse a la verdad cuando la verdad no es estupenda.

 

Se ha de ser objetivo –ni injustificadamente generoso ni trágicamente negativo- porque este es un ejercicio íntimo y personal del que no hay que dar cuentas ni explicaciones a nadie que no sea uno mismo, así que se puede y se debe ser absolutamente sincero. La mentira, o algo que no sea realmente la verdad, desvirtúan el sentido y lo condenan a la inutilidad. Hacer esto forma parte del Proceso de Desarrollo Personal y ya se sabe que la sinceridad es imprescindible, el autoengaño está penado, el rerpoche es innecesario, y la buena voluntad y el Amor Propio son indispensables.

 

En el recorrido virtual por la propia vida van a ir apareciendo diferentes palabras que se referirán a diferentes etapas o a situaciones concretas. Estará bien escucharlas y recordarlas porque en otro momento pueden ser muy útiles. Lo dejaremos al final en una sola palabra, pero las que se queden en el camino –sin son sinceras y ciertas- acompañarán a la finalista matizándola y enriqueciéndola.

 

Al final uno puede tener la satisfacción de escuchar de su propia voz un susurro que diga… Honrado. Feliz. Ético. Sincero. Noble. Bueno.

 

Si lo que escucha es algo ingrato, una vez sobrepuesto al impacto inicial conviene ponerse inmediatamente en marcha para que eso pueda cambiar. No hay que desanimarse por el resultado… que es provisional. Uno no siempre ha tenido la experiencia que tiene ahora ni la visión de las cosas ni la comprensión de los sucesos que se presentan y que hay que lidiar como buenamente se pueda. Uno es ahora otra persona distinta de las anteriores con una voluntad también distinta. Uno sabe que no se debe quedar en la queja y el reproche y a estas alturas de su Camino ya sabe que ha de alegrarse de descubrir eso que no gusta porque el paso inicial imprescindible para acometer cualquier cambio.

 

Te invito y te animo a que lo pruebes. Si lo puedes resolver bien en una sesión, estupendo. Si necesitas más de una sesión no quiere decir que seas torpe, tal vez es que estás siendo más riguroso y profundo en el ejercicio. Y es algo que puedes repetir de vez en cuando y aparecerán más palabras y te servirá para conocerte mejor.

 

¿Estás satisfecho de la palabra que define tu vida?, ¿te gustaría que fuese otra?, si respondes afirmativamente a la segunda pregunta… ¿qué vas a hacer para que en tu próximo ejercicio aparezca la palabra que tú quieres que aparezca?

 

Te dejo con tus reflexiones…

 

Francisco de Sales

 

Si le ha gustado este artículo ayúdeme a difundirlo compartiéndolo. Gracias.

Leer más…

HABLAR DE LA MUERTE ES HABLAR DE LA VIDA

9320856891?profile=RESIZE_710x

HABLAR DE LA MUERTE ES HABLAR DE LA VIDA

 

 

En mi opinión, si hay un asunto representativo de aquello que la gente trata de eludir como tema de conversación o de reflexión es el asunto de la muerte y todo lo que tenga algo que ver con ella. No voy a escribir desde el punto de vista de quien espera la muerte sin miedo porque confía en que después de esta vida le espera otra mejor. Lo hago más bien en nombre de la mayoría de los que no deseamos su llegada.

 

Nos molesta un poco menos cuando la muerte le llega a desconocidos a los que no nos unen sentimientos. Incluso hemos empezado a acostumbrarnos a no sentir el drama cuando cientos de personas se ven afectadas por una tragedia. Es otra noticia más. La muerte es aceptable cuando se trata de desconocidos, pero cuando afecta a un ser querido o cuando surge la preocupación de que sea uno el protagonista… el terror entra en escena.

 

Y la muerte es tan cotidiana como la vida. La diferencia está en que toda la vida es más larga que el momento de la muerte. Pero ahí está, aunque no la veamos. Es imparable. Cuando escribo este artículo, según las estadísticas, cada segundo mueren 19 personas en el mundo. Cada minuto, 1.150 aproximadamente. Cada año, más de 60 millones de personas. Repito: más de 60 millones de personas. Que nos morimos es innegable. No hay en la historia del mundo ningún inmortal. Eso incluye Reyes, magnates, multimillonarios y pobres.

 

Ante un hecho que va a acontecer de todos modos, la negación es inútil y hasta contraproducente. Ante tan innegable verdad, lo mejor es asumirlo. Nos va a suceder. A ti y a mí. A los enemigos y a los amados. Y mientras antes aceptemos esto como una parte natural del proceso de ser humano… será mejor, porque nos permitirá ser aún más conscientes de la vida –y, sobre todo, de su limitación- así como pensar en la vejez –con su correspondiente e inevitable deterioro- nos puede ayudar a vivir este tiempo más esplendoroso con mayor atención.

 

Somos moribundos desde que nacemos. La muerte es incurable. Así que la única prevención puede estar en cuidarse físicamente –aunque esto sólo puede alargarla un poco y no en todos los casos- y, sobre todo, en asumirlo mentalmente. Lo repito a menudo: es inútil oponerse a lo inevitable. Y esto lo es.

 

Una reflexión productiva acerca de la muerte –y de la vejez- nos invitaría a encontrar ideas que podemos –y debemos- aplicar en nuestra vida. Cada uno hará sus propios descubrimientos personales y los aplicará en la medida y cantidad que desee.

 

Es recomendable que todas las reflexiones que se deriven de este asunto sean constructivas y positivas y es mejor que no sean precisamente lo contrario. Estancarse en la rabia y la negación infantil porque uno no quiere que eso suceda… es inútil. No va a conseguir que cambie. Y el tiempo dedicado a la pataleta y el berrinche es tiempo que se resta al limitado espacio temporal del que disponemos en esta IRREPETIBLE e IRRECUPERABLE vida.

 

Es imprescindible ser sincero sobre los miedos y los descubrimientos que aparezcan. Yo creo que no molesta la muerte, porque no la tenemos asimilada como tal aunque se la nombre así. Es posible que ni siquiera se piense en la muerte aunque se crea que sí. En lo que se SÍ se piensa, y es lo que NO gusta, es en dejar de vivir. Y no es lo mismo.

 

El concepto de la muerte -y lo que la sigue- es imaginativo, es una suposición, mientras que la vida es “conocida”. Hablar de vida es hablar de algo que creemos conocer, es un terreno más o menos habitual. Abordar la muerte, aunque sea en el pensamiento, es enfrentarse a algo aterrador y temido, desconocido, que no promete nada interesante –tal vez sí para los muy creyentes en el Cielo o en vidas posteriores-, y que, sobre todo, nos va a quitar la preciada vida.

 

Es una forma errónea de afrontarlo si se hace desde el miedo, en inferioridad de condiciones y desde la negatividad que produce su rechazo.

 

Para mí, hablar de la muerte es hablar de la vida.  Podemos decir que, de momento, la muerte no existe para nuestro cuerpo pero sí existe la vida. La muerte es un asunto a medio o largo plazo, y la vida es YA. En este mismo instante. Aquí y Ahora.

 

Hablar de la muerte ha de ser hablar del aprovechamiento de la vida, de vivir con intensidad, de atención y disfrute, de sensaciones y sentimientos, de implicación y prioridades. De consciencia. De plenitud. De estar totalmente en cada uno de los instantes.

 

Saber que la muerte es nuestro inevitable destino no ha de llevarnos al abatimiento ni la desesperación ni la tristeza ni el dolor. Ya sabemos que va a llegar. Seamos valientes para mirarla cara a cara y decirle que no tenemos prisa porque llegue, pero el día que corresponda será recibida sin miedo.

 

Hasta que llegue ese día… pues a VIVIR. Con mayúsculas. A evitar cometer esos errores de desatención y desaprovechamiento que se nos pueden presentar en forma de sufrimiento cuando lleguemos al Tiempo de los Arrepentimientos. A organizar un nuevo Plan de Vida en el que poner las cosas que nos gustan y del que quitar las que no nos gustan.

 

Me parece interesante un trabajo que hizo Bonnie Ware, una persona que trabajó durante muchos años en Cuidados Paliativos. Lo plasmó en el libro “Los cinco mandamientos para tener una vida plena”. Se refiere a las cinco cosas de las que más se arrepienten las personas que están a punto de morir. Estas son:

 

 1.- DESEARÍA HABER TENIDO EL CORAJE DE VIVIR UNA VIDA VERDADERA CONMIGO MISMO, NO LA VIDA QUE OTROS ESPERABAN QUE YO VIVIERA.
 
2.- DESEARÍA NO HABER TRABAJADO TANTO.
 
3.- DESEARÍA HABER TENIDO EL CORAJE DE EXPRESAR MIS SENTIMIENTOS.
 
4.- DESEARÍA HABER ESTADO MÁS EN CONTACTO CON MIS AMIGOS.
 
5.- DESEARÍA HABERME PERMITIDO A MÍ MISMO SER MÁS FELIZ.

 

Los descubrimientos que han hecho con sus experiencias las personas que nos han precedido son una buena lección de la que podemos sacar un buen aprendizaje.

 

El poema titulado Instantes, que se atribuye a Borges, es otra lección.

 

 “Si pudiera vivir nuevamente mi vida,

en la próxima trataría de cometer más errores.

No intentaría ser tan perfecto, me relajaría más.

Sería más tonto de lo que he sido,

de hecho tomaría muy pocas cosas con seriedad.

Sería menos higiénico.

Correría más riesgos,

haría más viajes,

contemplaría más atardeceres,

subiría más montañas, nadaría más ríos.

Iría a más lugares adonde nunca he ido,

comería más helados y menos habas,

tendría más problemas reales y menos imaginarios.

Yo fui una de esas personas que vivió sensata

y prolíficamente cada minuto de su vida;

claro que tuve momentos de alegría.

Pero si pudiera volver atrás trataría

de tener solamente buenos momentos.

Por si no lo saben, de eso está hecha la vida,

sólo de momentos; no te pierdas el ahora.

Yo era uno de esos que nunca

iban a ninguna parte sin un termómetro,

una bolsa de agua caliente,

un paraguas y un paracaídas;

si pudiera volver a vivir, viajaría más liviano.

Si pudiera volver a vivir

comenzaría a andar descalzo a principios

de la primavera

y seguiría descalzo hasta concluir el otoño.

Daría más vueltas en calesita,

contemplaría más amaneceres,

y jugaría con más niños,

si tuviera otra vez vida por delante.

Pero ya ven, tengo 85 años…

y sé que me estoy muriendo”.

 

 

HABLAR DE LA MUERTE ES HABLAR DE LA VIDA

- 2ª parte -

 

 

En mi poema QUIERO VIVIR hago una reflexión sobre lo que siento.

 

Quiero vivir

que es más que espantar aburrimientos,

más que amanecer con la tristeza puesta,

o dormir con remordimientos,

o pasar las horas a contracorriente,

o acumular días en blanco,

o despreciar la Gloria que es la Vida,

o añorar la Vida que no se Vive…

 

pero sigo insistiendo en el desaprovechamiento,

anestesiando a la conciencia para que enmudezca,

acallando los latidos revolucionarios,

mintiéndome de continuo,

llorando cuando no me veo,

huyendo cuando me aproximo…

 

mientras que lo que yo realmente deseo

tiene música y colores,

risas y alegría,

un presente latiendo,

energía inyectada en vena,

la sonrisa fija en la boca,

el alma en paz,

y la Vida llena,

o sea…

VIVIR.

 

 

VIVIR es evitar arrepentimientos futuros. VIVIR es el motivo de estar en la vida. Es nuestra función y misión. Pasar por esta vida y sus regalos y oportunidades sin prestarles la atención que merecen es un derroche irreparable e inexcusable. Dejar que los días se vayan vacíos de vida, sin nuestra marcada y atenta presencia es un pecado casi imperdonable.

 

Aún en el caso de las vidas muy ocupadas por responsabilidades y obligaciones, por asuntos o prioridades urgentes inevitables, siempre hay espacio para una tregua, para un descanso de ese ajetreo –aunque sean unos minutos-, para encontrar un refugio de las penalidades o contratiempos de la vida, un tiempo para nosotros. Una vida sin nuestra presencia consciente no es VIDA.

 

La muerte es tan cierta como lo es la vida en este momento. Ahora podemos decir que estamos vivos. Algún día no podremos decirlo. Vivir es inaplazable. Esta vida no es eterna: ya nos dijeron desde el principio que era un regalo con fecha de caducidad. Esta última parte se nos olvida a menudo. Tenemos un cuerpo y una vida que algún día tendremos que devolver. ¿Hemos aprovechado bien el tiempo entre el principio y el fin?, ¿podemos parafrasear al poeta y decir “confieso que YO SÍ he vivido? No siempre he VIVIDO del modo adecuado y a conciencia, pero es mi intención hacerlo bien a partir de ahora”.

 

VIDA & MUERTE

Aceptémoslo:
esto de vivir
-o estar en el mundo-
es una carrera loca
-y destartalada-
contra la vida
porque
contra la muerte
es una guerra
perdida
una batalla
inútil
un hecho
sin futuro.

Ha de ser la vida
-y aún más la NO vida-
y no la muerte
nuestra preocupación.

También sirve que la vida sea
-totalmente-
nuestra ocupación

 

 

La muerte es un incentivo para vivir mejor. Y no ha de ser motivo de abatimiento el hecho de pensar en su existencia. Está y va a seguir estando aunque pretendamos obviarla y aunque la neguemos. La honestidad personal consiste en aceptar esta realidad pero sin que ello condicione negativamente el presente. Llegará de todos modos y será mejor que nos encuentre con un pasado lleno de VIDA. Llenemos de vida y de satisfacción cada uno de los días para que cuando hagamos balance podamos decir que desde hoy y en adelante –lo pasado ya es históricamente inamovible- estamos más motivados para vivir.

 

“Todos morimos, pero no todos vivimos”. Esta puede ser una realidad que tenemos que rebatir. Nosotros hemos de ser de los que se incluyen entre los que SÍ han vivido.

 

“La muerte es solamente la ausencia de vida”, con esta frase y las siguientes podemos filosofar. Si no hay plenitud y atención en nuestra vida… ¿estamos muertos en vida?, ¿estamos muertos aunque sigamos respirando?

“Lo que importa es que haya vida antes de la muerte”, ¿hay vida en tu vida?

“La muerte sólo tiene importancia en la medida en que nos hace reflexionar sobre el valor de la vida”, ¿valoras tu vida en su justa medida?, ¿le das a tu vida el valor real que tiene?

“El tiempo que pasas sufriendo por la muerte es tiempo de vida perdida”, ¿para qué sufrir por lo inevitable?

“Ante la muerte no hay nada que podamos hacer. Ante la vida, sí”. Esta es una buena invitación a prestar más atención a la vida. Muerte aún no tenemos, vida sí.

 

 

Para las personas que estén interesadas en APRENDER A VIVIR, en este enlace encontrarán varios artículos interesantes sobre el tema:

https://buscandome.es/index.php/board,63.0.html

 

Para las personas que estén interesadas en diseñar su Plan de Vida en estos enlaces encontrarán información sobre el tema:

EL PLAN DE VIDA – EL GUIÓN DE VIDA

https://buscandome.es/index.php/topic,16803.msg19426.html#msg19426

HAZ TU PLAN DE VIDA YA

https://buscandome.es/index.php/topic,14875.msg17386.html#msg17386

CÓMO REALIZAR UN PLAN DE VIDA

https://buscandome.es/index.php/topic,16167.msg18756.html#msg18756

 

Te dejo con tus reflexiones…

 

Francisco de Sales

 

 

 

Leer más…

LOS PERJUICIOS DE LOS PREJUICIOS

9316783258?profile=RESIZE_710x

LOS PERJUICIOS DE LOS PREJUICIOS

 

 

En mi opinión, es muy interesante, muy enriquecedor e imprescindible, tener muy clara una capacidad de pensar que no esté contaminada por todos los prejuicios que tenemos almacenados, por esa mala costumbre que algunas personas tienen de prejuzgar.

 

Me parece conveniente aclarar el sentido de unas palabras que voy a usar.

 

PREJUICIO es “opinión previa y tenaz, por lo general desfavorable, acerca de algo que se conoce mal”. Conviene prestar atención a “previa” –o sea, cuando todavía no se tiene un conocimiento real-; a “desfavorable” –porque eso quiere decir que ya está condicionado y no es objetivo-; “que se conoce mal” –y si se conoce mal va a ser difícil que la opinión que se emita sea cierta-. También es “prejuzgar”.

 

PREJUZGAR es “juzgar una cosa o a una persona antes del tiempo oportuno, o sin tener de ellas cabal conocimiento”. Se repite lo mismo, que es emitir un juicio como cierto cuando no se tiene constancia veraz de que así sea.

 

Con lo escrito hasta ahora ya hay información más que suficiente para comprender que no es conveniente prejuzgar ni tener prejuicios. Está bien tener previstos (pre-vistos o vistos previamente)  algunos mecanismos inconscientes que nos ayuden a sobrevivir: apartarnos si vemos que nos va a atropellar un vehículo, eludir cualquier objeto que nos arrojen, nadar o pedir auxilio si nos caemos al mar, pero a la hora de enfrentarnos a situaciones nuevas, o de conocer personas, es muy conveniente observar y escuchar con la mente libre de aprensiones y recelos. No se puede tener la idea inamovible de que todas las personas de una raza se comportan de la misma forma, o que todos los hombres o mujeres son iguales.

 

Hay prejuicios raciales, de origen, de género, sexuales, de clase, políticos, de apariencia, de edad, étnicos, profesionales, lingüísticos, religiosos, hacia los animales, y de otra naturaleza. Demasiados campos en los que poder equivocarse.

 

El río que pasa hoy no es el mismo que pasó ayer. Las aguas son otras aunque parezca que nada ha cambiado. Las personas y las cosas cambian y hay que estar abiertos a la posibilidad de que así sea y no tenerlo todo encasillado y engrilletado para que no se mueva. Uno evoluciona y los otros también. Tener una conclusión sobre alguien o algo puede ser muy erróneo, porque quien tiene prejuicios sólo está de acuerdo con aquello que coincide con sus prejuicios, lo cual es un error.

 

Los prejuicios surgen en demasiadas ocasiones de la necedad o del fanatismo, y ninguna de las dos fuentes son fiables. Sólo los tontos y los ignorantes se aferran a los prejuicios porque sin ellos tambalean, no se sienten seguros en la exploración de lo nuevo y la apertura a que algo sea distinto.

 

El peligro de un prejuicio, que es una opinión no actualizada y no siempre veraz, es que vemos a las personas o las cosas como creemos que son y no como realmente son. Esa antipatía o simpatía en forma de aceptación incondicional o de negación drástica carece de validez y necesita una revisión constante para que siempre coincida con la realidad.

 

Decía Krishnamurti que “la forma más elevada de inteligencia humana es la capacidad de observar sin juzgar”. O sea, exactamente lo contrario de lo que es un prejuicio, que lleva incorporada una idea un poco fanática y no deja apertura a ver la realidad con objetividad.

 

Si quieres ser una persona íntegra, honesta, consecuente, se te requiere la revisión de todos los prejuicios que tengas en todos los campos y que deshagas los que honradamente ves que están equivocados. Hacerlo será una muestra de benevolencia y de justicia.

 

Te dejo con tus reflexiones…

 

Francisco de Sales

 

Si le ha gustado este artículo ayúdeme a difundirlo compartiéndolo. Gracias.

Leer más…

ES UN ERROR SER DEMASIADO AUTO-EXIGENTE

9311496260?profile=RESIZE_710x

ES UN ERROR SER DEMASIADO AUTO-EXIGENTE

 

 

En mi opinión, nos equivocamos mucho cuando tras descubrirnos algún fallo, o algún motivo para el arrepentimiento, tomamos la decisión drástica de no perdonarnos más fallos y nos aplicamos castigos en base a una rigurosa y excesiva autoexigencia.

 

Es un desacierto común aplicar una severidad que es contraproducente. Hace que la relación con nosotros mismos se convierta en una guerra cuando se supone que nuestra propia relación debería ser un derroche de cuidado y amor. La excesiva autoexigencia condena casi sin remedio a una angustia difícil de controlar cuyo efecto devastador es ineludible.

 

Esa ingrata actitud auto-castigadora no va a lograr que nos convirtamos en Superhéroes y en Perfectos sólo porque nuestra auto-exigencia no quiera admitir los errores y las reincidencias, porque van a seguir existiendo. De momento es inevitable para todos los que somos Humanos. El trato implacable y duro que nos aplicamos con pensamientos y actos negativos no va a dar buenos resultados. Eso no funciona. Lo único que logramos con eso –y esto sí es seguro- es que nos sentiremos incompetentes, carentes de habilidades, inútiles, defectuosos. Nuestra Autoestima acabará, sin ninguna duda, afectada y bajará y el propio Autoconcepto perderá puntos. Se sabe que un tratamiento más compasivo y amoroso sería una motivación extra para mejorar.

 

La autoexigencia no lleva directamente a la excelencia: es más posible que lleve a la frustración y al fracaso personal. Y si uno no logra tener su propio respeto ningún otro logro podrá sustituir a este.

 

La tolerancia y la benevolencia son buenos aliados en esos momentos en que la insatisfacción personal nos abruma. Desde el Amor Propio todo se hace mejor. No hay que formar una alianza con los demonios para atacarse con más dureza, sino que se puede y se debe llegar a un mutuo acuerdo con todos los Yoes –especialmente con los que ponen las zancadillas- para  que colaboren en el Mejoramiento con ilusión, con Amor, paciencia, acompañamiento, comprensión, y otra vez Amor.

 

Leí una frase que me pareció rotunda para explicar la intolerancia que aplica la autoexigencia. “Si alguien me tratara como me trato yo a mí misma, le denunciaría por malos tratos”. El grado de crueldad y severidad que se puede alcanzar es inadmisible. Está bien un poco de exigencia cuando uno se descubre que es un poco vago, que aplaza las cosas importantes innecesariamente o que elude sus responsabilidades; en esos caos sí es posible que está bien un poco de mano izquierda pero buscando el equilibrio: un poco de exigencia y un poco de tolerancia, un poco de rigor y un poco de comprensión.

 

Ser autoexigente –y peor aún ser excesivamente autoexigente- es una mala opción si eso va a llevar a la intolerancia, al rigor desmesurado, a una intransigencia terca que hará que la relación con uno mismo se convierta en ingrata, o a cualquier situación de desamor o desprecio.

 

Tal vez sea interesante rebajar el nivel de intolerancia, ablandar el rigor, quitarle el veneno a los reproches, ser más comprensivo y amarnos. Hacer todo esto será, sin duda, una buena decisión.

 

Te dejo con tus reflexiones…

 

Francisco de Sales

 

Si le ha gustado este artículo ayúdeme a difundirlo compartiéndolo. Gracias.

Leer más…

9308318688?profile=RESIZE_710xEL SENTIMIENTO DE CULPA EN LOS NIÑOS NO AMADOS

vídeo de 8 minutos:

https://www.youtube.com/watch?v=J2CiFpoeOno


En mi opinión, los niños que vivieron una infancia en que la carencia de amor y atención fue notable, en la que no se vieron atendidos emocionalmente, sintieron que eran nada y que no importaban a nadie, la tristeza fue su más fiel compañera, o los que lloraron sin ser consolados…arrastrarán una pena atormentada y un trauma importante que afectará a su Autoestima directamente y a su vida en general.

Los niños en cuya infancia sintieron la frialdad sentimental de una madre que no les atendía, o un “padre ausente” –y hay que recordar que aunque estuviese físicamente, si no se le sintió como un padre porque no ejerció como tal, fue un “padre ausente”-, o no tuvieron refuerzos que afianzasen un buen Auto-concepto… andarán desorientados por su vida, sin una base firme sobre la que asentar su persona y su personalidad, inseguros, desubicados, propensos al desconcierto personal… y con un fondo de tristeza notable.

Leer más…

CONFERENCIA EL ÁRBOL DE LA ENSEÑANZA Y SANACIÓN

9308303263?profile=RESIZE_710x

UNA SESIÓN MUY ESPECIAL LA DE ÉSTE DOMINGO!

RESUMEN DEL VIDEO:

1.- LAS ÚLTIMAS GUÍAS DE LA RUTA DE VIDA, DEL SER Y HACER PARA DAR PAZ A TU CORAZÓN EN TIEMPOS DE CAOS Y LOCURA QUE ESTAMOS VIVIENDO Y AUN MAS:

2.- AUMENTAR TU FRECUENCIA Y PREPRAR TU SER PARA SER LA NUEVA SEMILLA BÚDICA DE LA NUEVA 6a. HUMANIDAD!

3.- TOMAMOS COMO BASE LA SABIDURÍA ESENIA DEL ÁRBOL DE LA VIDA.

4.- INTEGRAMOS NUEVOS ELEMENTOS PARA UNA COMPRENSIÓN E INTEGRACIÓN SIMPLE Y PROFUNDA.

LA TRANSFORMACIÓN DISPONIBLE AL ALCANCE DE TODOS.

5.- HICIMOS UNA SANACIÓN DE REGERACIÓN Y REJUVENECIMIENTO A TRAVÉS DEL TIMO.

6.- EL CUADERNO DE TRABAJO EN PDF DE LA CONFERENCIA YA ESTÁ DISPONIBLE EN NUESTRO CANAL DE TELEGRAM "UN NUEVO CIELO, UNA NUEVA HUMANIDAD" TE INVITO A QUE TE UNAS.

 

 

 

 

9308313469?profile=RESIZE_710x

PARA VER OTRAS CONFERENCIAS ÚNETE A MI CANAL DE YOUTUBE 

https://www.youtube.com/channel/UCQTlF-eNY8T4OQ5sfgQRihA

 

 

PARA EL PDF Y VER LAS DEMÁS CONFERENCIAS Y MUCHOS MATERIALES

ÚNETE A MI CANAL DE TELEGRAM.

9311045875?profile=RESIZE_710x

https://t.me/joinchat/v3yRny1KVABmMzMx

 

Leer más…

EL FANTASMA DE MIS MIEDOS SOY YO

9293961852?profile=RESIZE_710x

EL FANTASMA DE MIS MIEDOS SOY YO

 

 

En mi opinión, si no permitiésemos que el fantasma del miedo se inmiscuyera tanto en nuestros asuntos, y si no le diésemos tanto protagonismo y poder, nuestra vida –sin ninguna duda- hubiese sido y sería muy distinta.

 

¡Hay tantas cosas que no hacemos por miedo!, ¡tantos deseos se han quedado en el aire!, ¡tantos sueños que han muerto en el pensamiento!

 

Es curioso que concedamos tanta omnipotencia a algo que no tiene entidad y que sólo existe en nuestra mente. Miedo es “angustia por un riesgo o daño real o imaginario”. Entiendo la angustia cuando el miedo es real, pero… ¿y cuando sólo es imaginario? Porque imaginario es la mayoría de las veces; se mueve en esa delgada línea entre la excesiva y desproporcionada prudencia y el temor que también se basa sólo en suposiciones negativas y pesimistas.

 

Miedo es también “recelo o aprensión que alguien tiene de que le suceda algo contrario a lo que desea”. Nos quedamos sin hacer multitud de cosas por eso de que puede suceder lo contrario, pero… ¿y si no sucede lo contrario? Nos frena en demasiadas e innecesarias ocasiones el miedo a que salga mal, pero… ¿y si no sale mal? Está claro que si no se prueba, si no se hace, nunca se sabrá si el resultado sería el deseado o el contrario.

 

El miedo es, también, ese fantasma imaginario que oímos deambular por nuestro interior proclamando peligros, presagiando fracasos, cortando de raíz los deseos y los sueños con la única fuerza de su recelo y su pánico -infantil en la mayoría de las ocasiones- y sin más base que la desconfianza y sus muchas dudas. Los fantasmas, los monstruos, los impedimentos y los miedos sólo viven en la mente. Si queremos que sigan que lo hagan como invitados, pero sin derecho a voz ni a voto.

 

Cuando uno tiene seguridad en algo que quiere emprender, o tiene confianza en sí mismo porque ha demostrado ser sensato y fiable, o tiene una fe que no admite interferencias, entonces el miedo rebaja su potencia frenadora a ser cierta prudencia y una advertencia –que esa es su verdadera función- y entonces deja de ser un impedimento.

 

El miedo es, también, para desgracia de quien lo padece, una muralla que separa lo que es de lo que podría alcanzar a ser. ¿Quién crea el miedo? Si nuestra mente fuese un poco más lista de lo que es, se daría cuenta de que es ella misma quien crea el miedo. Si uno es capaz de percibir esto con claridad, y es capaz de discernir entre insensatez y osadía, y cuándo la osadía es motor necesario y cuándo es locura, podría deshacerse de la mayoría de esas imaginaciones a las que llamamos miedo.

 

Lo que está claro es que el miedo en demasiadas ocasiones se excede en la función de ser consejero –en forma de advertencia o sugerencia- y se convierte entonces en un rígido castrante que impide hacer. Puede estar bien tener un “miedito” que nos frene un poco antes de cometer una locura, pero que no tenga la suficiente fuerza como para impedir que sigamos adelante si eso es lo que REALMENTE queremos. El miedo tiene como una de sus funciones protegernos avisando de los riesgos, pero uno sólo  tiene que tener en cuenta ese aviso y hacer después lo que quiera hacer.

                                                                                                               

Si se dejan salir los miedos, o los echamos con contundencia, quedará en nuestra mente un amplio espacio en el que poder vivir los sueños. ¿Por qué mueren los sueños? Por miedo. Y no es que sea malo tener miedo, lo malo es dejar que nos imponga y domine, que sea él quien presida nuestra vida y nuestras decisiones. Por eso se dice que “valiente no es aquel que no tiene miedo, sino el que sabe conquistarlo”. Echar al miedo de ese puesto que ha usurpado es tomar el mando consciente de nuestra vida.

 

“Hazlo. Y si te da miedo, hazlo con miedo”. Así se dice. Así ha de ser. “Lo que temes te controla. El miedo no está afuera, en la vida, sino en tu mente. Las dificultades se pueden superar”.

 

Los miedos patológicos se solucionan con la ayuda de un psicólogo. El resto de miedos se solucionan dejando de tenerles miedo. El miedo al miedo es el peor de los miedos.

 

Los miedos requieren TODA nuestra atención. Sabemos cómo y cuánto nos perjudican así que estará MUY BIEN que los enfrentemos y nos deshagamos de ellos. Aquí tienes algunos enlaces con información, pero busca y busca y busca hasta que tengas este asunto resuelto.

 

¿CÓMO SUPERAR LOS MIEDOS?

https://buscandome.es/index.php/topic,18331.0.html

ACABAR CON TODOS LOS MIEDOS (Rafael Santandreu)

https://www.youtube.com/watch?v=tDhjZe9kYzk

CÓMO ACABAR CON LOS MIEDOS (Mario Vaena)

https://www.youtube.com/watch?v=mNsJRIqZlPM

 

“El miedo es la emoción más difícil de manejar. El dolor lo lloras, la rabia la gritas, pero el miedo te atrapa silenciosamente en tu corazón”. (David Fischman)

 

Te dejo con tus reflexiones…

 

Francisco de Sales

 

Si le ha gustado este artículo ayúdeme a difundirlo compartiéndolo. Gracias.

Leer más…

PENSAMIENTO

9279880871?profile=RESIZE_710x

"Un materialista tiene muy poco poder en el plano de los pensamientos y de los sentimientos, porque se identifica demasiado con el mundo físico, material: no tiene fe en las posibilidades del mundo interior, e intenta incluso borrar las señales de ese mundo.
Evidentemente, el peligro para el espiritualista es que, a partir del momento en que tiene las posibilidades de cambiar la corriente de sus pensamientos y de sus sentimientos, de transformar su pena en alegría, su descorazonamiento en esperanza, se imagina que también puede cambiar fácilmente el mundo exterior. ¡Pues no! Mediante nuestras facultades psíquicas, podemos entrar en contacto con el mundo espiritual y vivir ahí en la luz, el amor y la alegría. Este mundo es una realidad, pero no una realidad concreta, material. El mundo objetivo y el mundo subjetivo, existen, el uno y el otro, y no hay que confundirlos, sino conocer las correspondencias que existen entre ambos para ajustarlos."

Omraam Mikhaël Aïvanhov

 
 
 
Leer más…

9276714663?profile=RESIZE_710x

NO DEBEMOS IMPEDIR QUE OTROS VIVAN SUS PROPIAS EXPERIENCIAS

 

 

En mi opinión, en mi vida personal han sucedido cosas que me han llevado a darme cuenta de algo que no me ha sido fácil comprender y aceptar hasta que ya se convirtió en algo tan evidente, tan claro y rotundo que es imposible seguir negándolo.

 

Esta dificultad para aceptarlo me viene de ese sentimiento –que no sé de dónde surge- de que hay que ayudar a los otros siempre, incluso aunque no lo hayan pedido y no lo deseen. Parece que no somos conscientes de que con esta actitud estamos menospreciando al otro y a su capacidad de resolver sus propios asuntos. Muchas personas creen estar en posesión de la verdad y ser más listos que los otros y piensan que pueden –y deben- evitarles el dolor y el sufrimiento. Y con su actitud tal vez estén interfiriendo innecesariamente en las experiencias que los otros tienen que vivir.

 

Esta actitud la arrastramos y ponemos en práctica sin pensar en cada ocasión si es la adecuada y si tenemos derecho a inmiscuirnos en la vida de los demás indicándoles, de algún modo, cómo tienen que ser, qué sí y qué no tienen que hacer, qué es y qué no es lo correcto.

 

Lo que he descubierto, y en este momento estoy convencido de que es así, es que no tenemos que intervenir de ningún modo en ciertas experiencias personales de otras personas. Nuestra intervención sólo serviría para aplazar esa experiencia –que antes o después tiene que vivir para su aprendizaje y evolución- o serviría para impedirle que aprenda a ser él mismo, y que crezca y se desarrolle.

 

En ningún momento sabemos si las experiencias que el otro tiene que vivir, aunque aparenten ser dolorosas e innecesarias, en realidad son imprescindibles, ya que hay cosas que no se aprenden solamente con la teoría sino que necesitan ser experimentadas para su correcto aprendizaje. Es complicado quedarse impasible ante el sufrimiento ajeno, pero es conveniente tener objetividad y estar muy atento para no interferir en lo que no debemos obstaculizar.

 

A veces cuesta trabajo comprenderlo, pero las personas –incluidos nuestros seres queridos- tienen que vivir sus experiencias aunque nosotros seamos afectados por ello directa o indirectamente, incluso aunque con nuestro quedarnos sin intervenir tengamos que sufrir.

 

Esa sobreprotección que a veces ejercemos –o pretendemos ejercer- sobre los otros tal vez no sea buena. No quiero decir que en ningún caso haya que intervenir y que siempre haya que dejar que los otros se estrellen: en algunos casos pueden tener efectos realmente dramáticos sin cumplir una función útil, y ahí es donde ha de mostrase la capacidad atenta de discernimiento para saber cuándo intervenir o cuándo dejar que lo que sea trascurra a pesar de sus previsibles resultados. Porque solucionar sus “problemas”, incluso aunque no lo soliciten, impide que aprendan por sí mismos y puede derivarles a que no crean en sí mismos y siempre busquen que sea otro el que les solucione sus asuntos. A los otros hay que dejarles espacios para que desarrollen sus habilidades, para que venzan sus inseguridades, para que sean independientes y aprendan de sus “errores”.

 

¿Qué derecho tenemos a interferir en la vida de los otros?, ¿por qué creemos que los otros tienen que hacer lo que nosotros creemos que tienen que hacer?, ¿por qué no erigimos en sabios, en jueces, en sabios?

 

Hace muchos años me contaron algo de la India que me hizo entender perfectamente lo que me querían decir –aunque cuando he estado allí he comprobado que no es cierto-; me contaron que si en la India un camión atropellaba a una persona, y esta quedaba gravemente herida, nadie se encargaba de llevarla al hospital para que se curase, porque tal vez su experiencia era morir atropellado por un camión. El ejemplo me sirvió.

 

Cada vez que pretendemos ayudar a alguien conviene comprobar si nos mueve una caridad real –y que es apropiada en ese caso- o es un ego grande quien nos hace actuar. ¿Buscamos ayudar o lo que queremos es lucirnos?, ¿realmente nos necesita o nos inventamos que nos necesita?

 

La responsabilidad de cada vida es un asunto personal en el que no siempre es necesario ni recomendable intervenir. De los errores propios se aprende la tolerancia a la frustración. Aprender es una constante en el Ser Humano pero no siempre es uno quien tiene que “enseñar” a los otros.

 

Todo lo anterior es algo que cuesta trabajo aprender a hacerlo bien, pero con la observación atenta y la reflexión se consigue. Encontrar el equilibrio, la serenidad, y la sabiduría para hacerlo bien es complicado. Pero conviene hacerlo.

 

Te dejo con tus reflexiones…

 

Francisco de Sales

 

Si le ha gustado este artículo ayúdeme a difundirlo compartiéndolo. Gracias.

Leer más…

VIDEO Y PDF 5 GUÍAS PARA EL NUEVO SER HUMANO

9266505472?profile=RESIZE_710x

Videoconferencia y PDF de nuestra sesión de hoy.

GUÍAS PARA LA TRANSFORMACIÓN.

1.- Bendición y sanación Esenia. Elevamos nuestra frecuencia al amanecer con una oración y sanación corta simple y poderosa.

2.- La Paz. Al medido día reconocemos quienes somos a través del puente de la paz.

3.- Balance semanal. Una gran herramienta para en un período de tiempo corto identifiquemos nuestros pensamientos y sentimientos limitados.

4.- La Conciliación. Te enseño como hacer una esfera de Luz y a conectar de tu YO superior a tu Yo inferior en amor le recuerde su Misión Álmica en ésta reencarnación. Un ejercicio poderoso para que cada semana tengas mini ascensiones y aproveches al máximo en tiempo Kairos.

5.- La Consciencia. Al llegar a éste nivel comienza la conversión a Ser Humano Búdico. Comienza la comprensión de nuestra consciencia individual a la colectiva.

9266513498?profile=RESIZE_710x

EJERCICIO DE SANACIÓN DEL TIMO.

EL timo tiene una gran influencia en nuestros cuerpos.

Esta pequeña glándula influencia directamente sobre nuestro Sistema Inmunológico y la producción de células T.

Es nuestro reloj de arena. Calcula el tiempo de nuestra reencarnación.

Se expande y se encoge dependiedo del equilibrio de nuestros cuerpos y con ello acelerar o alentar el proceso  de entropía y muerte física.

Reactivando nuevamente las funciones de nuestro Timorecuperamos la alegría de vivir.

Te enseño como reactivarlo, equilibres tus cuerpos y rejuvenezcas tus cuerpos.

Disfruta el video!!!!

El pdf lo comparto en el grupo de Telegram junto con mas videos y pdf.

Te espero en nuestra comunidad Un Nuevo Cielo una Nueva Humanidad.

https://t.me/joinchat/v3yRny1KVABmMzMx 

Bendiciones

Manuel

 

 

Leer más…

HAY QUE DEJAR MORIR A LOS MUERTOS

9263315090?profile=RESIZE_710xHAY QUE DEJAR MORIR A LOS MUERTOS


vídeo:

https://www.youtube.com/watch?v=dzu8lKaawLs&t=5s



En mi opinión, no estamos preparados para relacionarnos bien con todo lo que tiene que ver con el fallecimiento de un ser querido.

Nadie nos prepara para eso. Es un tema tabú al que, en general, no nos enfrentamos nada más que cuando le sucede a alguien que nos afecta de algún modo; entonces tenemos que salir del apuro urgentemente y como se pueda.

Observo que cuando sale el tema de la muerte en una tertulia muchas personas lo rehúyen, cambian de conversación de inmediato, dicen que les pone mal hablar de ese asunto y piensan, equivocadamente, que no hablando de ello es como si no existiera o como si no fuese a ocurrir nunca. Y no es cierto.

Esa mala relación con algo tan natural y seguro como es la muerte produce efectos graves en algunas personas. Y no sólo graves desde un punto de vista emocional y psicológico, sino también un daño grave al fallecido.

Si le ha gustado este video ayúdeme a difundirlo compartiéndolo. Gracias.

Artículos de Francisco de Sales en: http://buscandome.es/index.php?action...)

instagram: https://www.instagram.com/franciscode...

twitter: https://twitter.com/buscandomeweb1

Visite mi web: www.buscandome.es

Web con poesías y relatos: www.franciscodesales.es

Correo electrónico: buscandome@hotmail.es


Si desea recibir a diario las últimas publicaciones, suscríbase aquí:
http://buscandome.es/index.php?page=59

Todos los videos publicados los tiene aquí:

https://www.youtube.com/c/FranciscodeSalesBusc%C3%A1ndome/videos

#psicologia #autoestima #autoconocimiento #autoayuda #Autoestima #Dios #espiritualidad  #felicidad #Vivir #crecimientopersonal #buscandome #franciscodesales #amor #perfección #mejorar

Leer más…

Mañana conferencia en vivo, sanación y PDF

9263031259?profile=RESIZE_710x

Tengan una noche de paz.
Les saludo desde el corazón y les invito a nuestro encuentro semanal de mañana domingo.


He preparado como tema “El camino del nuevo Ser Humano 3.12”
6 Guías prácticas simples y poderosas que te darán las claves para aumentar tu frecuencia y en tiempos de distopía en ésta encarnación aprendas como acelerar tu proceso de evolución.


Haremos una sanación nueva “LA SANACIÓN DEL TIMO” que entre otras beneficios aumenta el Sistema Inmune;, la energía vital y la alegría de vivir.


Te espero a las 12 del día hora Ciudad de México.

9263031492?profile=RESIZE_710x

Manuel Frutos le está invitando a una reunión de Zoom programada.

Tema: El camino del Nuevo Ser Humano 3.12
Hora: 18 jul. 2021 12:00 p. m. Ciudad de México

Unirse a la reunión Zoom
https://us02web.zoom.us/j/7298716169?pwd=MVBOa3ZqT1NtVklFVjIzZjJaeGIwZz09

ID de reunión: 729 871 6169
Código de acceso: TIMO

9263091693?profile=RESIZE_710x

Puedes también seguir la Conferencia en vivo por Youtube.

Dáclick al enlace de abajo para suscribirte a mi canal y en automático te llegue la notificación.

https://www.youtube.com/channel/UCQTlF-eNY8T4OQ5sfgQRihA

9263096859?profile=RESIZE_710x

Para tener acceso a otras conferencias y descargar el pdf, ingresa a nuestra comunidad, "UN NUEVO CIELO UNA NUEVA HUMANIDAD"

Dá click al enlace de abajo.

https://t.me/joinchat/v3yRny1KVABmMzMx

Bendiciones

Manuel



Leer más…

YO SOY LA VIDA

9260128065?profile=RESIZE_710x

YO SOY LA VIDA

 

 

En mi opinión, aprender requiere la predisposición a aprender. Parece muy obvio, y lo es, pero detrás de esta apariencia se encuentra la verdad de lo eso representa.

 

Ya sabemos que hay asuntos que necesitamos desaprender previamente antes de pretender poner una idea sobre otra idea. Se dice, con toda la razón, que “lo difícil no es incorporar ideas nuevas, lo difícil es sacar las viejas” porque generalmente están muy arraigadas y creemos firmemente en ellas hasta que un baño de humildad, o una golpe fuerte de la vida, nos obligan a reconocer la invalidez de lo que hasta entonces considerábamos como veraz.

 

La vida, como concepto, es algo ajeno a nosotros, algo que ha transcurrido sin nuestra presencia y tiene visos de continuación incluso cuando nosotros ya no continuemos. Pero…sin mí, no existe mi vida. Si yo no estoy, vivo y en el mundo, la vida no existe porque no estaría en ella. Sólo toma sentido con mi presencia en mi vida.

 

Soy un milagro. Soy parte de la magia. Con mi presencia construyo la fracción que puedo aportar. Soy trascendental.

 

Poder decir “YO SOY LA VIDA” con toda la consciencia de lo que eso significa e implica es una enorme responsabilidad que requiere de una humildad incorruptible que no tambalee. Soy pequeño: poco más que nada, y soy grande: absolutamente inabarcable.

 

Karlfried Graf Dürckheim escribió: “La verdadera humildad no consiste sólo en no querer parecer más de lo que uno es. Es también aceptar ser más de lo que uno parece ser. Hay una falsa modestia que es, sencillamente, miedo a las responsabilidades”. Rotundo. Más claro no se puede decir.

 

Esto se refiere al Ser que realmente somos, al que se le presupone una modestia que no debe ser desbancada por los intentos del ego de querer sobresalir dándole la vuelta al sentido verdadero de la frase y ponerse unos galones que no le corresponden. Uno es grande en su vida. Uno es todo. Uno es el Dios de su Universo Personal.

 

Hay que aprender a manejarse bien en la grandiosidad –sin rechazarla- y en lo más humilde; hay que aceptar que dentro conviven Dios y el diablo. Y hay momentos en que son indisolubles y uno puede ser, con facilidad y al mismo tiempo, uno u otro. Se ha de aprender a no escandalizarse cuando es el diablo quien toma el mando –pero no permitir que se quede mucho tiempo en el cargo- y hay que gozar la delicia de sentirse eterno, o feliz, o pleno, o en paz.

 

La toma de conciencia y consciencia de “YO SOY LA VIDA” exige una responsabilidad que obliga a conseguir que la propia vida tenga un significado sagrado. Entender ese significado, aprehenderlo y comprenderlo, es una comprensión de la trascendencia que tenemos cada uno más allá del despistado que anda malgastando su tiempo de estancia en el mundo. Si uno integra esa idea dentro de sí, su vida no puede seguir siendo igual. Si uno comprende su lugar en el mundo, en la historia, tal vez en el proceso de desarrollo de la especie Humana, o su responsabilidad en el Plan Divino –si es que éste existe-, no puede seguir siendo igual.

 

Soy la vida hasta que ésta deje de ocupar el lugar principal en el que reside. Viajo del cielo al infierno con el mismo equipaje. Contengo mi Creación dentro de mí. Estoy en mi Camino. Sufro. Lucho. Amo. Vivo. Soy un latido y soy TODO. Soy divino. Haré de mi corazón un lugar de acogida y de mi alma un Paraíso.

 

Yo Soy la Vida. Aceptar la responsabilidad de asumir esto hace cambiar lo que uno es, porque todo adquiere una dimensión que sobrepasa lo cotidiano. Uno se engrandece. El valor de lo que uno es se multiplica. La responsabilidad crece y todo adquiere otra magnitud.

 

“LA VERDADERA HUMILDAD ES TAMBIÉN ACEPTAR SER MÁS DE LO QUE UNO PARECE SER”. Que el ego no se ponga una medalla por esto, que no se entrometa, que sea tu alma quien asuma esto y que la humildad aprenda de esto lo que tenga que aprender.

 

Te dejo con tus reflexiones…

 

Francisco de Sales

 

Si le ha gustado este artículo ayúdeme a difundirlo compartiéndolo. Gracias.

Leer más…

EL MEJORAMIENTO PERSONAL NO SE ACABA NUNCA

9249963484?profile=RESIZE_710x

EL MEJORAMIENTO PERSONAL NO SE ACABA NUNCA

 

 

En mi opinión, este título –que dice la verdad- parece bastante desesperanzador. Casi consigue que se quiten las ganas de seguir en este Proceso más o menos consciente en el que algunos estamos metidos para lograr lo mejor en el Mejoramiento y Desarrollo Personal.

 

El día que escribo esto ya llevo 34 años en este Proceso, con momentos de más atención e involucramiento personal y momentos en que parece que no le dedico atención y estoy en otras cosas. He escrito “parece”, porque quien decide ponerse en marcha ya no para nunca.

 

Si uno es consciente, los avances son más notables. Si uno no es consciente pero ha dejado instrucciones en el interior para seguir a pesar de la desatención, parece que sí sigue funcionando aunque sea en segundo plano y a un ritmo más lento.

 

Por lo que he comprobado en experiencia propia, y por lo que he escuchado de algunas personas que ya llevan años en el Camino, cuando uno cree que ya se puede relajar, que ya ha evolucionado y desarrollado bastante, aparecen nuevos asuntos personales a revisar, nuevas situaciones en las que se puede progresar, nuevos aspectos que se pueden mejorar.

 

Y esto, por supuesto, lejos de ser un motivo de frustración y decepción, ha de ser un confortador incentivo para seguir adelante. El descubrimiento de que aún se puede seguir mejorando es alentador. Uno toma consciencia de que su potencialidad aún se puede desarrollar más. Y uno mismo –y no su ego- se emociona. La emoción animadora y optimista es la que tiene que ser preponderante por encima de cualquier otra.

 

Uno no alcanza a ver el final –como ingenuamente pensaba que sí vería cuando empezó este Proceso- y entonces –como ya has leído- uno ha de tener cuidado para no dejarse llevar por la desesperación o por la frustración. A esas alturas del Camino se supone que la relación con uno mismo es cordial y amorosa, llena de comprensión y con un poco de sabiduría, y entonces ya debiera ser sencillo llegar a un acuerdo de buena convivencia, de sentirse satisfecho con lo comprendido hasta ese momento, con lo que se ha logrado integrar dentro de sí y ya forma parte de sí mismo, y es el momento en que se puede y se debe sentir paz.

 

La paz puede venir de darse cuenta de que ya se ha hecho un gran trecho de camino, de que hay cosas que son imposibles –como la perfección absoluta en todos los campos y decisiones y el conocimiento exhaustivo en todas las cosas y materias-, y que es mejor aceptarlo de ese modo que oponerse cuando están todas las posibilidades en contra.

 

Comprendemos que somos cuerpo y somos alma, que estamos aquí en las dos formas y que ninguna de las dos se debe desatender. Que la sintonía entre ambas ha de ser cordial y amigable. Que ninguna de las dos ha de tener celos de la otra ya que ambas han de convivir durante un tiempo juntas porque juntas nos forman.

 

La vida sigue hasta nuestro final. El Mejoramiento sigue hasta el último instante. Afortunadamente.

 

Quien ha probado la maravilla que es ir avanzando no quiere dejarlo. Sabe que tras cada aparente caída, tras cada fugaz desconsuelo, tras cruzar el oscuro desierto de la incomprensión aparece la luz y uno mira hacia atrás y ve que se encuentra más alejado del punto de inicio.

 

Uno sabe que sabe algo más que antes, nota que ha avanzado, siente una sensación interna nueva, hay una sonrisa en alguna parte que le anima a seguir y progresar.

 

A veces no se avanza rápido, porque uno incorpora muchas cosas a su mente y ésta ha de digerirlas, ha de confrontarlas con las que ya tenía almacenadas y decidir con cuál quedarse –siempre se ha dicho que es más difícil sacar las cosas viejas que meter las nuevas- y luego ha de volver a colocarlas bien, a relacionarlas con las existentes, y ha de hacer un sitio para las nuevas que se han adoptado con la intención de que se queden ya para siempre.

 

Sabemos más de lo que aparentamos saber. Y aceptar esto sin que se apropie de ello el ego es una tarea que se ha de llevar en silencio y sin grandilocuentes exhibiciones. El que no sabe, habla. El que sabe, calla.

 

Si estás en este Camino del Desarrollo Personal, enhorabuena. Has tomado el mejor Camino. Es una recomendación muy vieja, pero… “disfruta del camino y no te centres sólo en la meta”. La felicidad no está sólo en el destino sino en el Camino.

 

El Camino que estás haciendo en la mejor de las compañías: tú mismo.

 

Te dejo con tus reflexiones…

 

Francisco de Sales

 

Si le ha gustado este artículo ayúdeme a difundirlo compartiéndolo. Gracias.

Leer más…

9219283459?profile=RESIZE_710x

NO HAY QUE AFRONTAR LA VIDA DESDE LA DESESPERANZA

 

 

En mi opinión, algunas de las aspiraciones imprescindibles de las personas han de ser, entre otras:

 

- Gozar de un optimismo más o menos razonable.

- Tener una Autoestima asentada.

- Vivir una vida en la que el equilibro emocional esté presente a todas horas.

- Alcanzar un estado estable de ecuanimidad.

- Disponer de una objetividad que nunca nos abandone.

 

Se ha empezado a hablar de la Teoría de la Desesperanza, que se refiere a cuando una persona tiene una tendencia, justificada o no, a verlo todo desde el lado negativo.

 

Ni siquiera cuando se confirma que una persona soporta una racha continuada de cosas que no salen bien, o de problemas indeseados, tiene  justificación esa rendición a la desesperanza. Ya dice el proverbio que “la esperanza es lo último que se pierde”.

 

Ni siquiera los efectos negativos que nos suceden a lo largo de la vida autorizan a que el pesimismo o el desaliento sean la base sobre la que vivamos. A pesar de eso, la esperanza ha de permanecer sin desánimo a nuestro lado. Si las cosas salen mal la opción no es la rendición ni el desánimo, sino una reacción serena que nos haga comprender qué es lo que está pasando realmente, en qué estamos fallando, qué tenemos que cambiar. No es necesario buscar maldiciones ajenas ni un mal de ojo ni una confabulación de los demonios o de los planetas: en la mayoría de las ocasiones las cosas que no salen bien son el resultado de una mala planificación. Esto nos invita a una revisión en profundidad de todo.

 

Uno de los riesgos de actuar desde la desesperanza es que el estado de ánimo que nos proporciona puede desembocar, en los casos más graves, en ansiedad o depresión, ya que se va a vivir y actuar desde el pronóstico agorero de que todo va a salir mal y que la desgracia se ha aliado con uno indefinidamente. El Ser Humano necesita confiar en la vida para seguir viviendo.

 

La visión fatalista convierte todo en un gran problema sin solución y esa misma predisposición transforma los propósitos en una profecía autocumplida, o sea, se acabará cumpliendo por el hecho de que uno es capaz de crear lo que es capaz de creer. Henry Ford dijo: “Tanto si crees que puedes, como si crees que no puedes, estás en lo cierto”. Si actúas desde un desánimo fatalista con el convencimiento de que “eso también va a salir mal”, eso saldrá mal.

 

De ese nefasto pensamiento que algunos tienen incrustado de que “los males son inevitables y no hay nada que se pueda hacer” poco bueno va a salir. Esta actitud triste nos convierte en imanes de los males y nos deja vulnerables, sin fuerza ni estímulos.

 

De todo lo anterior se puede deducir que mantenerse en esa actitud es del todo contraproducente, porque es auto-agresiva y negativa, así que a quien tenga esa tendencia le conviene revisarla. No voy a proponer un optimismo desbordante y una ilusión inalterable, porque eso es complicado y no tiene una base estable. “No se deben tomar decisiones ni en los momentos de euforia ni en los pesimistas. En ambos casos serán equivocadas”.

La propuesta correcta está en el primer párrafo de este texto: “Gozar de un optimismo más o menos razonable, Tener una Autoestima asentada, Vivir una vida en la que el equilibro emocional esté presente a todas horas, Alcanzar un estado estable de ecuanimidad y Disponer de una objetividad que nunca nos abandone”. En esto hay que centrarse, por esto hay que esforzarse. Esta puede ser la mejor solución.

 

Llevar a cabo la tarea de modificar esta mala costumbre de estar en el lado desesperanzado es un hermoso acto de Amor Propio que dará un giro beneficioso al modo de afrontar la vida.

 

“Cuando todo te dice que te rindas, la esperanza te susurra que lo intentes una vez más”.

 

Te dejo con tus reflexiones…

 

Francisco de Sales

 

Si le ha gustado este artículo ayúdeme a difundirlo compartiéndolo. Gracias.

Leer más…