Sentires del Alma… Valorar la vida. Por Ashamel Lemagsa.

Amados…

La vida fluye…

Generalmente el Ser Humano, cree que él, puede “torcerle el brazo” a la vida, cuando en realidad él debe fluir con ella, aceptando sus leyes…

Qué significa o implica aceptar las leyes de la vida????

Ceder nuestro timón????

NO!!!!!

De ninguna manera, es aceptar que la vida fluye en el amor y nosotros debemos fluir en su ritmo, sin intentar modificarlo según los mandatos de nuestro ego, pues el amor es la energía que mueve a la vida.

La vida fluye en el amor y cuando hay energías contrarias a él, seguramente surge una rectificación del “desvío” negativo, para que de alguna manera renazca el amor y la armonía, nuevamente.

Una enfermedad, puede ser el “correctivo”, para que modifiquemos emociones negativas, que nos desequilibraron la salud.

Un “accidente”, puede ser una incómoda situación, para corregir hábitos que nos lastiman de alguna manera, como por ejemplo, para comprender que el trabajar más de lo que podemos resistir mental, emocional y físicamente, no contribuye en nada a nuestro progreso tanto económico como social, pues seguramente le dedicamos menos tiempo a la familia y cuando estamos con ella, el cansancio nos nubla la capacidad para conversar o compartir una salida con ella o con nuestros amigos.

Cuando no sabemos amarnos a nosotros mismos, no nos cuidamos y no nos tratamos con el respeto, que nos deberíamos tener a nosotros mismos…

Creemos, que primero están los demás y después nosotros.

Creemos, que descuidarnos cuando comemos alimentos que nos perjudican nuestra salud física aumentando de peso, el colesterol o la presión arterial es aceptable y casi lógico cuando se trata de disfrutar una reunión con amigos, sin tener en cuenta que lo verdaderamente valioso no es lo que se come, sino lo que se siente desde el corazón compartiendo ese instante de amistad, creando y afirmando los lazos fraternales.

Puedo estar a tu lado con un vaso de agua y eso ser suficiente, pues lo más valioso es la amistad que compartimos…

Dime…

Qué sentirías en este instante si tu mejor amigo o amiga, no estuviera más presente en tu vida…?

Si ya no estuviera más en tu lista de teléfono…?

Si no te esperara más en esa esquina de siempre, para ir juntos a tomar un café…?

Si cuando te sientes con la nostalgia de tu “Ex” y recurres a tu amigo para contarle que te sientes triste y no sabes qué hacer si regresar o seguir extrañando… Él o ella ya no está presente en tu sendero de vida?

Si cuando los festejos son las charlas interminables en la playa o en el gimnasio y la promesa de estar siempre presente en los buenos y malos momentos…

Dime cuánto puede “valer” una amistad construida desde el amor de los corazones…?

No tiene precio, la amistad!!!!

Esa amistad es la que te conduce a valorar la VIDA!!!!

Entonces… 

Por qué causa no valoras tu bella vida y la vida de los demás, sean amigos o no tan amigos???

Por qué te demoras en abrazar, en perdonar o en decir “te felicito”, “sigue adelante”, “me siento orgulloso de ser tu amigo”!

Te aclaro, para tu seguridad, que… No estás valorando al ego/ personalidad, estás valorando la vida de quien la está portando en este instante, más allá de los “errores” o aprendizajes que aún no logro incorporar a su vida.

Fluir con la vida es valorarla tal como es!!!!

Es aceptarla, para aprender de ella y con ella, transformando nuestro sendero con más luz…

Pues, aquellas sombras como silenciosos maestros, están allí presentes con la única función de enseñarnos lo que debemos transmutar aprender e incorporar, para valorar la vida.



Valorar la vida es respetarte como Ser Humano portador de la Divinidad, que eres y has llegado a este tiempo para vivir una experiencia Humana, desde tu Divinidad, hacerte consciente de ella a través del profundo respeto hacia tu vida, la de todos y todo lo conectado a ti.

Respetar la vida es no juzgar con ligereza a los demás ni a ti mismo, pues con cada juicio te lastimas y lastimas a los otros, prejuzgas el actuar ajeno y propio, desconociendo los fundamentos que tiene la Vida, para conducirte o conducir a otros por los senderos que ellos mismos , como tú, han construido.



Valorar la vida, es respetar el tiempo y espacio de cada uno, comenzando por nosotros mismos, es decir, la ansiedad de alcanzar un futuro, te retira de este presente… 

Vivir añorando el pasado… no te permite disfrutar el presente.

Dejas de respetar el Presente, por vivir entre el pasado y el futuro, entonces, dejas de escucharte lo que tu corazón siente y tu alma te reclama…

Valorar tu vida!!!!!.

Escucha tu Alma, te habla desde la intuición y el amor nacido del corazón.

Valorar la vida es el profundo respeto que lo expresamos a cada instante desde el amor hacia nosotros y hacia todos y todo.

Cuando se ama y se respeta la vida, comprendemos que todo acto, pensamiento o emoción nos conecta de alguna manera con todos, entonces, si nos dañamos a nosotros mismos, lo estamos haciendo a los demás, los estamos afectando de alguna manera.

Por ello es tan importante amarnos, porque ese amor y respeto hacia nuestra vida, es la vía sólida para que fluya el amor y el respeto en los demás.

Somos UNO cuando logramos fluir según las leyes de la Vida…

El Amor y el Respeto!!!!!

Valoremos la Vida!!!!

Así es!!!



Los Amo!!!



Con Amor, Ashamel Lemagsa.

Vistas: 246

Comentario

¡Tienes que ser miembro de CONEXIÓN UNIVERSAL para agregar comentarios!

Únete a CONEXIÓN UNIVERSAL

Comentario de Raul Torres el junio 3, 2018 a las 10:02am

Me encantó gracias por compartirlo. Namasté

© 2019   Creada por Manuel Frutos.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio