VIVIR ES UN RIESGO Y HAY QUE ARRIESGARSE

En mi opinión, estar en el mundo, y en la vida, y VIVIR, comporta una continuidad diaria de riesgos con los que hay que convivir. No hay otro remedio. Son inevitables.

Lógicamente, uno trata de minimizarlos, de resolverlos rutinariamente, de no dar importancia a los que no tienen importancia, pero están ahí y no siempre se consigue eludirlos o resolverlos bien.

Decir algo conlleva un riesgo, pero callar puede tener el mismo riesgo u otro superior. No se sabe. Correr comporta un riesgo, pero también quedarse quieto, porque no moverse puede ser igual de arriesgado… o más. Hacer y no hacer tienen su riesgo.

Tomar resoluciones, coger un camino u otro, escoger como pareja a una persona u otra distinta, elegir este trabajo o uno distinto… todos los días tomamos cientos de decisiones y no somos conscientes nada más que de las “importantes”, o sea de aquellas que conllevan un riesgo más evidente, de aquellas en las que nos jugamos el bienestar, el futuro, la economía… y las que nos pueden perjudicar emocionalmente.

Cruzar por un paso de peatones, conducir un vehículo, pasar delante de un edificio, bajar las escaleras, decidir qué se quiere hacer con la vida propia, a quién se quiere tener al lado y a quién despedir, qué aceptar y qué desechar… todo tiene un riesgo.

Tomar decisiones implica seleccionar sólo una de entre las muchas opciones, y eso conlleva la posibilidad latente de equivocarse. El sufrimiento primordial a la hora de tomar una decisión es que hay que descartar todas las demás y, salvo que sea muy, muy, muy, clara y perfecta la decisión tomada, siempre va a quedar la duda de qué hubiese pasado si se hubiera seleccionado otra.

El miedo principal en el riesgo que es tomar cualquier decisión es el miedo a uno mismo. A cómo reaccionar “si me equivoco”. Porque detrás de cada “error al decidir” aparecerá una retahíla de reproches, una mala cara, un enfado que durará días, una autoestima afectada… y en lugar de eso, tras cada “error al decidir” –que no siempre es un error aunque lo parezca- deberían esperarnos nuestros brazos abiertos, muy cálidos y acogedores, invitándonos a refugiarnos en ellos; nuestra sonrisa llena de amor y sin ninguna sombra de reproche, la comprensión ante lo sucedido, y la lección que se ha aprendido con esta experiencia. Y nada más.

Si ahora mismo probamos a ver con otra mirada lo que hacemos cada día, lo que decidimos cada día, o cómo nos comportamos, comprobaremos que el riesgo está presente continuamente, y si somos listos deduciremos que es conveniente convivir con él sin temerle, y que es mejor aceptar el resultado de todos los riesgos que tomemos desde la comprensión y no desde el reproche.

Todo es un riesgo y cada uno tiene que decidir por qué se arriesgará. O para qué se arriesgará.

Ahí radica la libertad del Ser Humano y con eso se reafirma la toma de responsabilidad de la propia vida y de los riesgos que vivir conlleva.

Te dejo con tus reflexiones…

Francisco de Sales

Si desea recibir a diario las últimas publicaciones, suscríbase aquí:
http://buscandome.es/index.php?page=59

Si le ha gustado este artículo ayúdeme a difundirlo compartiéndolo.

(Más artículos en http://buscandome.es/index.php?action=forum)

Vistas: 424

Comentario

¡Tienes que ser miembro de CONEXIÓN UNIVERSAL para agregar comentarios!

Únete a CONEXIÓN UNIVERSAL

© 2020   Creada por Manuel Frutos.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio