En la hermosa Atlántida, eran muy felices; papá, mamá e hijo, unión de  fuertes raíces

La madre   ternura de  Ser, Amor puro de lindo amanecer

El padre  un gran hombre, serio, correcto y cariñoso; en su vida era muy prudente y cauteloso

Sabios por naturaleza, hermosos seres de gran belleza

El hijo,  muy alegre, cantor y poeta; su vida pasada, una proeza

Familia hermosa de la Atlántida, se amaron de corazón más allá de sentimiento y razón

Los padres eran sacerdotes de la protección, la Atlántida la amaban de corazón

Un día la maldad en la ciudad se extendió, el anuncio de catástrofe  llegó

Se despidieron de su hijo y  dijeron, hijo tienes que vivir, debes irte para la muerte no sentir

El hijo, no quería irse porque los amaba, sus lágrimas caían  y su corazón se destrozaba

Los padres lo enviaron en una embarcación, su llanto era una marea de perturbación

Miró como levantaban sus manos con valentía, pero su corazón se partía

Llegaron pocos a Menfis -Egipto, todas sus almas angustiadas se  percibían en conflicto

Su  espíritu, en las noches visitaba a sus amados, estaban con los sacerdotes orando y calmados

Un día la desgracia los alcanzo,  ellos unieron sus manos cantando con valor y el mar los cobijó

 De dolor su espíritu gemía,  miró a papá y mamá como se hundían  

Exclamo, adiós amores de mi corazón, los buscare por todas las vidas con alma, espíritu y devoción

Mi alma se enternece de no morir con ustedes, pero algún día los encontraré mis seres

Realizó 7 días de ayuno y oración, horrando sus memorias de corazón

Siglos de siglos pasaron y no los encontraba, vidas de vidas donde no se hallaban

En los tiempos modernos sucedió el encuentro, pero ellos no se acodaban de siglos ancestros

Se conocieron en el despertar, hubo una linda química estelar

Tenían otros hijos, que amaban con el corazón, pero no se acordaban de él, olvidando su razón

 Decía, los amo padres de mi bello sentimiento; ellos  se  asustaron y se fueron de momento

Lloró amargamente no deseaba estar en el ente

Decía al Creador, por favor que  recuerden nuestro amor, no deseo  sufrir  con dolor

Los encontré y se olvidaron de su hijo, ya no me vale llantos ni crucifijos

La enfermedad llego a su cuerpo, ya estaba casi muerto

De repente llegaron al hospital, eran sus padres de  corazón y del amar

Se abrazaron con infinito cariño, ella dijo, te recordamos mi niño

Hicimos la regresión, recordamos  vidas   unidas con  fuerte intención

Te amamos hijo de nuestro corazón, la Atlántida nos unió con pasión

El llanto inundo sus almas, alegría sintió y regreso la calma

Dijo el hijo, gracias Dios, gracias madre y padre; los encontré nunca es tarde

Estamos unidos de corazón, por infinitas vidas de la constelación

Los amo padres con la fuerza creadora, soy feliz en el aquí y ahora

Lagrimas corrieron sin cesar, cerró sus ojos se fue por siempre a descansar.

Yider Elder Araque Cerón

 

 

Vistas: 237

Comentario

¡Tienes que ser miembro de CONEXIÓN UNIVERSAL para agregar comentarios!

Únete a CONEXIÓN UNIVERSAL

© 2019   Creada por Manuel Frutos.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio