LAS RELIGIONES

Todas las religiones están sincronizadas. Parten de una misma fuente de conocimiento verdadero. El problema es que las religiones han manipulado esta información. He hablado con personas muy religiosas que conocían la Biblia, pero realmente lo que sabían, sólo eran frases que habían aprendido de memoria. Es precisamente esto, lo que mantiene a mucha gente en un conocimiento muy limitado, haciendo también que piensen que esos conocimientos son inamovibles y rechazando sistemáticamente cualquier otra ideología o religión. Es cierto que algunas religiones, como el budismo o el hinduismo, están repletas de verdad, al igual que muchos conocimientos existentes en muchas culturas asiáticas. Pero no dejan de estar limitados. Volvemos a empezar la casa por el tejado. ¿Cómo podemos pertenecer a una religión sin saber quién es Dios?. Es ilusorio practicar una religión que habla constantemente de Dios sin saber qué es Dios. Sólo sabemos lo que quieren que sepamos. Así, el rebaño, sólo irá donde diga el pastor. Si el pastor te dice que ciertos conocimientos pertenecen al Diablo, entonces, te olvidas por completo de indagar en ellos. Es como cuando decían que la tierra era plana y nadie se atrevía a ir en barco más allá de lo conocido, porque si llegaban al límite, se caerían. De nuevo aparece el miedo para mantener a la masa controlada. La idea es que no pienses mucho, que para 13 eso están ellos. Tú sigue la senda que te marquen y procura no salirte de ahí, porque si no, el mismo sistema de creencias se ocupará de ti. Cuando hablamos de Dios, hablamos de todo. Dios es el Padre-Madre de la creación y engloba absolutamente todo cuanto existe. Es por ello que dicen que Dios está siempre contigo, ya que tú formas parte de Dios. Dios es la energía del Todo en equilibrio. Todo lo que existe es energía y tiene cierto grado de consciencia. Un minúsculo grano de arena, es energía, tiene consciencia y también forma parte de Dios, de la Creación. Todo es consciencia. Ya es hora de que empecemos a hablar de la verdad, aunque sea difícil deshacerse de esta ilusión a la que llamamos vida. Intenten mirar a través de la jaula. Un ejemplo de la sincronización que tienen todas las religiones, es que no sólo Jesús murió y a los tres días resucitó, sino que a muchos otros avatares “casualmente” les pasó lo mismo. ¿No les parece mucha casualidad?... Nos dicen que si somos buenos, iremos al cielo y que si somos malos, iremos al infierno. El cielo y el infierno están aquí, en la tierra donde vivimos. Ahora es un infierno y debemos intentar que se convierta en un cielo. Así que no debemos preocuparnos, que cuando morimos, no vamos a ninguno de estos lugares. Que nadie piense tampoco que por pertenecer a una u otra religión se va a salvar de algo y que los demás no lo harán. Sólo hay que ponerle un poco de sentido común. Si yo, que he nacido en un País cuya religión principal es la religión católica, pensara que es la religión verdadera y que el que no la practique irá al infierno, entonces, estaría afirmando que la salvación depende de la suerte de nacer en uno u otro lugar. Estaría ligando esa suerte al azar. O sea, que si en vez de haber nacido en Peru, hubiese nacido en la India ¡LA CAGUÉ!. Por favor, respetémonos un poco y dejemos de decir tantas tonterías. En vez de hacernos leer libros religiosos de forma mecánica, deberían decirnos de donde vienen esas frases y su verdadero significado. Es fácil mantenerte dentro del sendero que quieren, cuando te dicen que aprendas algo de forma sistemática y, además, te cuentan una milonga acerca de lo que significa.  

TODO LO QUE EXISTE ES ENERGIA

Todo lo que existe es energía Todo, absolutamente todo, es energía. La diferencia entre una cosa u otra, entre un ser u otro, es el grado de vibración, el grado de consciencia. No existen más diferencias, salvo el raciocinio que tenemos los humanos y del que carecen los demás seres. Todos estamos dentro de una misma escala vibratoria. Todo vibra, lo que vemos, lo que no vemos, lo que percibimos y lo que no percibimos. No existen espacios vacíos de energía. Formamos un Todo. Somos parte de un Todo, de una Unidad. Un grano de arena y yo, estamos dentro de ese Todo. Cualquier ser vivo y yo, formamos parte de esa Unidad. Dios creó todas las cosas y todos los seres y, todos juntos, conformamos la creación. Nos basamos en una percepción desde los sentidos físicos. Percibimos lo material. La materia es un estado básico de energía. Tiene un determinado grado de vibración. Sin embargo, sabemos que la radio, la televisión o el teléfono, funcionan… Pero no vemos las ondas que transmiten toda esa información. Entonces ¿esas ondas existen o no?. Ciertamente existen, al igual que existen otras muchas cosas que no percibimos por los sentidos físicos. Todo emite energía. Nosotros emitimos energía. Intercambiamos energía. Los virus, al igual que las bacterias y todo lo demás, son energía. Estos virus, necesitan que el organismo en el que se encuentran, tenga un determinado estado energético para poder desarrollarse. Necesitan un 15 hábitat energético específico para poder crear la enfermedad. Necesitan que el organismo en el que se encuentran tenga un nivel bajo de energía. Es por ello que cuando padecemos estrés o sufrimos emocionalmente, solemos enfermar. A veces entramos a un lugar y percibimos un ambiente hostil sin necesidad de un hecho físico concreto. A veces nos encontramos con una persona que nos hace sentir incómodos sin motivo aparente. Esto ocurre porque percibimos esas energías. Conocemos ciertas fuerzas que actúan en la Naturaleza. La fuerza de la gravedad, la fuerza electromagnética y las fuerzas nucleares. Los científicos, han utilizado la fuerza de la gravedad para describirnos el comportamiento de objetos de grandes dimensiones, como por ejemplo, los astros. Y las fuerzas magnéticas y nucleares, para describirnos el comportamiento de lo que ellos decían que eran las partículas más diminutas, o sea, los átomos. Sin embargo, no sabían cómo hallar concordancia entre las fuerzas magnéticas y nucleares y la fuerza de la gravedad. ¿Cómo es posible que no supieran hallar relación entre estas fuerzas, si todo está hecho de lo mismo, independientemente de lo grande o pequeño que sea?... Es como si te explicaran el funcionamiento de algo, con dos manuales totalmente diferentes y contrapuestos. Pero claro, el funcionamiento siempre es el mismo. Te dicen lo que debes creer y no hagas preguntas. Y si te ocurre algo que no te hayan contado, simplemente ha sido producto de tu imaginación. Y además, tengan mucho cuidado porque es capaz de venir algún chiflado y decir que la Tierra es redonda. Hace muchos años que los científicos sabían que todo es energía. La inmensa mayoría de los mortales, nos enteramos de las cosas muchísimos años después de ser descubiertas. Y eso, si acaso nos enteramos. ¿Sabe usted quién es Nicola Tesla?. Este señor, quizás sea el mayor genio que ha pisado la Tierra. ¿Sabe por qué, seguramente, no lo conoce?, pues simplemente, porque este gran hombre quería desarrollar algún que otro invento que no beneficiaba a ese puñadito de personajes que controlaban el Mundo. Este hombre sabía, hace más de cien años, que podíamos tener energía eléctrica gratis, sin necesidad de las costosas e insalubres instalaciones terrestres. Sabía que la energía se podía transmitir a distancia. Y sabía mucho más. Hizo grandes experimentos y descubrimientos. Cuando murió, en EEUU a principios del siglo pasado, toda evidencia de sus conocimientos fueron confiscados. Así, entre otras cosas, ustedes y yo seguimos pagando la Luz. 16 No puedo imaginarme qué significamos para ellos, cada uno de los mortales que habitamos este Mundo en la ignorancia. El juego continúa y nosotros somos las fichas del juego. Volviendo a la física cuántica, en la búsqueda por conseguir un vínculo entre la fuerza de la gravedad y las fuerzas electromagnéticas y nucleares, los físicos nos hablan de la teoría de cuerdas. Esta teoría es rompedora. Ya que implica reconocer muchas cosas de las que se han mantenido ocultas durante mucho tiempo. Estos conocimientos coinciden plenamente por los argumentados en las actuales corrientes espirituales. El gran Albert Einstein, anduvo mucho tiempo buscando este vínculo entre las fuerzas que gobiernan la existencia… Como él mismo decía, quería saber como pensaba Dios.

EL  ORDEN

El orden es importante para gran cantidad de quehaceres. Entre ellos, para vivir. Nos empeñamos, con constancia, en seguir construyendo la casa por el tejado. Lo que solemos hacer, es poner ladrillos a diestro y siniestro, sin lógica ninguna. Entonces, obviamente, aquello que hemos construido, no suele parecerse a aquello que queríamos construir. Sólo hay que observar un poco. Todos queremos ser felices, tener abundancia, sentirnos plenos en el amor… Todos queremos lo mejor. Está claro que, lo que es y lo que desearíamos que fuera, es bien diferente. Esto ocurre, principalmente, por no saber nada, o sea, por saber únicamente aquello que te han contado y por creértelo. Ocurre por buscar las respuestas en esa “guía de vida” que nos han dado a base de falsos conocimientos y de experiencias concebidas en el seno de una ilusión creada y aprendida. Ocurre porque no somos conscientes de lo que hacemos. ¿Tiene esto solución?. Sí. Sólo que para que ello sea posible, tendrás que eliminar esas dudas y temores, los cuales hacen que huyas de la verdad, de la Felicidad, de la prosperidad... Tendrás que cambiar aquello que te impide ir del infierno al cielo. Entonces, podrás darte cuenta de cómo funciona realmente la vida. Entonces, podrás hacer la casa utilizando un plano, desde la base, con lógica. Y esa casa será exactamente como la imaginabas. En tu vida sólo ocurrirán los hechos que te hagan feliz y dejarás de encontrarte en el caos aparente en el que vives. ¿Cuál es la verdad?. Pues la verdad es muy irónica. Vamos, es para partirse de risa. Digamos que resulta gracioso, siempre y cuando no pensemos en el enorme sufrimiento que nos causa el mantenernos en la ignorancia. Parte de la verdad es esta: todo lo que existe es Dios. Y todo forma Uno. Es como si fuésemos las células de un organismo. ¿Seríamos tan estúpidos de hacerle daño al organismo que nos da la vida?. Pues sí, lo somos. En el instante en que hacemos daño malintencionadamente a algo o alguien, estamos haciéndonos daño a nosotros mismos. Todo está unido, todo forma una energía total. La energía de las personas y de todo lo que existe, se mezcla formando la totalidad de un organismo único. Tenemos sentido de la individualidad, porque somos los granos de arena que forma la playa. Somos una pieza más del engranaje de la maquinaria. Y el correcto funcionamiento de esta maquinaria, depende del correcto funcionamiento de las piezas que la componen. El resultado actual de nuestro comportamiento es el Mundo tal y como lo percibimos. O sea, una mierda. Hemos dicho que todo emite energía. Esa energía, es una onda de información que llega a la Fuente, llega a Dios. Dios es nuestro padre/madre y, como buen padre, intenta satisfacer los deseos de sus hijos. Todo es perfecto. Salvo por el hecho de que no somos conscientes de la energía que emitimos. Por lo tanto, no sabemos qué le estamos pidiendo a Dios. El motivo por el que ocurre esto es el siguiente: dentro de nosotros existe una parte llamada espíritu, la cual es a imagen y semejanza de Dios. Es nuestra esencia, es lo que somos. Esta parte debería estar conectada al procesador de nuestra mente, pero no lo está. Si estuviésemos conectados con nuestro espíritu, la energía que emitiríamos (las peticiones que haríamos) sería, justamente, aquello que nos hace bien. Todos seríamos felices y comeríamos perdices. Por el contrario, lo que ocurre es que nuestros procesadores están conectados a un gran archivo de memoria al que no tenemos acceso desde la mente consciente. Este archivo está lleno de basura, de negatividad acumulada en experiencias pasadas. Y es de aquí de donde salen los deseos que le mandamos a Dios. Y él nos los concede. Así ocurre. ¿Cómo se soluciona esto?. Podemos encontrar libros fantásticos escritos por grandes personas, hablando continuamente de ello. Suelen englobarse en lo que llamamos “espiritualidad”. Internet, libros, revistas, documentales… Hay de todo. Solamente esperando a que lleguemos y abramos nuestras mentes. Pero les adelantaré algo. Si ya sabemos, que aquello que ocurre en el exterior, parte de una conexión inadecuada dentro de nosotros mismos, ¿qué es lo que tenemos que hacer?. Pues, tendremos que buscar dentro y solucionarlo. Si un televisor se avería, ¿dónde buscamos esa avería para arreglarlo?, ¿en la nevera?, ¿en otro sitio externo al televisor?. Eso es lo que solemos hacer. Lo primero que debemos realizar para ver nuestro interior es meditar. Cuando meditas, aquietas la mente, cesan los pensamientos y te desconectas del exterior. Es entonces cuando puedes escuchar tu interior. Existe mucha información de cómo meditar. Tanta como para parar un tren. Así que no profundizaré en las técnicas de meditación. Como dije anteriormente, meditando aquietamos la mente y los pensamientos. Desconectamos el procesador de basura y nos conectamos, poco a poco, con nuestro espíritu, con nuestra divinidad. Al principio, puede costar un poco el desprenderse de todo pensamiento. Pero la práctica, como en todo, hará que pronto desaparezcan. También debemos ir eliminando esas memorias negativas que nos acompañan a modo de lastre. Para ello, hay técnicas como el Ho´oponopono, el EFT y otras, las cuales harán que se vayan eliminando y dejarán ese espacio para que lo ocupe el espíritu. Estas técnicas son muy sencillas. Pueden buscar sobre ello y encontrarán los detalles para practicarlas, o si deceas escríbeme.  Debemos ser conscientes de que el tiempo no existe en la forma lineal con la que lo percibimos. Cada vez que nuestra mente y nuestros pensamientos se desplazan al pasado o al futuro, además de desplazarnos del único momento verdadero, del presente, nos mantiene inmersos en un mundo irreal. Todos los momentos son ahora. Todo lo que es, es ahora. De otro modo, simplemente no existiría……..CONTINUARA………………….

  jesus ludeña....lima-peru

Vistas: 70

Comentario

¡Tienes que ser miembro de CONEXIÓN UNIVERSAL para agregar comentarios!

Únete a CONEXIÓN UNIVERSAL

© 2019   Creada por Manuel Frutos.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio