Tal vez te creas que has estado viajando desde que comenzaste a soñar tu propio sueño. En esa mirada, cansada, ves escrita toda tu vida, tus vidas: tal vez por eso lo del cansancio. Siempre caminando en dirección opuesta al punto de salida, apartando-me de Él, del Cielo, de Mi Creador. Huyendo de la culpa que puse en mi mochila para darle motivos a mi soñado viaje.

Tal vez, y utilizo tal vez porque no se cual es tu caso-pensamiento, en qué lugar del viaje de regreso te encuentras, si esperas a otro hermano o vas por libre, si compartes o si te a dueñas, en cualquier caso creo que da igual, pues Hermano, Tú y Yo, como se dice por aquí, estamos perdidos en el mismo barco. Ni tu ni yo sabemos de esto de navegar en aguas turbulentas, ni siquiera en aguas tranquilas incluso muertas. De aquí, de este sueño tal vez solo podamos salir si despertamos; pero eso genera un miedo descomunal, pues no se lo que es eso de estar despierto de otra forma de la que me he creído hasta ahora, lo que hago cada mañana. Abrir los ojos....que estaban cerrados y seguir viendo el mismo mundo que dejé ayer, antes de ponerme a dormir en mi propio sueño.

La mente (mía) necesita descansar. Eso es un hecho. Está cansada de crear ilusiones, de buscar amparo, de ir de aquí para allá dándose cuenta, si está un poco espabilada, que en realidad siempre está en el mismo lugar, la mente no se mueve, el cuerpo parece que sí, pues es pensado.

¿La lucha contra quién és, si solo proyectas tus propios pensamientos en forma de sombras que tu mismo has etiquetado previamente, antes de exponerlo en el escaparate de tu mundo? De Exposición.

Bendiciones a mis espejos

Vistas: 79

Comentario

¡Tienes que ser miembro de CONEXIÓN UNIVERSAL para agregar comentarios!

Únete a CONEXIÓN UNIVERSAL

© 2019   Creada por Manuel Frutos.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio