Hola seres de luz, hoy voy hablar a cerca del poder de la palabra. Como hemos visto en muchos libros, revistas, radio, televisión,  conferencistas, meditaciones,  redes sociales etc.

Siempre dicen que hablemos positivo para crear nuestro mundo positivo, eso es verdad; pero hoy les voy a plasmar minuciosamente según mi sentir en mi despertar de conciencia.

Yo era uno que decía que el poder de la palabra cambia la vida,  pero casi  nunca  la practicaba, a pesar que escribo poemas espirituales y muchos les gusta, interiormente me contradecía, ya que escribo positivo, era y es de regocijo para las almas de muchos. Yo a veces me sentía vacio, con preocupaciones, dudas, temores por momentos llegaban,  luego se iban, salían y entraban; parecía como una pelota que revotaba, días muy arriba de ánimo y otros días muy abajo.   

Pero así seguía brindando el mensaje de luz. Estos eran mis “errores”  o mejor digamos aprendizajes del espíritu. Cuando alguien me alagaba positivamente me sentía feliz y parecía “súperman” lleno de alegría; pero cuando alguien me hería o ofendía de palabra mi ánimo declinaba sintiéndome triste y abatido. Cuando tenía dinero vibraba alto, con emoción y al terminarse el dinero, sentía miedo de la escasez,  me preocupaba del mañana. Y así en muchos aspectos más.

No tenía estabilidad emocional como me dijo un chaman de la selva “Un ciego guiando a otros ciegos”, estaba en su razón, porque aun no me había preparado interiormente para enseñar a otros.

Leía del poder  de la palabra pero no lo practicaba, eso les pasa muchos. Les daré unos ejemplos:

Decimos en afirmaciones positivas:- “Yo tengo paz interior”. Repitiendo muchas veces esta frase, días, meses y años, pero luego tu familia, amistades, pareja te desestabilizan en el diario vivir y luego dices:- “vivo en tribulación, no puedo más con mis hijos”. También dices:- “Esta vecina me hace dar rabia” (en Colombia por lo generar a la ira le decimos rabia).  En la mañana al levantarte, decretas positivo, pero en el transcurso del día olvidamos lo positivo  convirtiéndolo en negativo.

Otro ejemplo es el dinero, hacemos decretos como “Yo tengo muchísimo dinero” “Yo soy prospero”. Pero en el transcurso del día al ver noticias, o sentir que se acabó algo del hogar, se sienten ahogados y comienzan a decir:- “Hay dios y ahora que haré se va acabar el alimento y casi no tengo plata”.   También dicen:- La economía del país cada día va de mal en peor”.

Entonces  no valen de nada las afirmaciones positivas, ya que luego haces una negación de ella.

Así muchos casos como: para encontrar tu alma gemela, para sentirte alegre, llenar tu soledad, etc… Decretamos positivo y luego negativo que es igual a cero.

Entonces el Universo (Dios), las bendiciones que tenía para darte a ti se estancan.  Es como si uno da un  paso adelante y otro atrás, nunca va llegar a la meta destinada.

Como decía el maestro Jesucristo: - “¿No entendéis que todo lo que entra en la boca va al vientre, y es echado en la letrina?

Pero lo que sale de la boca, del corazón sale; y esto contamina al hombre. Mateo 15: 17-18.

 Imaginen el poder la palabra ya que todo emana del corazón.  

En una universidad prestigiosa de Estados Unidos, hicieron un experimento científico de física cuántica, colocaron en dos frascos de vidrio arroz crudo, uno de ellos fue situado a la entrada del salón y el otro a la salida. El profesor les dijo a los estudiantes, que al frasco con arroz de la entrada le hablaran positivo y al de salida negativo.

Al transcurso de dos días, el arroz de la entrada estaba radiante, mas blanco y había crecido su grano; pero el de la salida estaba podrido (descompuesto) y con gusanos.

Que tan poderosa es la palabra “que da vida o la destruye”.

Los países desarrollados son gente casi toda positiva, que desde el vientre de la madre al bebe le están hablando positivo, en su crecimiento, escuela, colegio y universidad. Entonces se desarrollan bien, que todo se puede hacer y lograr así se viva en un desierto o polo. Mientras que muchos de nuestros países latinoamericanos teniendo toda la riqueza a nuestro alrededor y se vive con mucha pobreza, ya que desde el vientre se infunde miedo, temor, escasez y cuando crecen de la mismas manera. Ejemplos hay muchos como cuando dicen: “Los ricos se van al infierno”, “tú no puedes hacer eso” “hay que sufrir para lograr la salvación”… paradigmas falsos que se transmitieron de generación en generación ingresando al ADN y atrasando nuestro avance.

He aquí lo que las palabras pueden hacer.

 

Hace más de dos meses, comencé a aplicar correctamente el poder de la palabra y les comento que los milagros del universo empezaron a llegar con más frecuencia.  Hablando positivo a todo momento, tanto en mis frases de gratitud con fe al levantarme, también en el transcurso del día. Cuando mi mente me dice como por ejemplo: - Tú no puedes hacerlo, estas triste… Yo le digo:- Yo soy feliz, yo te domino a ti, yo si puedo, yo si lo logro, así que tú me obedeces a mí.

Lo digo con firmeza, valentía y fe, a los segundos desaparecen esos pensamientos no deseados. Luego respiro conscientemente volviendo la normalidad y continúo mentalmente pensando positivo.

Todo es disciplina, valentía y fe.

Para terminar les plasmaré una pequeña historia real que me hace aumentar más la fe cada vez que la recuerdo.

Una mujer,  le nació su hijo con retardo mental, era casi como un vegetal,  cuando iba creciendo tenían  que  darle de comer, beber  y cargar, ya que no caminaba. Ella era una dama muy espiritual.  Cuando su niño tenía ocho años, ella miró por televisión una conferencia que trataba de la fe y poder de la palabra. Le llegó tanto a su alma que la puso en práctica; todos los días decía:-  “Mi niño come solo, camina y me dice mamá”.

Repetía todos los días esas frases con una fe inamovible, no se desanimaba ningún momento al ver que su hijo seguía igual, estaba firme en sus convicciones, “Mi niño come solo, camina y me dice mamá”.  Al cumplir cuarenta días  ella estaba en la cocina y de repente sintió que alguien halaba su falda, pensó que era el perro, pero cuando miró atrás, vio a su hijo de pie que le decía:

 -“Mama, tengo hambre” .

El pequeño  estaba totalmente normal, su madre llorando de emoción lo abrazó y besó dando gracias al Creador.

Bendiciones,

Yider Elder Araque Cerón

 

Vistas: 986

Comentario

¡Tienes que ser miembro de CONEXIÓN UNIVERSAL para agregar comentarios!

Únete a CONEXIÓN UNIVERSAL

Comentario de Yider Araque el mayo 24, 2017 a las 2:34am

Bendiciones hermano Juan.

Comentario de juan camargo el mayo 21, 2017 a las 8:26pm
gracias por esos lindos ejemplos Dios le bendiga
Comentario de Yider Araque el mayo 18, 2017 a las 1:50am

Gracias Querida Amparo, eres amor total, bendiciones.

Comentario de Amparo Caballero Borja el mayo 17, 2017 a las 11:41am

Mi estimado Yider:

como siempre, gracia spor compartir estas aventuras y a veces desventuras en tu camino espiritual, en el cual te acompaño, por la red, con mucho gusto. Te echo porras para que sigas adelante compartiendo.

Comentario de Yider Araque el mayo 16, 2017 a las 8:07pm

Gracias querida Maria, soy tu bello espejo. Bendiciones.

Comentario de maria dolores henao el mayo 16, 2017 a las 7:25pm
Muchas gracias me encantan sus publicaciones. Bendiciones
Comentario de Yider Araque el mayo 16, 2017 a las 5:51pm

Gracias Ruben Darío, Dios te bendiga.

Comentario de Yider Araque el mayo 16, 2017 a las 5:51pm

Gracias querida Lucia Esther, eres amor total. Bendiciones infinitas.

Comentario de Ruben Dario Escobar Zuluaga el mayo 16, 2017 a las 3:27pm

Totalmente de acuerdo amigo!! Que buen mensaje!!

Comentario de Lucía Esther Giamberardino el mayo 16, 2017 a las 3:21pm

Hermoso testimonio y orientación para nuestro crecimiento. Me gustó mucho y como dices " todo es disciplina, valentía y fe".  Mil gracias Yider, bendiciones infinitas y todo mi cariño.

© 2019   Creada por Manuel Frutos.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio