Mientras predicaba ante un gran auditorio, un sacerdote,
para ilustrar el tema que exponía, realizó una dinámica:
Mandó apagar todas las luces del recinto y encendió un cerillo.
Con voz potente pidió a los miles ahí presentes,
que aquellos que pudieran ver la luz de aquel solitario cerillo, gritaran “¡sí!”.


Inmediatamente todos respondieron de manera afirmativa,
formándose un coro que resultó ensordecedor.
El sacerdote dijo entonces: “Así como todos ustedes pueden ver en la oscuridad la luz,
por tenue que sea, cualquier acto de bondad, aunque en apariencia sea insignificante,
brillará en un corazón humano que se encuentre en tinieblas”.



 
Continuando con aquel ejercicio, les dijo:
“Ahora todos aquellos que traigan cerillos consigo,
tomen uno, y los que no, consíganlo con quien sí traiga;
y cuando dé la señal, enciéndalo, por favor”.



 
En cuanto dio la señal, el auditorio se iluminó de tal manera,
que la oscuridad desapareció y aquel lugar tomó la forma de un gran candelabro de pequeñas flamas.




 
Y en ese momento el sacerdote afirmó:
“Si todos juntos hacemos brillar nuestra propia luz, será posible ahuyentar las tinieblas de este mundo”.




 
Anónimo..
Posted by ROLANDO VARGAS

Cuento sobre la bondad

AFINACIÓN DE LA CONCIENCIA PARA ESTE FIN DE SEMANA...

¿Viste Evan el Todo Poderoso? Una película graciosa. El mensaje básico fue que podemos cambiar el mundo con pequeños actos de bondad impensados. No podría pensar en un mensaje más kabbalístico.


Rav Ashlag, el fundador del Centro de Kabbalah en 1922, ofreció una analogía simple que explica esto. Coloca en un lado de la pesa de una balanza semillas que representan caos, oscuridad, dolor y sufrimiento y en el otro lado coloca semillas de ajonjolí que representan la satisfacción ilimitada, alegría, felicidad, y la eliminación de todo dolor y sufrimiento.

Rav Ashlag entonces hizo la pregunta: ¿Cuántas semillas tomaría inclinar la balanza a un lado o a otro? La respuesta es: una. Y así es como nosotros cambiamos el mundo. Esa semilla podría ser una acción de interesarse; una persona decidiendo hacer la diferencia.

Muy a menudo creemos que lo que somos no es suficiente, que nuestros gestos de bondad y amor no harían la diferencia, que nuestra habilidad de restringir nuestro ego no significa gran cosa en la gran balanza de las cosas. Sin embargo, de acuerdo a los kabbalistas, una sola acción puede significar la diferencia entre la oscuridad y la Luz.

Hoy, piensa acerca de lo que una semilla de ajonjolí sería para ti. ¿Qué podría inclinar las balanzas en tu propia vida de basura a dones, de oscuridad a Luz, de egoísmo a dar incondicionalmente?

FUENTE:
Ildjrain Antar Shikan.
shinydemise.com

Vistas: 639

Comentario

¡Tienes que ser miembro de CONEXIÓN UNIVERSAL para agregar comentarios!

Únete a CONEXIÓN UNIVERSAL

Comentario de Manuel Frutos el agosto 4, 2011 a las 12:18am
Gracias a Rossana y a Isabel por participar!
Comentario de Isabel el agosto 1, 2011 a las 10:40am
Gracias por compartir, aunque muchos lo sabemos a veces perdemos el ánimo ante el caos actual. Bendiciones. Que tengas un día maravilloso.
Comentario de rossana el agosto 1, 2011 a las 12:25am
precioso! y lo voy a compartir para que muchos yucatecos lo lean y confien en que poco a poco lograremos algo de justicia en estos momentos que nuestro gobierno está en decadencia.

© 2019   Creada por Manuel Frutos.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio