Desde que NUESTRA EXISTENCIA inició, mucho antes de que fuéramos concebidos como las personas que hoy somos, hemos sido AMOR INCONDICIONAL y esa es nuestra innata naturaleza la cual conlleva amor, armonía y sanación permanente que se manifiestan en una existencia plena de felicidad. . . Todo ello, hasta antes de que adoptáramos como nuestras las reglas cotidianas de la cultura en la cual nos tocó desarrollarnos y, sobre todo, ANTES DE que acontecimientos que calificamos como indeseables, dolorosos, decepcionantes, fatales, humillantes, denigrantes y emocionalmente negativos nos llevaran a ELEGIR cambiar drásticamente nuestra forma de vida y acuñar la frase: “YA NO SOMOS COMO ANTES, YA NO SOMOS LOS MISMOS DE ANTES”. . .

 

. . .¿Antes de qué?

 

Ciertamente TODOS hemos experimentados vivencias indeseables, poco gratas y emocionalmente negativas, pero HICIMOS UNA ELECCIÓN DE CÓMO REACCIONAR ANTE ELLAS y cada día hemos tenido y tenemos la oportunidad de modificar esa elección, por lo que es injusto que nos engañemos y justifiquemos culpando a Dios, a las circunstancias, a las personas o a cualquier otro de cómo nos sentimos ante la elección emocional que elegimos y después de la cual nos transformamos en éstos que somos ahora –que no nos gusta y nos daña-, lo que nos hace vivir añorando a “AQUELLOS QUE ERAMOS ANTES”.

 

AQUIETÉMONOS; experimentémonos a nosotros mismos, sintamos nuestra respiración: como el aire ingresa por nuestras fosas nasales, llega a los pulmones y de allí se extiende por todo nuestro cuerpo renovando la vida. . .  Sintamos el incansable latir de nuestro corazón, nuestras manos; todo nuestro cuerpo nos está gritando: ¡VIVAMOS INTENSAMENTE!

 

NO HAY DOS “YO MISMO”, hay solo uno.

 

Cuando referimos que "queremos ser como antes" inconscientemente nos estamos engañando pensando que ahora somos otras personas diferentes a "aquellas que fuimos antes". . . Seguimos siendo las mismas personas, solo que con elecciones diferentes; LA VIDA SIGUE SIENDO LA MISMA, AUNQUE LAS CIRCUNSTANCIAS SEAN DIFERENTES, pero en el fondo NUESTRA ESENCIA ES INMUTABLE.

 

Desatendamos los patrones sociales que veneran y magnifican el sufrimiento cuando en realidad éste no hace más que atentar contra una vida plena. . . Nosotros NO SOMOS el sufrimiento que nos ha tenido presos, Nosotros SOMOS los que hemos elegido experimentar sufrimiento. 

 

Pero la buena noticia es que somos TOTALMENTE LIBRES en nuestras elecciones y ya es tiempo de que modifiquemos nuestra elección y NOS DEMOS PERMISO de volver a ser "la misma persona que fuimos antes", pues en realidad nunca hemos dejado de serlo.

Jezl/Juenzu/Reiki Fátima

Vistas: 181

Comentario

¡Tienes que ser miembro de CONEXIÓN UNIVERSAL para agregar comentarios!

Únete a CONEXIÓN UNIVERSAL

Comentario de MAYA el mayo 7, 2015 a las 2:39pm

© 2019   Creada por Manuel Frutos.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio