LUGAR: CD. DE MÉXICO, POR LA COLONIA NARVARTE

Año: 2008

MES: DICIEMBRE

NOMBRE: VÍCTOR M.

Cuando llegué a visitarlo a su casa, salió y me saludó afectuosamente aunque hacía un leve rictus de dolor.

Los movimientos del brazo y en general de la parte media de su cuerpo eran fuertes.

El motivo… se había golpeado las costillas al caer en el baño y estrellarse con el w.c.

Realmente ese era el problema menor, era la consecuencia de un mal que arrastraba desde niño…¡ataques de epilepsia!

Ahora ya un hombre maduro tenía que tomar permanentemente medicación y de cualquier forma, eventualmente sufría de esos ataques.

Además de ello, pérdida de la memoria, insomnio y mal humor.

Al término de la primera sanación disminuyó el dolor de las costillas y aparentemente eso fue todo.

Pasaron algunas semanas y 2 sanaciones más.

Los resultados eran cada vez más sorprendentes, regresaba la memoria, el sueño y el buen humor y con ello la eliminación de los ataque de epilepsia, si escribí bien ELIMINACIÓN de los ataques de epilepsia.

Me preguntó que se sentía mejor y que si debía de dejar su medicina. Mi respuesta tajante fue: No dejes de tomar tus medicamentos y asiste con tu médico para que autorice la disminución y en su caso su suspensión.

Cansado de las medicinas y los médicos no me hizo caso y vive feliz y agradecido con sus sanaciones reconectivas.

Me compró varios libros, me pidió folletos y me recomendó con algunos de sus conocidos y familiares; atendí a algunos cuantos, otros no se interesaron. La Reconexión es para todos pero no todos están en actitud de recibirla.

Vistas: 76

Comentario

¡Tienes que ser miembro de CONEXIÓN UNIVERSAL para agregar comentarios!

Únete a CONEXIÓN UNIVERSAL

© 2019   Creada por Manuel Frutos.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio