Milenios de milenios atrás  me envolvías con ternura, me mimabas con amor, dos almas unidas en una, éramos felices  en el paraíso fraternal; hasta que padre y madre Dios universal, nos separo para crecer y evolucionar nuestro ser.

Con lágrimas en nuestros ojos  y caricias inocentes nos despedimos, para seguir nuestra ascensión evolutiva  existencial.

Prometimos encontrarnos y estar unidos de corazón a corazón. Borraron nuestros recuerdos para no sufrir de nuestro dulce amor.

  Nuestras vidas evolutivas eran de angustia, alegría, riqueza, pobreza, maldad, bien, hombre, mujer; con miles de experiencias tras miles de experiencias, pero no te encontraba.

Tiempo  tras tiempo mi alma sentía un vacio inconsolable, mi corazón  te buscaba porque sabía que había perdido un tesoro incalculable, así mi mente no lo recuerde; esperando encontrar el ser de mi ser, el amor de mi amor, la ternura de mi ternura, la fraternidad infinita.

Los hilos de nuestros corazones están unidos, solo padre y madre universal preparaba nuestro encuentro. Después de varias eras  de lecciones te encontré; mi corazón se estremeció de amor y dulzura, nuestras lágrimas no se detenían.

Soy feliz entre tus brazos, me arrullabas con la canción del corazón;  te dije:- te amo mamá, soy feliz.  Con su voz suave y dulce respondió:- te amo hijo, somos felices.

Un silencio universal se dio, nuestras almas se desvanecieron para siempre.

Fin.

YIDER ELDER ARAQUE CERÓN

Vistas: 148

Comentario

¡Tienes que ser miembro de CONEXIÓN UNIVERSAL para agregar comentarios!

Únete a CONEXIÓN UNIVERSAL

© 2019   Creada por Manuel Frutos.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio