Madre, porque me dejaste solito, ahora me cuida un humilde viejito

Te extraño todos los días, me hace falta tus amorosas y dulces melodías

Cuando hace frio, no hay quien me apapache,  el desayuno esta frío y también el chocolate

Siempre fuimos los tres, tú, mi abuelito y mi persona; para mí el sol sin ti ya no  se asoma.

 

Tu bella voz no se escucha en el hogar, siempre me cantabas  con tu dulce amar

Mi abuelito dice, que te fuiste de viaje, pero nunca vi tu equipaje

Solo te vi dormida en una caja de tabla, la gente de ti no habla

Tengo tres añitos, quiero que me hagas tus lindos jueguitos

 

Abuelito, se ve muy enfermo, tiembla mucho escribiendo en su cuaderno

Unas señoras decían,  cuando el abuelo viaje, me adoptarían

No sé esa palabra, yo solo quiero verte llegar y que la puerta se abra

Me duele algo que dicen alma, me siento triste no tengo calma

 

Vuelve mamita de mi corazón, no quiero vivir en esta vida solo de ilusión.

El abuelito cierto día en su silla falleció, él niño  se acercó y lo   abrazo

Estuvo por tres días triste y su corazón se hirió, cerro sus ojitos y murió

La madre y el abuelo lo esperaban, abrazos y besos se daban.

 

De repente desperté, corrí a mi madre y abuelo  los abracé

Tenía 15 años, aprendí a amarlos, respetarlos y no hacer más daños

Me retiré de las malas amistades, me llene de buenas cualidades

Ahora soy profesional, a mi madre la amó y la quiero sin igual.

Gracias Dios por tu bondad, viva mi madre y la moralidad.

Bendiciones,

Yider Elder Araque cerón   

Historia es para despertar conciencias,  este relato no tiene nada que ver con mi vida.

Namaste.

Vistas: 600

Comentario

¡Tienes que ser miembro de CONEXIÓN UNIVERSAL para agregar comentarios!

Únete a CONEXIÓN UNIVERSAL

Comentario de Yider Araque el octubre 29, 2014 a las 7:55pm

Garcias, hermana Lucia, bendiciones!

Comentario de Lucía Esther Giamberardino el octubre 29, 2014 a las 7:56am

Ay! las madres no tendrían que morirse nunca mientras sus hijos son chiquitos, y ningún hijo debiera correr el riesgo de tomar conciencia de lo que es MAMÁ después que mamá partió, me imagino que no debe caber tanto dolor en el corazón. Por eso amar a la mamá el que tiene la dicha de tenerla, aunque a veces haya que "aguantarla" un poco.  Con la mamá hay algo muy especial, aunque tengamos 100 años y mamá se fue hace 50, siempre vamos a tener en algún momento esa necesidad de ver a mamá, sentir a mamá, abrazar a mamá... Yider gracias, como siempre nos haces reflexionar y también alguna lagrimita. Benditas sean todas estas herramientas que nos regalas y que Dios te bendiga por tu tarea. Con todo cariño un abrazo!!!

© 2019   Creada por Manuel Frutos.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio