Reflexión: Sigo viéndome, observándome cuando me doy cuenta, a través de las diferentes formas que el cuerpo me muestra, si me pongo en el lugar de la mente observadora.

Sólo veo el pasado.....Esta mañana en un programa de radio escucho: "Eres tú mismo el reportero de tu vida". Y hostia !!! es verdad. Juan Palomo me viene a la lengua. ¡¡¡ ¿Quién mejor que tú misma (mente que se cree cuerpo) para informar-te de lo que crees que es esto, el tú, el otro, lo otro, tu vida y lo que ves, y te pasa en tu creencia? "Eres tú el reportero de tu propia vida", lo pongo frente a "sólo veo el pasado" y es que no es posible verlo de otra manera. Siempre aparece un yo, el yo al que llamamos ego, también aprendido, porque llamarle -principio de lo falso- sería demasiado largo, tal vez.

Y la lección 7 "sólo veo el pasado" me lleva a los preparativos de un explorador, de un periodista, de un contador de cuentos, qué más da !!!

Parece que siempre tiramos de aquello que aprendimos en algún momento de vida-experiencia y que guardamos en el disco duro de la propia-mente. A mi me aburre, ya. Nada queda al azar. Todo pensado, preparado, listas y más listas. El fallo no forma parte de lo posible, tal vez si lo observo fallo y castigo van unidos. Fallo igual a despiste, igual a no saber, a no estar a la altura, en lugar de fallo igual a aprendizaje, no para otra vez hacerlo bien o mejor, si no más bien para no darle la más mínima importancia a que haya decidido controlar. Dios no Creó el Control, Creó, Crea y punto pelota. Siempre perfecta-mente.

SI crees que "te" has cometido un error, que las has cagado, llama a Dios y di Le que quieres tener una conversación con Él, íntima. Cuenta-Le "tu" historia, sin miedo alguno, encuentra un lugar, un espacio de Paz, de Plena Paz, y sienta-te junto a Él. Mira-te en la observación. Él es tu espejo en ese Instante. Aparece lo sublime, lo más, diríamos aquí y ahora. No hay nada más que ver. Abandonar este pensamiento es mirar a lo falso, a la no verdad, a la creación de la mente que creyó separarse y que se vive en su historia personal de la que huye y huye como si su pecado no pudiera ser perdonado. "Sólo veo el pasado", esa es mi elección en el sueño. Y Dios en esa reunión conmigo-contigo se queda dormido, mientras le cuentas "tus historias" soñando. En verdad Él no oye nada de eso que le cuentas; pero tu te crees que si, y lo sigues utilizando como si de un cuerpo se tratara, sin llegar, por decisión propia a ver lo que hay detrás, en lo que crees y mantienes como tus vidas pasadas, vistas en una vida-experiencia presente.

El Amor de Dios no puede sustituirse, tal vez puede ver-se algo parecido en las relaciones con tus semejantes en esta vida-cuerpo; pero no te engañes, el ego está al acecho y tratará de hacerte creer que eres santo o demonio, indistinta-mente, que eres amor o odio, que necesitas defenderte o abrirle las puertas a ese personaje que ayer tratabas de forma total-mente diferente. El ego es la forma opuesta a Dios, pero Dios no tiene opuestos, pues Él no los Creó. Parece que tú decides....

Bendiciones a mis espejos

Vistas: 94

Comentario

¡Tienes que ser miembro de CONEXIÓN UNIVERSAL para agregar comentarios!

Únete a CONEXIÓN UNIVERSAL

© 2019   Creada por Manuel Frutos.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio