Inteligencia Emocional: Cómo se estructura y la importancia de su desarrollo en el mundo actual

“Cualquiera puede enfadarse, eso es algo muy sencillo. Pero enfadarse con la persona adecuada, en el grado exacto, en el momento oportuno, con el propósito justo y del modo correcto, eso, ciertamente, no resulta tan sencillo.”

Aristóteles, Ética a Nicómaco.

.

Somos seres emocionales. Nuestras experiencias se estructuran desde los juicios sentimentales que hacemos de las percepciones que imprimimos del mundo. Hasta el punto que resulta inútil intentar abstraer las emociones de un pensamiento cualquiera.

.

En los últimos tiempos, la psicología ha empezado a notar este hecho. Y de a poco, ha comenzado a hablarse de un nuevo tipo de inteligencia. La llamada Inteligencia Emocional.

.

A partir de aquí se reconoce a las emociones como una parte intrínseca al ser humano. Estas están presentes y afectan todos los ámbitos de nuestra vida.

.

Tanto es así que nace una nueva apreciación profesional de la inteligencia emocional. De hecho, llega a ocupar un nivel de importancia mayor al del coeficiente intelectual en el camino hacia el éxito.

.

Pero este tipo de inteligencia ha salido a la superficie hace relativamente poco.

.

¿Qué cualidades tiene, y cómo puede beneficiarnos?

Qué es la Inteligencia Emocional

El término Inteligencia Emocional, si bien ya había sido utilizado con anterioridad, fue popularizado por Daniel Goleman en 1995. Este psicólogo estadounidense escribió una obra que tiene por título “Inteligencia Emocional“, estableciendo la relación entre razón y sentimientos. Dice en su libro que los centros emocionales están ubicados en una porción del cerebro que es la más primitiva: el tronco encefálico. Luego de millones de años, esta evoluciona dando lugar a la parte pensante del cerebro: el neocórtex.

.

Dice luego: “El hecho de que el cerebro emocional sea muy anterior al racional y que éste sea una derivación de aquél, revela con claridad las auténticas relaciones existentes entre el pensamiento y el sentimiento”.

.

PDF INTELIGENCIA EMOCIONAL

INTELIGENCIA%2BEMOCIONAL.pdf

.

El pensamiento y el sentimiento entonces no pueden separarse, y aparece una nueva necesidad de desarrollar las habilidades de una inteligencia emocional madura. Esto nos ayudará a entender y empatizar con otras personas.

.

Cinco tipos de inteligencia emocional

Dentro de lo que llamamos Inteligencia Emocional podemos nombrar cinco tipos, o esferas. Estas están ordenadas secuencialmente, yendo de la más básica a la más compleja. En cada una de ellas, a su vez, se desenvuelven distintas habilidades específicas.

.

Veamos cuáles son.

1. Autoconciencia

Esta es la primera esfera de la inteligencia emocional. La autoconciencia es la habilidad de reconocer una emoción en la medida en que se presenta. Es el primer paso para desarrollar esta inteligencia. Crecer en la autoconciencia requiere de un acercamiento a los sentimientos. Si nos acostumbramos a evaluar nuestras emociones, podremos eventualmente administrarlas.

.

En la autoconciencia participa la conciencia emocional, que es la habilidad para reconocer nuestras propias emociones. También es importante la autoconfianza, basada en la seguridad en nosotros mismos, en nuestro valor y capacidades.

2. Autorregulación

La segunda esfera de la inteligencia emocional nos dice que a menudo tenemos poco control sobre cuándo experimentamos las emociones. Pero sí podemos decidir cuánto tiempo la emoción perdura utilizando un número de técnicas para aliviar emociones como enojo, ansiedad y/o depresión.

.

Ejemplos de estas técnicas pueden ser recrear en nuestra cabeza la situación pero con una luz más positiva, salir a caminar, la meditación o rezar.

.

En la autorregulación participa nuestro autocontrol, que nos ayuda a manejar nuestros impulsos. También la integridad para mantener nuestros estándares de las emociones deseadas. Será necesario así mismo el hacernos responsables de nuestros actos. Y también nuestra capacidad para adaptarnos y estar abiertos a nuevos ejercicios.

3. Motivación

La tercera esfera de la inteligencia emocional es la motivación, fruto directo de las metas claras. Además, es necesario aprender a pensar de manera más positiva mediante la práctica y el esfuerzo. Hay que recontextualizar los pensamientos negativos en términos más positivos en la medida en que van apareciendo.

.

En la motivación participa la búsqueda constante por mejorar y lograr los estándares de excelencia. Además, el compromiso con las metas que sean grupales, e iniciativa para estar listo para actuar en cuanto las oportunidades se presentan. Por último, el optimismo nos hará perseguir las metas sin descanso a pesar de obstáculos y tropiezos.

4. Empatía

Esta es la cuarta esfera de la inteligencia emocional, y una de las más polémicas. La empatía consta de la habilidad de reconocer los sentimientos en las otras personas. Mientras más habilidoso seas al descubrir las emociones detrás de las señales de los otros, más control tendrás sobre las señales que les envías.

.

En la empatía, por lo general, puede notarse orientación al servicio, anticipando, reconociendo y solucionando las necesidades de los demás. A su vez, está la percepción de lo que ellos necesitan para desarrollar en mayor medida sus habilidades. Además, también participa la conciencia política, permitiendo leer las relaciones de poder en el grupo.

.

Podrá, en última instancia, percibir los sentimientos detrás de las necesidades y deseos de los otros.

5. Habilidades sociales

La quinta y última esfera de la inteligencia emocional. El desarrollo de buenas habilidades interpersonales es muy importante para lograr el éxito en tu vida y tu futuro. En un mundo que se haya completa y constantemente conectado, el conocimiento técnico está al alcance de todos. Por lo tanto, las habilidades interpersonales son cada vez más importantes. Debes poseer una alta inteligencia emocional para mayor entendimiento, empatía y negociación con los demás.

.

En las habilidades sociales participa la influencia como capacidad de manejar de manera efectiva tácticas de persuasión. También la comunicación para poder enviar mensajes claros. El liderazgo nos lleva a inspirar y guiar grupos y personas. Además, el manejo de conflictos nos será importante, comprendiendo y resolviendo los desacuerdos.

La importancia de la inteligencia emocional

Hemos visto entonces cuáles son los alcances que la inteligencia emocional tiene. Este tipo de inteligencia, al igual que cualquier otra, puede ser entrenado. Necesitaremos comenzar a tomar consciencia de las emociones que se despiertan en nuestro interior. La mayoría de los psicólogos están de acuerdo de que en la búsqueda hacia la realización en nuestra vida, el coeficiente intelectual sólo cumple un porcentaje mínimo.

.

Entonces, la inteligencia emocional no sólo nos brindará un horizonte más ámplio en nuestra vida personal, sino que puede llegar a ser una verdadera ventaja competitiva.

.

Debemos entrar en contacto con nuestras emociones. Redescubrirlas, ya que ellas participan en todos y cada uno de nuestros pensamientos.

.

Es un viaje en el que vale la pena embarcarse, y que puede llevarnos a construir una sociedad con más habilidades para ponerse en el lugar del otro.

.

Encontrarnos con nosotros mismos, como los seres emocionales que somos. Y decidir qué emociones queremos que perduren en nuestra vida, y cuáles no.

.

Nuevamente, la clave está en comenzar a autoconocernos.

 

AUTOR: Lucas, redactor en la gran familia de hermandadblanca.org

FUENTES: 

Vistas: 628

Comentario

¡Tienes que ser miembro de CONEXIÓN UNIVERSAL para agregar comentarios!

Únete a CONEXIÓN UNIVERSAL

Comentario de lucia teresa yarade el julio 8, 2018 a las 1:03pm

© 2019   Creada por Manuel Frutos.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio