CUANDO EL VACÍO SE INSTALA

En mi opinión, hay una situación que se convierte en ingobernable, que afecta gravemente dejándole a uno sin alma, perdido, desconcertado… y es cuando el vacío se instala.

A veces, más veces de las deseadas, un vacío acaparador, insaciable e insondable, se instala sin pedir permiso, sin esperar consentimiento o desaprobación, y se instala con aire de perpetuidad, pretendiendo suplantar a la persona y mandar en ella, y manejar a su antojo el destino.

No se le quiere, como es lo lógico, pero no deja de irrespetar y asola los estados de ánimo dejando una sensación inquietante que no encuentra consuelo por ninguna parte, porque no hay consuelo para quien se siente atrapado por ese vacío.

No hay nada que le rescate a uno de ese penar-pesar, porque una zozobra cruel e implacable controla cada intento de dar un paso, cada uno de los pensamientos, cada respiración.

Son momentos teñidos de tragedia porque la luz no llega, la esperanza aparece desesperanzada y funesta, y lo que nos podía animar no se encuentra con ánimos de hacerlo.

Nada satisface y nada consuela esa desazón indescifrable en la que el propio vacío no permite ver nada más allá del vacío.

“La vida carece de sentido”. Ese es el sentimiento que se percibe, aunque la percepción está equivocada. Todo es penar y tragedia, todo descorazonador, todo lamentable.

Quien haya vivido esa experiencia sabrá que sólo se describe con palabras cargadas de tragedia o con el silencio más penoso.

Cualquier cosa optimista, cualquier luz, quedan asoladas y no pueden llegar a manifestarse.

Para salir de ese estado hay diferentes opciones entre las cuales cada uno ha de seleccionar la que mejor se adapte a su caso concreto o a su personalidad.

La primera puede ser acudir a un psicólogo o psiquiatra y pedirle ayuda. Hace tiempo, eso de ir a uno de esos profesionales era reconocer que se estaba loco. Hoy se ve con naturalidad y no hay que tener reparo en acudir a ellos.

Es interesante que uno trate de averiguar por su cuenta el origen de ese estado. No es lo mismo si se debe a asuntos materiales que si tiene su base en asuntos del alma o espirituales.

Y en este caso la sinceridad ha de ser absoluta e insobornable. Hay que estar dispuesto a admitir la realidad, sea la que sea. Escribo esto porque hay personas que no quieren reconocer la respuesta o situación real cuando no es de su agrado.

En muchas ocasiones ese estado no tiene un motivo real para manifestarse, sino que es resultado de una sensación que no tiene justificación ni base razonada, o es una insatisfacción fruto de planes o proyectos del todo irrealizables –cosas que no se han cumplido o realizado porque eran imposibles-.

En otras ocasiones ese estado se debe a la no aceptación de algún asunto. Uno, inconscientemente, se aferra a una pataleta infantil en la que llega a somatizar sus “problemas” –reales o imaginarios- y eso le lleva a la visión pesimista en que todo le parece un vacío, un sinsentido, todo es insustancial… y nada puede consolar a quien no quiere ser consolado.

Ante ese vacío, las preguntas que uno tiende a eludir pueden dar con la clave. ¿Qué es lo que REALMENTE siento? Y a ese vacío hay que buscarle su nombre verdadero, aunque ese nombre no guste y se rechace, aunque no se quiera reconocer y aceptar.

¿Por qué estoy dolido?

¿Qué es lo que no quiero aceptar?

¿Por qué me castigo con este vacío?

¿Qué o quién dentro de mí me boicotea y me impide llenarlo o deshacerme de él?

A éstas se han de añadir más preguntas, cada uno las suyas propias.

Y una sugerencia: no te conformes con una respuesta del estilo de “no lo sé”. Esa es la respuesta de los que no quieren reconocer algo, o los que no quieren implicarse realmente y prefieren quedar como “tontos” con un “no lo sé” en vez de insistir en la pregunta hasta que se encuentre con su respuesta.

Cuando el vacío se instala es una invitación, personal e intransferible, a conocer su origen para conocerse a uno mismo. Siempre, si se afronta, sale uno engrandecido.

Te dejo con tus reflexiones…

Francisco de Sales

Si desea recibir a diario las últimas publicaciones, inscríbase aquí:
http://buscandome.es/index.php?page=59

Si le ha gustado ayúdeme a difundirlo compartiéndolo.

(Más artículos en http://buscandome.es/index.php?action=forum)

Vistas: 198

Comentario

¡Tienes que ser miembro de CONEXIÓN UNIVERSAL para agregar comentarios!

Únete a CONEXIÓN UNIVERSAL

Comentario de Raul Torres el octubre 26, 2018 a las 1:58pm

Gracias

Comentario de MAYA el octubre 25, 2018 a las 8:47pm

© 2018   Creada por Manuel Frutos.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio