CONEXION UNIVERSAL

ACADEMIA DE SANADORES DE FRECUENCIAS DE LUZ Y AMOR

COMO EVITAR RESFRIARSE AHORA QUE LLEGA EL FRIO

ENVIADO POR NORMA SERRANO



Con la llegada del frío invernal llega también la temporada de los resfriados y la gripe, y el consumo de antibióticos alcanza niveles insospechados.

Esto es absurdo, ya que la mayoría de las infecciones son virales. Frente a una infección viral, los antibióticos no hacen bajar la fiebre ni ayudan a curar más rápido, ya que no tratan la causa de la infección. Tampoco impiden el contagio. Lo único que hacen es destruir la flora intestinal y estimular la aparición de nuevos gérmenes resistentes a los antibióticos.

La curación espontánea

La mayoría de las infecciones virales, como por ejemplo los resfriados, las anginas, la tos o la gripe, se curan solos. "La gripe dura siete días con medicinas y una semana sin ellas",  como dice nuestro médico de cabecera.

Mientras tanto, podemos aliviar sus síntomas con remedios que atenúan el dolor: por ejemplo, los aceites esenciales de menta y de gaulteria para las cefaleas o la infusión de corteza de sauce blanco para los dolores musculares. 

La vitamina C es un poderoso antioxidante -de la que pueden tomarse varios gramos al día- hasta que los síntomas de la enfermedad se atenúen. Reduzca la dosis si le provoca diarrea.

El aceite esencial de orégano también está indicado contra las infecciones; cuanto mayor sea la concentración de carvacrol (compuesto químico que se encuentra en ese aceite), más eficaz será. Pero, ¡cuidado!: el aceite esencial de orégano es extremadamente potente, lo que lo hace especialmente... peligroso. Se puede tomar con una cucharadita de miel, pero si simplemente por error deja caer en la cuchara dos gotas en lugar de una, el dolor que sentirá será inmediato. Tendrá la sensación de que le están carbonizando el paladar con un lanzallamas, y se pondrá a escupir e incluso a gritar. Dado que el aceite puro es demasiado potente, puede tomar aceite de orégano silvestre que haya sido mezclado con aceite de chía de alta calidad. 

El propóleo como activo antimicrobiano: esta resina fabricada por las abejas es uno de los agentes antimicrobianos con acción de más amplio espectro en el mundo. También es una excelente fuente de ácido cafeico y apigenina (un flavonoide), dos compuestos que estimulan la respuesta inmunitaria.

También podrá obtener buenos resultados contra los síntomas de los resfriados gracias a un té medicinal en el que usted mezcle flores de saúco, milenrama (hierba de San Juan), tila, menta, jengibre yEupatorium perfoliatum (también conocido como eupatorio o hierba de la fiebre arreglahuesos). Ha de beberse caliente, lo que le hará sudar y ayudará a erradicar los virus de su organismo. Porque en efecto, frente a  los virus, la temperatura elevada es su aliada.

No haga por bajar la fiebre

Si la temperatura corporal está por debajo de 37,9° C (tomada en la axila), creo que no se debe hacer nada para reducir la fiebre.

La fiebre es una reacción natural del cuerpo. Una temperatura más elevada de lo normal ayuda al cuerpo a destruir los virus. Muchos de los experimentos realizados por el profesor André Lwoff (Premio Nobel) del Instituto Pasteur de París, mostraron que a partir de una temperatura de 38° C ó 38,5° C, la mayoría de los virus (incluyendo el de la poliomelitis) son inhibidos o destruidos.

Por otro lado, ciertos depósitos y sustancias tóxicas presentes en el cuerpo se disuelven cuando la temperatura aumenta. Un acceso de fiebre es, por tanto, una forma natural de eliminarlos (por ejemplo, los depósitos de ácido úrico o uratos son arrastrados por la sangre y se eliminan por los riñones).

Por lo tanto, cuando su temperatura comience a subir, alégrese, porque significa que su cuerpo está respondiendo bien. Y tenga un poco de paciencia… piense que el proceso de eliminar los virus no se logra en cinco minutos. 

Si la fiebre le preocupa, dígase a sí mismo que cuando su cuerpo lo considera necesario, tiene su propia manera de hacer bajar la fiebre. El hipotálamo, que actúa como un termostato, envía automáticamente un mensaje hormonal a las glándulas sudoríparas para que produzcan sudor. Al evaporarse, el sudor reduce la temperatura corporal. El hipotálamo también influye en nuestro metabolismo para aumentar o disminuir la producción de calor interno, provocando los escalofríos (generadores de calor) y la necesidad de abrigarse o de ponerse más fresco.

SOS: nariz tapada

Para descongestionar los senos nasales, aumente el nivel de humedad del aire de su habitación y vaporice en las fosas nasales una solución salina. No hay necesidad de comprarla en la farmacia; simplemente diluya la cuarta parte de una cucharadita de sal común en aproximadamente 200 ml de agua hervida y aplíqueselo mediante un spray nasal.

También puede tomar vapores durante unos 15 minutos directamente de una olla en la que previamente haya hervido agua. Tápese la cabeza con una toalla y manténgase a una distancia del agua de al menos 35 cm para evitar quemaduras. Repita la operación tres o cuatro veces al día. 

Ponga guindilla en sus alimentos: la capsaicina, ingrediente activo de la guindilla, ayuda a limpiar las mucosas de la nariz y a favorecer la secreción nasal (como seguramente usted notó la última vez que mordió sin querer un chile en un restaurante mexicano...).

Olvídese del azúcar

Hay que eliminar todos los productos que contienen azúcar refinada (incluido el chocolate), ya que puede causar inflamación en las membranas nasales, y además su efecto sería devastador sobre el sistema inmunológico. Esto se debe a la forma de actuar del azúcar: cuando llega a su intestino, las bacterias y las levaduras patógenas (malas) de su flora intestinal se lanzan sobre ella. El azúcar actúa sobre ellas como un fertilizante, lo que desequilibra su flora y hace que su sistema inmunológico sea vulnerable a los ataques de virus respiratorios.

La mayoría de las personas no tienen en cuenta que el 80% de nuestro sistema inmunológico está en nuestro intestino. Y ésta es la razón por la que controlar nuestro consumo de azúcar es crucial para optimizar nuestras defensas naturales. Lo más prudente sería  limitar el consumo total de fructosa a 25 gramos al día si usted se encuentra en buen estado de salud, y limitarlo a 15 gramos al día si usted tiene hipertensión arterial, diabetes, resistencia a la insulina o problemas cardiovasculares.

Ejercicio y un buen baño caliente

Mientras se trate de un simple resfriado y usted no tenga fiebre, hacer ejercicio, si es posible al aire libre, reduce la congestión nasal y fortalece su sistema inmunológico. Al volver a casa, prepárese un buen baño caliente, que reforzará el efecto descongestionante y mejorará la circulación en la zona de la nariz. Los efectos del ejercicio perduran unas cuatro horas después de haberlo realizado.

Puede completar estos efectos beneficiosos tomando líquidos… pero no una cerveza o un vino tinto, que según la creencia popular descongestionan pero que en realidad logran el efecto contrario, sino una infusión de efedra. Se encuentra en la sección de tés en las tiendas de productos orgánicos, pero asegúrese de comprar Ephedra sínica, la variedad china o india. Si usted no tiene efedra, beba por lo menos de una a cinco tazas de té verde al día. Se ha demostrado que esta bebida es eficaz contra la gripe. (1) Asegúrese de dejar un tiempo de infusión de diez minutos para el té verde, a diferencia de la infusión de té negro, que necesita menos reposo. 

Pero ya habrá notado que, independientemente de la fuerza de los virus, algunas personas, sin razón aparente, sencillamente no enferman. Y es que los resfriados y la gripe, al igual que otras enfermedades infecciosas, no sólo son causadas por un virus. Hace falta otra causa: un fallo en el sistema inmunitario, que hace que no pueda resistir al virus.

Las causas profundas de los resfriados y la gripe

Ambas enfermedades afectan a las vías respiratorias, pero hay diferencias entre ellas.

Los síntomas habituales del catarro son secreción nasal, congestión de los senos nasales, tos, dolor de garganta... Los síntomas de la gripe suelen ser más violentos y pueden degenerar en infecciones pulmonares o en neumonía. La gripe también afecta a las articulaciones, causando dolores musculares que producen una sensación como de agujetas, aun cuando usted no haya realizado ningún esfuerzo especial.

Los virus de la  gripe y de los resfriados se transmiten normalmente de una persona a otra, pero tenga en cuenta que no es únicamente el contacto con el virus lo que provoca la enfermedad. Como dije antes, si su sistema inmunitario funciona bien, no tiene en principio ningún problema para destruir estos virus.

Si usted cae enfermo, es porque sus defensas están debilitadas como consecuencia de su estilo de vida:

  • Usted no se expone lo suficiente al sol y no come suficiente pescado azul, y por ello tiene un déficit de vitamina D.
  • Se acuesta demasiado tarde, después de haber consumido sustancias estimulantes o haber pasado demasiado tiempo frente al ordenador o la televisión, por lo que después duerme mal y por la mañana siente que no ha descansado lo suficiente.
  • A pesar de sus buenas intenciones (y tal vez incluso pese a haberse matriculado en un gimnasio), sigue haciendo muy poco ejercicio;
  • Usted está dominado por emociones negativas que le provocan estrés y tensión.
Ahora que va a empezar el invierno y tiene por delante meses de frío intenso, quiero hacerle hincapié, una vez más, en la importancia de la vitamina D, cuya insuficiencia está en el trasfondo de los resfriados y la gripe.

Vitamina D: la causa subyacente de los resfriados y la gripe

La falta de vitamina D constituye hoy día una auténtica pandemia, que afecta a más de la mitad de la población en general. Y no sólo en los países nórdicos (donde se dice que un 90% de la población podría tener un nivel de vitamina D insuficiente). En España, pese a tener un clima en principio propicio para que se pueda producir una adecuada síntesis de vitamina D por exposición solar, los niveles generales son similares. Y es que hay una importante variación en el nivel de vitamina D entre los meses de poco sol y los de mucho; y en estos segundos no llega a normalizarse el nivel de vitamina D después de la caída de los primeros. (2) 

La vitamina D favorece la absorción intestinal de calcio y fósforo, y garantiza su fijación sobre los huesos. Su papel es muy importante, incluso vital, para el correcto funcionamiento no sólo óseo, sino de prácticamente todo el organismo. Su función es decisiva en la prevención y tratamiento de la osteoporosis, así como en el raquitismo (enfermedad caracterizada por una desmineralización y una deformación esquelética generalizadas), pero también por sus efectos extraóseos, cada vez más conocidos. 

La vitamina D se produce en la piel bajo el efecto de los rayos ultravioleta B del sol (UVB). La fobia contra el sol que existe en la actualidad lleva a las personas a sobreprotegerse del sol, lo que tiene el efecto de agravar el déficit de vitamina D. Un ejemplo muy gráfico de este problema es lo que ocurre en la India, donde el raquitismo no afecta a los niños de clases humildes, que viven al aire libre, mientras que es común entre los niños de clases altas.

En 2009, el estudio de mayor envergadura y más representativo sobre este problema se realizó sobre  19.000 personas. Mostró que aquellos sujetos con niveles bajos de vitamina D tienen un riesgo significativamente más elevado de contraer la gripe o el resfriado común, siendo el riesgo aún mayor para las personas con problemas respiratorios, como el asma. (3)

Aumente sus niveles de vitamina D

Le recomiendo fijarse un objetivo de vitamina D en la sangre de entre 65 y 110 ng/ml.

Para lograr este nivel, puede tomar suplementos de vitamina D (se presenta en ampollas, jarabes y comprimidos, sola o asociada a otros grupos vitamínicos) o comer pescado azul (el aceite de aceite de hígado de bacalao es particularmente rico en vitamina D); pero la forma más fácil de obtenerlo es simplemente tomando el sol.

Numerosos estudios muestran que el sol es el modo más fácil de tomar vitamina D, y además el mejor para su salud.

Cuando usted expone su piel al sol, el colesterol que se haya en ésta se convierte en sulfato de vitamina D3. Esta forma de vitamina D es soluble en agua, a diferencia de los suplementos de vitamina D3 por vía oral, que están bajo una forma no sulfatada. Por ello, la vitamina D en forma de sulfato de vitamina D3 puede circular libremente por el flujo sanguíneo, mientras que la vitamina D3 no sulfatada necesita una molécula de colesterol LDL para ser transportada.

Así, la vitamina D que usted produce de forma natural bajo el efecto del sol es más biodisponible (es decir, es mejor absorbida por el organismo) que los suplementos de vitamina D.

La vitamina D mata los microbios

La vitamina D es un notable agente antimicrobiano: produce de 200 a 300 péptidos antimicrobianos en su cuerpo que van a destruir las bacterias, los virus y los hongos.

En un estudio para comprobar el efecto de la vitamina D3 comparándolo con un placebo y que se centró en niños en edad escolar y se prolongó durante  un año, los investigadores comprobaron que la gripe A había afectado al 10,8% de los niños que tomaban vitamina D, frente al 18,6% en el grupo del placebo. (4)

Cuándo se debe ir al médico

Las infecciones de los senos nasales, oídos y pulmones (bronquitis y neumonía) son ejemplos de infecciones bacterianas que responden a los antibióticos. Si usted desarrolla alguno de los síntomas siguientes, es una señal de que puede estar padeciendo una infección bacteriana en lugar de un virus y debe acudir a su médico:

  • Fiebre superior a 37.9° C (temperatura axilar);
  • Dolor de oídos;
  • Dolor alrededor de los ojos, especialmente si usted tiene secreciones nasales verdes;
  • Respiración jadeante acompañada de tos persistente e incontrolada;
  • Tos persistente con expectoración de flemas amarilla o verdosa.
Eso es todo. Si este invierno coge un resfriado o una gripe, sólo me queda desearle una buena recuperación. Y si tuviera que tomar antibióticos, no se olvide de restaurar la flora intestinal tomando un probiótico de buena calidad, una vez que haya finalizado su tratamiento.

¡A su salud!

Juan-M Dupuis 

****************************** 

Fuentes 

  1. Park M, Yamada H, Matsushita K, Kaji S, Goto T, Okada Y, Kosuge K, Kitagawa T., « Green tea consumption is inversely associated with the incidence of influenza infection among schoolchildren in a tea plantation area of Japan », American Journal of Clinical Nutrition, 2011 Oct;141(10):1862-70. Epub 2011 Aug 10.
  2. Documento de posición sobre las necesidades y niveles óptimos de vitamina D”. Sociedad Española de Investigación Ósea y del Metabolismo Mineral (SEIOMM) y Sociedades afines. Rev. Osteoporos Metab Miner 2011.
  3. Adit A. Ginde, MD, MPH; Jonathan M. Mansbach, MD; Carlos A. Camargo Jr, MD, « Association Between Serum 25-Hydroxyvitamin D Level and Upper Respiratory Tract Infection in the Third National Health and Nutrition Examination Survey », Arch Intern Med. 2009;169(4):384-390.
  4. Mitsuyoshi Urashima, Takaaki Segawa, Minoru Okazaki, Mana Kurihara, Yasuyuki Wada, and Hiroyuki Ida, « Randomized trial of vitamin D supplementation to prevent seasonal influenza A in schoolchildren », The American Journal of Clinical Nutrition, 2010.

Vistas: 589

Etiquetas: DE, PREVENCION, RESFRIOS

Comentario

¡Tienes que ser miembro de CONEXION UNIVERSAL para agregar comentarios!

Únete a CONEXION UNIVERSAL

Comentario de blanca cecilia pinilla rodriguez el enero 31, 2013 a las 6:48am

excelentes consejos mil gracias.

Comentario de Leonor Rodriguez García el diciembre 8, 2012 a las 12:01am
Muchas gracias, muy interesante, bendiciones.
Comentario de sandra el diciembre 7, 2012 a las 7:17pm

hola maya buenas noches, muy buena y sabia información respecto a los resfrios. Muchas gracias hermosa dios te bendice. sandra

Comentario de Juan Evelio Bastos el diciembre 7, 2012 a las 6:32pm

Gracias por tan buena informacion

Comentario de MAYA el diciembre 7, 2012 a las 5:36pm

© 2014   Creada por Manuel Frutos.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio