Alura, una bella mujer de sentimientos dorados,  por dentro y fuera expresaba la diosa de los amados

Le gustaba la meditación, unía la humildad en un solo corazón

Vivía en bellas tierras argentinas,  hacia  la Fuente tú  asombrosamente caminas

Todo en su esencia era amor, rebosaba el aura de blanco color.

 

Anki, un maravilloso nativo, tenía  poder con la naturaleza y era mágicamente intuitivo

Amaba todos los animales, le rendía reverencia a los elementales

En las selvas del Perú  vivía, esta historia la recuerdo todavía

Los espíritus de la montaña lo comunicaban con la Fuente, hombre, sabio, tranquilo y valiente.

 

Alura, en sus vacaciones  un tour  realizó por la selva Peruana,  mística nación inca hermana

Anki era el guía del grupo de extranjeros,   les cantó, ¨los ancestrales mañaneros¨

Saludó a todos  con cordialidad, de su corazón expresaba  paz interior y piedad

Cuando la mano de Alura estrechó,  su corazón de emoción Chocó.

 

Recordó vidas anteriores, de almas gemelas superiores

Ella sintió que subió a la quinta dimensión,  su alma se llenó de celestial expresión

Desde ese momento por Cupido quedaron flechados, dos seres universalmente amados

Él le enseñaba todos los secretos de la Selva,  ella algunas oraciones conserva.

 

Algo de lengua nativa Alura aprendió, el amor de dos culturas diferentes sucedió

Al pasar unos días Anki le declaró sus sentimientos, ambos al lado de una cascada sentían la brisa de los vientos

Ella felizmente aceptó el pacto cariñoso, luego se dieron un beso limpio y glorioso

Alura decidió quedarse por siempre a su lado,  vivir almicamente con su nativo amado.

 

 

Realizaron la boda con honor ancestral,  la madre tierra era su madrina magistral

Todo era felicidad, tomaban el sol  del  yo soy en acción de humildad

Meditaban en medio del bosque dimensional,  los animales los miraban de manera tierna y sensacional

Se bañaban en las aguas de la cristalina Fuente,  a Padre-Madre estaba unido cada ente.

 

A la madre selva le cantaban con delicadeza, de sus ojos emanaba brillos en gran belleza

Se alimentaban de vegetales,   miraban al amanecer a las hadas, gnomos y elementales

Al tiempo nacieron tres bellas criaturas,  de cristalinas  hermosuras

Gracias Dios por esta historia, ahora ellos siguen viviendo en la selva  mágica y misteriosa.

Bendiciones,

Yider Elder Araque Cerón

 

Vistas: 111

Comentario

¡Tienes que ser miembro de CONEXIÓN UNIVERSAL para agregar comentarios!

Únete a CONEXIÓN UNIVERSAL

© 2019   Creada por Manuel Frutos.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio