SÍ SE PUEDE SOPORTAR LO INSOPORTABLE

RESILIENCIA:
Capacidad de adaptación de un ser vivo frente a un agente perturbador o un estado o situación adversos.

En mi opinión, a pesar de que hay momentos en que uno se siente tan agobiado, tan hundido, y tan vencido que no es capaz de ver más allá de su sufrimiento, y que la parece que es insoportable la situación que está viviendo, siempre existe la posibilidad de soportarlo.

Es más, en el caso de los experimentados, esos que saben perfectamente que la resiliencia es la capacidad de adaptarse a las situaciones adversas y salir fortalecido de ellas, les engrandece poder soportarlo y son capaces de encontrar la parte positiva.

Se dice que la fuerza o la capacidad de un ser humano realmente se demuestra cuando se está en una situación límite. Casi todos hemos escuchado el caso –parece que real- de la mujer cuyo hijo quedó atrapado bajo las ruedas de un coche y que fue capaz de levantarlo ella sola para que su hijo saliese. Y también conocemos esa frase que dice “y como no sabía que era imposible, lo hizo”.

En algunas ocasiones no se puede soportar porque ya se está predispuesto y condicionado a no poderlo soportar. Es como una profecía auto-cumplida. Eso parte de un diálogo interno erróneo en el que uno mismo se auto-limita, y como se dice a sí mismo que es imposible, acaba convencido de que realmente es imposible y ya ni lo intenta, o lo intenta desganado y rendido antes de empezar.

El Amor Propio es un gran colaborador en estas circunstancias.

Si uno parte del convencimiento de que cualquier esfuerzo o sacrificio que haya que pasar va a ser compensado con el resultado que ofrezca, aunque sea a medio o largo plazo, la forma y el espíritu para encararlo son más positivos.

Con un auto-diálogo constructivo, práctico y provechoso, uno mismo puede convencerse de que lo que haya que soportar temporalmente tiene un final, y que tras ese final se encuentra una recompensa, una satisfacción, un resultado conveniente… o una lección que conviene aprovechar -sobre todo si ha sido una lección que ha salido cara-.

A lo largo de mi vida me ha tocado tener que enfrentarme en varias ocasiones a situaciones teóricamente insoportables, y en cada una de ella he aplicado este mismo pensamiento: “esto tengo que hacerlo de todos modos, es inevitable, pero tiene un final, no va a ser eterno, así que soportaré lo que sea y como sea para poder llegar a ese final del mejor modo posible”. Más o menos así. Algo parecido a esto.

Por supuesto que si el asunto es eludible, y eludirlo no afecta a otra cosa, es preferible evitarlo. No es nada interesante el sufrimiento innecesario que no aporta nada positivo. No es bueno ser masoquista.

Si uno respira ante eso que ha de soportar, si uno lo comprende, si uno lo acepta como algo que ha de hacer por alguna razón, puede encarar lo que sea desde otra perspectiva que no se quede solamente en una pataleta como protesta, o en la rabia que se añade al sacrificio y de ese modo lo multiplica.

Voluntad, confianza, fe… y sí se puede soportar lo insoportable, aunque, REPITO, si se puede evitar es mejor evitarlo.

Pero, sobre todo, que no sea un esfuerzo inútil. Que sirva para algo. Que se aprenda lo que haya que aprender de esa situación.

Te dejo con tus reflexiones…

Francisco de Sales

Si desea recibir a diario las últimas publicaciones, inscríbase aquí:
http://buscandome.es/index.php?page=59

Si le ha gustado ayúdeme a difundirlo compartiéndolo.

(Más artículos en http://buscandome.es/index.php?action=forum)

Vistas: 69

Responde a esto

© 2018   Creada por Manuel Frutos.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio