PARA LOS QUE NO SE AMAN

En mi opinión, esas personas que no se aman, en demasiadas ocasiones no lo hacen por motivos o razones que no están lo suficientemente claros o que no tienen la fuerza o la autoridad suficiente como para condenar a esas persona a no quererse, y afirmo que es una de las condenas más dolorosas y que tiene más efectos deplorables y funestos.

Coincide casi siempre que esto le pasa a las personas excesivamente autoexigentes –lo cual no siempre es bueno, sobre todo si esa pretensión no se sabe controlar y uno se exige por encima de sus posibilidades reales-, o bien son personas con una autoestima baja, pésima, o inexistente.

“No me quiero”, me dicen muchas personas. “¿Por qué no te quieres”, pregunto. Y entonces cada una me aporta razones distintas -pero similares entre sí-, y casi todas son rebatibles desde un punto de vista objetivo, casi todas se basan en irrealidades, en suposiciones, en opiniones que les han dado otras personas acerca de sí mismos –en muchos casos, opiniones malintencionadas-, en ideas equivocadas, o en algunos casos en alguna realidad que puede ser modificada, que se puede deshacer, pero que sienten como una losa de la que es imposible desprenderse.

Hay personas que dicen que no se aman, que no se quieren, que no se aceptan, que no se soportan, que quieren desaparecer…

“¿A quién no quieres?”, pregunto, y me responden: “A mí”, mientras me miran con un gesto de incredulidad, como diciendo “¿no te enteras que estoy hablando de mí?”

Y entonces es cuando tengo que explicarle que “ese” al que no quiere no es él mismo. O sea, que no es que no se quiera a sí mismo: a quien no quiere es al personaje que ha creado, y que es con ese personaje con el que no está de acuerdo sobre cómo es.

No es fácil de comprender, así que tengo que dar más explicaciones: tú no eres tú y no estás viviendo tu vida. Estás representando un personaje: el personaje correspondiente al Guión de Vida que crearon para ti. Alguien –en realidad, entre varios “alguien”- escribieron para ti un guión de cuyo texto y acciones no te deberías salir para poder cumplir sus imposiciones o mandatos. Te fueron marcando durante tu educación lo que tenías que ser, te condicionaron con esa educación que te dieron, crearon para ti impedimentos, complejos, miedos, dudas, una personalidad que no está de acuerdo con la tuya propia, en resumen: un personaje que se tenía que limitar a representar ese guión pero no ser él mismo…

¿Cómo no te vas a querer a ti, si ni siquiera te conoces?

Intuyes que no eres tal como te muestras, que hay discordancia entre algunas de tu acciones y pensamientos y lo que sientes de algún modo que tendría que ser distinto.

Te pregunto… si fueses como realmente supones que eres en realidad… ¿Sería mejor la relación contigo?

La respuesta correcta –y espero que coincidamos- es SÍ.

Si te pudieses mostrar naturalmente, si pudieses vivir libremente…¿Podrías llegar a amarte? Claro que sí, entonces sí que te sentirías a gusto y podrías amarte.

A quien no amas es al personaje, a quien no amas es a quien tiene que ser sumiso, a quien no puede manifestarse con libertad, a quien las circunstancias han llevado a alejarse de sí mismo.

Ese desamor, esa desaprobación, ese no acogerte con amor, tiene más que ver con el hecho de no sentirte tú mismo. Te invito a que lo compruebes, y si lo ves así ya has dado el primero y necesario de los pasos hacia la reconciliación contigo, hacia el atrevimiento para manifestar a quien realmente estás reprimiendo.

¿Por qué no me quiero?, pregúntate si realmente no te quieres.

Si la respuesta tiene que ver con el pasado, con arrepentimientos, con cosas que no te gustan de ti, con situaciones… ponte a modificarlas partiendo de una aceptación integral de ti, si reproches ni reprimendas, sin acusaciones ni malas caras o venganzas guardadas.

Si no te amas… ÁMATE.

Descubre al verdadero Ser Humano que eres, date una oportunidad para mostrarte como eres de verdad, atrévete a mirarte a los ojos sin prejuicios ni resentimientos, acógete sin condiciones. O sea, ÁMATE.

Y si decides hacerlo, todo se pondrá a tu favor para que lo consigas. Deséalo con mucha fuerza y muchas ganas, y si te esfuerzas en conseguirlo el camino se irá despejando a tu paso.

Te dejo con tus reflexiones…

Francisco de Sales

Si desea recibir a diario las últimas publicaciones, inscríbase aquí:
http://buscandome.es/index.php?page=59

Si le ha gustado ayúdeme a difundirlo compartiéndolo.

(Más artículos en http://buscandome.es/index.php?action=forum)

Vistas: 5

Responde a esto

© 2018   Creada por Manuel Frutos.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio