GRATITUD HACIA QUIEN TE HACE DAÑO

 

Hace muchos años leí un libro –cuyo título no recuerdo- en el que se relataba una conversación imaginaria entre Jesús y Judas. Judas manifestaba, con dolor, lo mal que se sentía al tener que “venderle”, traicionándole, y Jesús, en cambio, le agradecía el sacrificio que iba a hacer para que pudiera suceder todo tal como estaba previsto, ya que sería recordado siempre como el traidor, y con otras definiciones peores.

Según una de las teorías de las reencarnaciones, en cada una de ellas nos proponemos aprender o evolucionar en uno o varios asuntos, y así resulta que necesitamos vivir ciertas situaciones que son necesarias para ello. Casi siempre necesitamos voluntarios –como Judas hizo con Jesús- para que nos provoquen y nos hagan vivir la experiencia.

Saliéndonos del esoterismo, y siendo muy prácticos, de sobra sabemos que son necesarias pruebas y ensayos para aprender. Sabemos que de cada experiencia acabamos sacando un aprendizaje. Intuimos a veces, aunque eso no nos haga gracia, que de las situaciones incomprendidas y dolorosas salimos reforzados –aunque si son dolorosas es, precisamente, porque no las comprendemos o no las queremos comprender-. 


Sabemos que uno se levanta de todas las caídas.


Sabemos que, tras el aprendizaje de toda una vida, hoy nos sentimos, personalmente, mejor que hace unos años.

Sabemos también que las cosas que nos parecen dolorosas, con el tiempo acaban perdiendo las aristas, acabamos pensando que no eran tan graves como entonces nos parecieron, y, sobre todo, en muchas, muchas ocasiones, reconocemos que aquello que nos sucedió y nos pareció tan malo, era inevitable y algo interesante aprendimos de ello.

Ahora, piensa en alguien que, aparentemente, te ha perjudicado.


¿Eres capaz de pensar que esa persona, aún sin ella saberlo, hizo lo que hizo por tu bien?


¿Se habrá ofrecido en algún momento para ayudarte a que te des cuenta de algo?


¿Será voluntariamente un espejo en el que has visto tu reflejo?

Aunque aparente que ha actuado intencionadamente mal contra ti, ¿no será que te ama tanto –como alma- que se ha ofrecido para hacer eso por ti?


Si creemos que todos somos seres espirituales que estamos viviendo una experiencia humana, ¿cómo va a haber mala intención en el otro espíritu?

Ya sé que cuesta trabajo ofrecer gratitud a quien nos hace daño, pero conviene ponerse en el lugar del otro y pensar qué hubiera hecho uno en esa misma situación, si estuviera en las mismas circunstancias que el otro, teniendo su mentalidad, sus principios y condicionamientos. Sin duda, hubiéramos hecho lo mismo.

Si seguimos sintiendo como un mal la ofensa o el daño, y ya que está inevitablemente hecho, seamos positivos, extraigamos lo que tenga de útil aquello que pasó –que, sin duda, lo tiene- y dejémoslo correr hacia el pasado sin pretender regodearnos en ello dándole mil vueltas.

Comprender, primero, y aceptar, después, es lo que más te puede ayudar.

Intenta ver de otro modo las situaciones que han sido dolorosas.


Comprende y perdona.


Y quizás te des cuenta de que también tienes que perdonarte a ti por haber actuado, hacia el que te perjudicó, de un modo equivocado.

 

Te dejo con tus reflexiones…

 

(Y si te ha gustado, ayúdame a difundirlo compartiéndolo. Gracias)

Más artículos en: http://buscandome.es/index.php?action=forum

 

Vistas: 158

Responde a esto

Respuestas a esta discusión

La aceptación es uno de los mayores desafíos para los humanos

Si podemos ver inocente a la inconciencia, propia o ajena, podemos perdonar

Hasta ahi estoy llegando, me cuesta aún sentir Gratitud hacia alguien que, según mi percepción, me he sentido dañada.

Muchas gracias por la nota. Saludos y bendiciones desde Argentina

Estate atenta a ello y poco a poco te irás dando cuenta y lo llegarás a sentir.

Te adelanto que a mí me ha costado varios años...

Bendiciones

Saludos y bendiciones; aún no logro comprenderlo bien pero un amigo me explicó que son acuerdos entre las almas, desde antes de encarnar en el cuerpo físico que ahora tenemos, nuestra alma sabe qué viene a resolver a esta vida y ya hizo acuerdos con otras almas sobre cómo le ayudarán en su propósito; por eso pareciera que algunos "nos dañan" aunque en realidad sólo nos están ayudando a cumplir ese propósito.

Hola, yo entendi algo de esto cuando, primero empeze a meditar y me empece a sentir mejor espiritualmente, un día tube un problema con mi pareja me dijo firmemente que no sentia nada por mi ni por nuestro hijo..me rompio el corazon; pero esa noche al parecer en sueño nuestras almas salieron y volvieron exactamente al lugar donde el me dijo esas palabras..solo que en el sueño sus palabras fueron muy diferentes el me dijo: ¿Porque no entiendes? yo le pedi que solo me abrazara y eso hizo me abrazo fuerte. Este sueño me dejo sorprendida y desde entonces estoy tranquila el y yo estamos reconciliados y aunque algunas de sus actitudes no me gustan no lo juzgo, creo que algo mas alla de mi entendimiento sucede para bien como dice aqui Francisco de Sales, Sr. Francisco me encanto su articulo

RSS

© 2019   Creada por Manuel Frutos.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio